Anson carga contra las agencias norteamericanas de calificación

Posted on 2011/08/10

2



Italia enseña los dientes a las agencias norteamericanas de calificación

09/08/2011 Luis María Anson ABC

EL MEJOR aliado militar y político de Estados Unidos es la Unión Europea, con Gran Bretaña al frente, la nación favorita de los americanos, y razones tienen para ello. El principal competidor económico de Washington, China aparte, es la Europa del euro. Las corrientes subterráneas norteamericanas socavan desde hace unos años la estabilidad económica europea. El euro, que parecía destinado al fracaso, se ha convertido en abierto competidor del dólar como moneda internacional. Las tres grandes agencias de calificación de riesgo, que son, claro, norteamericanas -Moody’s, Standard & Poor’s y Fitch-, se han dedicado en los últimos años a la brillante tarea patriótica de fragilizar a la Europa del euro, a veces de forma escandalosamente manipuladora.
Mientras Zapatero vive con su marioneta Elena Salgado en «el morfandolio de la incilutria», es decir, en la radiante Babia de sus ocurrencias, Italia le ha enseñado los dientes a las agencias norteamericanas que han elevado su prima de riesgo a cifras de intervención y rescate. Berlusconi ha ordenado la investigación de las agencias manipuladoras. Las Fiscalías de Roma y Trani se han incautado ya de relevantes documentos pertenecientes a Moody’s y Standard & Poor’s, tras abrir investigación por presuntos delitos de «especulación abusiva, manipulación de mercado y uso ilícito de información privilegiada».

Se acabaron, pues, las genuflexiones. La Europa del euro no puede estar dependiendo de unas instituciones manipuladoras y norteamericanas. No parece de recibo aceptar a un juez que es a la vez parte. Hay que denunciar abiertamente tantas maniobras subterráneas, tantos sesgos enmascarados, y plantar cara a Moody’s, Standard & Poor’s y Fitch. Italia ha abierto el camino. Le ha enseñado los dientes a las agencias torticeras y les ha dado un mordisco de consideración. España debería seguir el camino abierto por Italia, aunque con Zapatero y sus marionetas nunca se sabe qué pirueta circense se va a interpretar.

Al margen de la coartada de S&P con su debilísima censura a la economía norteamericana, al margen de la tórpida actuación del prepotente Jean-Claude Trichet al frente del Banco Central Europeo, rectificada precipitadamente el domingo, la Europa del euro ve frenada su salida de la crisis por el acoso de tres agencias de calificación de riesgo al servicio de los altos intereses de los Estados Unidos de América. Es verdad que sobre los hombros de la Casa Blanca y el Pentágono se mantiene el orden social reinante en el mundo. Es verdad que los norteamericanos no solo ponen el dinero sino también los muertos. Es verdad que, salvo Inglaterra, apenas reciben ayuda armada de Europa y que los gastos militares estadounidenses galopan desbocados. Es verdad todo eso, pero la Europa del euro no puede tolerar el acoso a que está sometida por esos tres jinetes del apocalipsis en que se han convertido las agencias de calificación. Parece de máxima urgencia poner en marcha una agencia europea que haga frente a tanta tropelía.

Un diez, por consiguiente, para la Italia de Berlusconi por haber iniciado el desenmascaramiento de Moody’s, Standard & Poor’s y Fitch. Ángel Boixadós, en un espléndido artículo en Expansión, ha desmenuzado los entresijos de las tres grandes agencias globales de rating que establecen con la mayor impunidad la calificación de riesgo de los Estados soberanos. El artículo de Boixadós debería ser de obligada lectura para los dirigentes políticos españoles. Zapatero y Rajoy se enterarían así de por qué Italia, séptima potencia económica del mundo, tal vez octava, ha enseñado ya los dientes a los ávidos manipuladores norteamericanos.

Luis María Anson es miembro de la Real Academia Española

Posted in: Crisis, economía, Italia