Entrevista con Canal RT: 15 de mayo, 2014 // Pedro A. García Bilbao / Empresas norteamericanas en Ucrania

Posted on 2014/05/16

0



RT: El tema es el de los nuevos dirigentes en las compañias ucranianas del sector de hidrocarburos.

Pregunta:¿Con estos nuevos dirigentes en companias hidrocarburos ucranianos no le parece que son evidentes los intereses norteamericanas en el conflicto?

Respuesta: La palabra es flagrante, resultan flagrantes esos intereses, pero el problema trasciende el que haya personas concretas. Las empresas multinacionales de energía como también las de explotación de todo tipo de recursos como minerales, tierra cultivable, etc, han puesto sus ojos en Ucrania. Su juego es lograr contratos sin ningún tipo de limite para la explotación de esos recursos. Las privatizaciones de las empresas ucranianas de energía han llevado a la entrada de capital extranjero y abrieron la puerta a ese tipo de lógicas, pero ese capital tiene nombre, apellidos e intereses. Ya no se trata sólo de oligarcas locales que resultaron beneficiados por el robo a la poblacion ucraniana, ahora se trata de profundizar en esa dinámica y está entrando directamente una quinta columna extranjera que no tiene absolutamente ningún problema en saquear Ucrania definitivamente.

Los norteamericanos se encuentran en Kiev con una Ucrania de rodillas, sin ninguna posibilidad de defensa de sus legitimos intereses nacionales. Han tenido que recurrir a los nazis ucranianos para hacerse con un gobierno títere en Kiev, algo sencillamente impensable, pero desgraciadamente real. Al tiempo que las políticas del odio empujan a la gente a luchar por su supervivencia, el gobierno títere entrega el país a empresas con contratos abusivos. Y en esas empresas la entrada de personas como Robert Hunter Waiden, en quien podríamos resumir este proceso si se confirma su participación, son sin duda un buen ejemplo de este tipo de actividad depredadora que en nada sirve a las relaciones entre Europa, Ucrania y Rusia. No está escrito en ninguna parte que Rusia y los países de la Union Europea no puedan relacionarse cordialmente y mantener relaciones económicas, políticas y culturales de mutuo interés: esta acción agresiva de una tercera potencia ajena a Europa hacia Ucrania lo que hace. además de sembrar el caos en este país, es arrastrar a un enfrentamiento geopolítico que no es bueno para nadie con sentido común en la Unión Europea o en Rusia.

No debe olvidarse que la jugada norteamericana en Ucrania pasa por romper los lazos económicos entre la Unión Europea y Rusia, para hundir económicamente a Rusia y aumentar la dependencia económica y política de la Unión Europea de Estados Unidos. Algo que además de discutible es suicida: Estados Unidos no puede proporcionar gas alternativo a la UE, pues el fracking es sencillamente una burbuja, inviable económica, técnica y ecológicamente. Las empresas participadas por estas personas cuyos nombres empiezan a salir a la luz ahora podrían obtener beneficios a corto plazo con contratos o inversiones, pero la economía real es la que es y a medio plazo lo que tendríamos es un desastre colosal para todos.

¿Como se puede evaluarlo en términos de conflicto de intereses ahora en las relaciones entre EEUU y Ucrania?

Lo califico de intenso, es un conflicto con varias lineas de fractura, y la intensidad viene por la combinación de todas estas. Es ideológico, aunque algunos digan que ya no lo es, es político, es militar, es económico y es geopolítco. En este plan en marcha, Ucrania ha sido entregada a una minoría extremista y racista que no está dudando en perseguir y condenar a buena parte de sus compatriotas, una gente que se reconoce en las ideas de los Banderistas de triste recuerdo de la época nazi. No es Ucrania lo que resulta funcional a los acuerdos EE.UU gobierno de Kiev, sino un engendro nuevo, una especie de «Banderistán», donde millones de personas sobran y se las quiere sacrificar. Los intereses en conflicto van más allá de Ucrania, y se refieren a los planes de la oligarquía norteamericana para Rusia y el mundo eslavo. Desean claramente el hundimiento de la Federación, partir su territorio y saquear sus recursos naturales. Ucrania es solamente el principio, por eso es imprescindible plantar cara en estos momentos.

Sabemos sobre ejemplos parecidos durante la campaña de Irak cundo los familiares de los dirigentes norteamericanos recibieron contratos de extracción de petróleo en el país. ¿Como puede evaluar esta tendencia?

Hay muchos precedentes. No tiene nada de extraño encontrarnos con la presencia de familiares de altos cargos en empresas o directamente de altos cargos de empresas en puestos públicos. La lógica del sistema dominante es esa; en castellano a eso lo llamamos «puertas giratorias» entre política y poder económico. Recordemos que la familia Bush procedía de las empresas del petróleo y de los servicios información, una curiosa relación. El problema viene cuando además de una presencia de unas u otras personas, lo que predomina es una politica imperialista y al servicio del interés privado, en la que los estados se pliegan a los intereses de las empresas. Si en la Alemania de Bismark se decía que un ejército tenía un país, ahora podemos decir que en los Estados Unidos, las multinacionales tienen un país a su vez. Me atrevo a decir que esto es también malo para los propios Estados Unidos y su población y que es imprescindible que se imponga la lógica del Derecho Internacional, de los Derechos Humanos y del Bien Público en la esfera internacional y que las grandes Empresas dejen de competir con los Estados e imponerles sus lógicas, algo, reconozco, mucho más fácil de decir que de hacer. El hecho es que esta dinámica de abierto control de las políticas estatales al servicio de intereses financieros está llevando al mundo al desastre y a la población a la precariedad y a la pérdida de toda esperanza de futuro. Ucrania era un perfecto ejemplo de aplastamiento de un pueblo, con una tremenda caída de su población, de miseria, de desánimo, de degradación, de emigración forzosa; es evidente que hubo quienes consideraron que Ucrania no ofrecería resistencia popular al dictado de aniquilación que convenía a ciertos intereses: se equivocaron. En Iraq el estado —Estados Unidos— se usó para dar beneficios a las empresas a través de una guerra y ocupación ilegal de otro país, en Ucrania las empresas y los lobbys que controlan la política norteamericana están empujando al estado norteamericano al desastre que supone el enfrentamiento geopolítico. Esto puede ser mucho peor que en Iraq. La firmeza que está demostrando la Federación Rusa y la serenidad de su respuesta es uno de los escasos elementos que nos pueden ofrecer esperanza de que se frene la lógica del enfrentamiento.

Pedro A. García Bilbao, para Canal RT