Un primer análisis de las elecciones catalanas: Derrota de CiU y PSC, radicalización nacionalista e irrupción de la izquierda anticapitalista / Kaos en la red

Posted on 2012/11/26

0



Análisis realizado por el colectivo de Kaos en la red [alguno de cuyos miembros formaban parte de las candidaturas de la CUP]

Para quienes confiamos fundamentalmente en la movilización y la organización como las herramientas que han de permitir la transformación social, nos enorgullece profundamente la entrada en el parlamento de los compañeros de la CUP.
Un primer análisis de las elecciones catalanas: Derrota de CiU y PSC, radicalización nacionalista e irrupción de la izquierda anticapitalista

De un primer análisis de los resultados electorales de las elecciones catalanas se pueden extraer las siguientes conclusiones:

-La abstención se ha reducido enormemente, pasando del 41% del 2010 al 30% en estas elecciones. Parece evidente que la trascendencia de las elecciones ha movilizado al electorado, dado tanto su carácter plebiscitario en relación a la cuestión nacional, como la importancia de la política económica y social que aplicará en nuevo gobierno.

-Los partidos perdedores son CiU y el PSC, que han retrocedido tanto en voto como en porcentaje.

-CiU ha descendido en más de 90.000 votos, casi 8 puntos y 12 diputados menos. En lugar de la mayoría absoluta a que aspiraban el principal partido de la burguesía catalana ha cosechado un batacazo impresionante: su política económica y social neoliberal, actuando como avanzadilla de los brutales recortes sociales –con la complicidad del PP tanto a nivel estatal como catalán-, y su deliberada ambigüedad en la cuestión nacional evitando un pronunciamiento explícito por la independencia, le han pasado factura en las urnas. ERC, con un discurso independentista más firme y explícito y con un discurso social más popular, ha sido el principal beneficiario de la debacle convergente.

-El PSC, por su parte, ha retrocedido en más de 50.000 votos, 4 puntos y 8 diputados menos. Aunque el batacazo que le pronosticaban las encuestas era todavía mayor, los resultados muestran la falta de credibilidad de un partido comprometido con las políticas neoliberales, de las que ha sido y sigue siendo brazo ejecutor allí donde gobierna. También le ha pasado factura su oposición al derecho a decidir del pueblo catalán, a pesar de los esfuerzos por aparecer como una tercera vía entre el bloque soberanista y el rancio españolismo del PP.

-El PP tampoco ha salido bien parado, a pesar de que ha crecido en más de 80.000 votos, 0’7 puntos y 1 diputado más. Aspiraba a concentrar el voto contrario a la independencia y, en cambio, ha sido Ciutadans quien se ha llevado la mayor porción en el reparto del voto españolista, con un crecimiento de casi 170.000 votos, 4 puntos y 6 diputados más (triplica los que tenía). Mientras el PP es el partido del españolismo reaccionario y rancio, responsable estatal de los brutales recortes, Ciutadans aparece como una fuerza unionista más moderada, de ámbito catalán y crítica con algunos recortes sociales.

-Iniciativa-Verds, por su parte, ha crecido en casi 130.000 votos, 2’6 puntos y 3 diputados más. Su posición favorable al ejercicio al derecho a decidir y la crítica a la política de recortes le han permitido ganar una parte del “voto de izquierda” que tradicionalmente aglutina un PSC en horas bajas.

-ERC es la fuerza que más ha ganado en votos, porcentaje y diputados: ha crecido en 276.000 votos, casi 7 puntos y 11 diputados más (tenía 10), pasando a convertirse en la segunda fuerza del parlament por número de diputados. No cabe duda que ERC ha recogido buena parte del voto insatisfecho con CiU por su soberanismo ambiguo, así como del que se dirigía a Solidaritat per la Independència, que ha perdido más de la mitad de sus votos y sus 4 diputados. La apuesta decidida de ERC por la independencia en su discurso electoral y las críticas a la dureza de los recortes le han procurado esos réditos electorales.

-Finalmente hay que felicitarse por la irrupción en el parlament de una fuerza independentista y anticapitalista, la CUP – AE (Candidatura d’Unitat Popular – Alternativa d’esquerres), que ha logrado, en su primera comparecencia a unas elecciones al Parlament, más de 125.000 votos, un 3’48% y 3 diputados. Sin duda que la presencia de la CUP, la única fuerza resueltamente contraria a las políticas neoliberales, comprometida con las luchas y con los derechos nacionales del pueblo trabajador catalán, es una gran noticia para quienes aspiramos a construir una sociedad más justa, solidaria y libre.

Los resultados electorales, finalmente, abren un escenario nuevo, más favorable a las aspiraciones nacionales y sociales del pueblo catalán. Por un lado, el duro correctivo al partido gobernante lo debilita de cara a la futura acción de gobierno. Busque los apoyos que busque, será un gobierno más débil, que estará en peores condiciones para seguir profundizando en sus políticas de ajuste y recorte de derechos contra la mayoría social trabajadora. Además, tampoco los partidos mayoritarios de la alternancia salen bien parados: el PSC sufre un duro retroceso –a sumar a los de las elecciones vascas y gallegas- y el PP, por mucho que cante victoria, sigue siendo un partido menor en el ámbito catalán. Este, la falta de credibilidad y el desgaste electoral de los partidos de la alternancia, es un importante problema para el régimen porque entra en crisis uno de los pilares fundamentales salidos de la transición.

Por su parte, ERC deberá mostrar la firmeza de sus posiciones, deliberadamente ambiguas en la cuestión social. Probablemente, CiU intentará negociar un “apaño” con el gobierno central, que satisfaga las aspiraciones de la burguesía catalana evitando vías rupturistas, mientras sigue aplicando su política de ajuste neoliberal. Y necesitará además apoyos para su política económica y social, como la aprobación de los presupuestos (o la abstención que la facilite). IC-Verds, por otra parte, querrá aparecer como la alternativa de izquierdas a las políticas de ajuste –ese ha sido el centro de su discurso electoral-, pero ¿qué papel jugará en la cuestión trascendental de la consulta, del ejercicio del derecho a decidir, si CiU se desdice de la misma a pesar de la amplia mayoría soberanista surgida de los comicios?

En cualquier caso y para quienes confiamos fundamentalmente en la movilización y la organización como las herramientas que han de permitir la transformación social, nos enorgullece profundamente la entrada en el parlamento de los compañeros de la CUP. Hacía tiempo que no se oía una voz anticapitalista en él: sin duda la labor de los tres parlamentarios de la CUP será una palanca muy útil al servicio del movimiento de liberación nacional y social del pueblo trabajador catalán.