Palabras de moda. Descifrando la década 2000-2010 / Eric Walberg

Posted on 2010/01/02

0



Palabras nuevas y viejas – la primera década del tercer milenio estuvo repleta de palabras de moda, muchas de ellas neologismos provenientes de constantes innovaciones cibernéticas. Mientras el mundo iba a toda velocidad hacia lo que desde ahora será conocido como la Era de Internet, tuvimos neologismos como:

  • la revolución de los punto com, llamada por el modo como se escriben las direcciones en Internet, “com” sugiriendo el enfoque comercial del medio. Este término junto con el propio Internet data de la Edad de Piedra de Internet del Siglo XX;
    • wikipedia (2001), “wiki” es hawaiano para “rápido”, la primera enciclopedia colectiva del mundo, producida en línea por millones de usuarios, ahora en docenas de idiomas, aunque cada vez más regulada, especialmente cuando se trata de personas vivientes;
    • blogging (2002), que se refiere a la explosión de sitios personales que permite Internet;
    • photoshopping (2006), que se refiere a la práctica ahora común de retocar imágenes electrónicas o de hacer colages según sus propias necesidades;
    • twitter (2006), software móvil que permite que cualquiera en cualquier sitio se conecte instantáneamente con cualquiera en cualquier sitio (mientras esté conectado);

Oh, y no hay que olvidar la gran broma de la década, Y2K (PIA2000), la ingeniosa abreviación popularizada por el temor de que el mundo adicto a los ordenadores se derrumbaría al comenzar el año 2000.

Estos neologismos están penetrando todos los idiomas del mundo, incluido el árabe, mientras el mundo gravita hacia un nuevo orden mundial basado en el idioma inglés. Sin embargo, no son juguetes tan inocentes. En el mundo de la política, representan un medio poderoso para que sus dueños impulsen una agenda diferente a una mayor libertad de comunicaciones. Los comunistas en Moldavia fueron desplazados por una revolución en twitter, y a Ahmadineyad en Irán casi le pasó lo mismo, mientras multitudes de jóvenes muy conocedores de Occidente convergían en sus respectivas capitales, con la intención de derrocar sus gobiernos después de disputas electorales. China, especialmente, trata de impedir que estas innovaciones en la blogosfera sean utilizadas para erosionar la autoridad gubernamental.

Hay que enfrentar el hecho de que la mayor parte de Internet está en manos judías (Google, Yahoo, Facebook), y, considerando la organización y el poder del lobby israelí en EE.UU. y Europa, la capacidad de monitorear, aprovechar y almacenar cantidad ilimitadas de datos personales así como de controlar el acceso a ciertas informaciones, eso nos enfrenta repentinamente al espectro de un control orwelliano de mentes y cuerpos. El mundo altamente lucrativo de Google y otros es una ventaja cuyos dueños son sionistas. El co-fundador de Google y multimillonario Sergei Brin es un gran apoyo financiero de la Sociedad de Ayuda a Inmigrantes Hebreos, que financia a judíos de la diáspora para que se establezcan en Israel. Blogs y sitios en youtube consideradas dañinos han sido “desaparecidos” sin explicación alguna. Crítica antisionista ha sido bloqueada como “promoción de odio” y la crítica antimusulmana/árabe ha sido excusada como “libertad de expresión.”

Muchas palabras existentes recibieron nuevos significados como palabras de moda durante la década. Incluyen:

    • Talibán, Al-Qaeda, yihad y califato, todas árabes, reflejan la gran ironía de la década – tal como toda acción produce una reacción, las invasiones occidentales del mundo árabe/musulmán después del 11-S han llevado a una conciencia mucho mayor de la cultura árabe/musulmán, incluso a comprender que muchos de los accesorios de la vida occidental – desde los pijamas de seda a las barras de dátiles y pipas de agua – nos llegan de su rival en el choque de civilizaciones.
    • No hay que excluir que el mundo judío llegó a ser más y más objeto de franco apoyo y, al mismo tiempo, de atención crítica a través de la década, con el Holocausto (negación), el (anti-) sionismo, y que Jerusalén y Gaza nunca abandonaron por mucho tiempo los titulares.
    • Los refugiados (2005) aumentan, no sólo debido a las invasiones de EE.UU. y a las guerras civiles en todo el mundo, sino en el propio EE.UU., como reflejo de la vergonzosa destrucción de Nueva Orleans por un huracán Katrina particularmente poderoso, cuya severidad es ahora admitida por el sistema legal como debida a la incompetencia del gobierno y a la infraestructura en desmoronamiento de EE.UU., a pesar de que su presupuesto militar llega más allá de la estratosfera.
    • Derivados y préstamos de alto riesgo (2007) se refieren a planes financieros particularmente odiosos imaginados y regulados por los que ganaron miles de millones de dólares con ellos, sin suministrar ningún beneficio real a nadie fuera de ellos mismos.
    • Rescate (2008) es un recuerdo constante de la obediencia de los gobiernos occidentales a los banqueros del mundo.
    • Obama y Obamania (2008) han llegado a hasta el último rincón del mundo con el primer presidente negro de EE.UU., mientras sigue forcejeando con los problemas del imperio estadounidense, otras palabras de moda que llegaron y se fueron, mientras EE.UU. enfrenta la decadencia en todos los frentes – político, económico, ecológico y sanitario.
  • Dos bushismos que producen terror en los que los escuchan son ‘oleada’ (2007) e ‘impacto e intimidación’ (2003), el macabro nombre dado a la estrategia de la invasión en Iraq en busca de las ADM inexistentes (armas de destrucción masiva).
  • El desafío de “¡Que vengan!” de Bush, inspirado en Hollywood, hacia los insurgentes iraquíes fue aceptado vigorosamente. Cerca de 5.000 soldados han vuelto (oficialmente) en bolsas para cadáveres. Uno de sus disparates más memorables fue ‘misunderestimate’ [mal subestimar] (2002), y para siempre asociado con su reino está ‘hanging chad’ (2000), una referencia a boletas electorales defectuosas en Florida, que contribuyeron a lo que casi ciertamente fue un victoria fraudulenta de Bush sobre Al Gore. Abu Ghraib, Guantánamo y ‘entregas especiales’– todos legados de Bush – hablan del vergonzoso hecho de que el imperio promueve e incluso se deleita con la tortura.
  • Chinglish (2005), a pesar de que es un neologismo, no cabe duda de lo que hablaremos todos en unas pocas décadas si China mantiene su actual meteórico ascenso.
  • Nanotecnología, destaca la creciente importancia de la miniaturización en la tecnología hasta el punto que opera en el ámbito atómico; aunque data de los años cincuenta, recién ahora muestra todo su potencial.
  • Consecuencias del calentamiento global, como ser huracanes y tsunamis cada vez más violentos y frecuentes (2004), han literalmente inundado el mundo de la economía, en el que tsunamis financieros amenazan la economía global, ahora que está conectada electrónicamente y sobre todo libre de control gubernamental. La catástrofe financiera de 2008 lo demostró soberanamente.
  • El mundo enfrenta una presión incesante de disneyficación, al volverse las películas hacia mundos de fantasía, efectos de 3-D y realidad virtual para distraer a los públicos.
  • Desde las playstations a un Harry Potter de más pseudo alta cultura, y a películas seriales de ciencia ficción como Star Trek y Matrix, la fantasía y la realidad virtual desplazaron nuestra conexión con la realidad.
  • Ahora nos satisface la ‘truthiness’ (credulidad/certecidad) (2005), popularizada en el programa estadounidense de sátira política “The Colbert Report”, reflejando la falsa honestidad en nuestra vida pública y la realidad deformada que nos suministran nuestros medios.

Eric Walberg escribe para Al-Ahram Weekly http://weekly.ahram.org.eg/ Para contactos: http://ericwalberg.com

Fuente: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=16679