De la querella argentina al caso Mathaussen: de los infortunios de la Justicia Universal en España / Pedro A. García BIlbao

Posted on 2014/06/01

0




Intervención de Pedro A. García Bilbao

(Foro por la memoria de Guadalajara/Federación de Foros)

CAMINAR

Texto de la presentación

Versión en castellano / Versión en francés (F.Basquin)

Queridos colegas y amigos

Deseo expresar mi agradecimiento por la invitación a participar en estas Jornadas. Es obligado acogerme a su generosidad, pues sé bien que mi nivel en su idioma no es el adecuado. Para comunicar es fundamental la voluntad de comunicación. Esa voluntad es algo que compartimos, confío en hacerme entender.

Hoy es una fecha importante. Hoy se van a establecer acuerdos de colaboración entre organizaciones sociales y ciudadanas comprometidas con la defensa de los valores republicanos y eso es una excelente noticia. La lucha por la memoria historica del exilio republicano español no es algo ajeno a la luchas actuales por una sociedad más justa y solidaria. No es algo tenga que ver solamente con el pasado. En España, en la «Federación de Foros por la Memoria», defendemos el concepto del hilo de la memoria. Es el hilo que une las luchas sociales a través de las generaciones. El hilo que nos hace reconocernos en los que hace mucho tiempo soñaron que otro mundo era posible, y que supieron construir con su esfuerzo y sacrificio los espacios de libertad y solidaridad que hoy está amenazados. Es un hilo importante, que nos ayuda a orientarnos, que nos ayuda a no olvidar los errores del pasado y a aprender como afrontar los problemas del presente. La memoria histórica es necesaria para poder afrontar el futuro y nos ayuda a detectar a los que hoy no hablan claro. Es por ello que es preciso preservar ese hilo de continuidad que une a las generaciones y combatir a los que desean romperlo.

IMG_0447

Pedro A. García Bilbao, Tooulouse, 31 de mayo de 2014

No podemos confundir la lucha memorialista con el trabajo historiografico. La lucha memorialista tiene su esencia en el compromiso ciudadano por los valores democráticos y republicanos que no son patrimonio de ningún partido sino de todos los ciudadanos. Es una acción ciudadana y responsable. El trabajo historiográfico es, en cambio, una manifestación de las ciencias sociales que busca esclarecer los hechos del pasado y buscar su significado utilizando para ello técnicas y enfoque científico. Lo que ocurre es que el trabajo memorialista necesita del trabajo historiográfico. Necesitamos saber qué pasó y porqué. Incluso necesitamos saber porqué se mintió o se oculto lo que quiera que se haya ocultado o mentido. Necesitamos afrontar la verdad de los hechos y para ello la aportación de los historiadores es fundamental. No es la única aportación, por supuesto. Y desde luego no es incompatible el trabajo memorialista con el rigor en la investigación.

Quisera compartir con ustedes algunas consideraciones sobre el tratamiento legal del problema de los crímenes de la dictadura en España.

Hay tres asuntos sobre los que quisiera traer su atención.
Primero. las Leyes sobre la memoria en España
Segundo. la Querella Argentina,
Tercero. la reforma de la Justicia Universal

La Ley de la Memoria promulgada durante la administración socialista de Rodríguez Zapatero le daba a este problema un tratamiento muy especial. No consideraba ilegal el régimen franquista y seguía considerando como legales los Tribunales Militares y sus sentencias. Las víctimas no tenóa derecho a solicitar reparación alguna por el robo al que fueron sometidas. Esto no es una opinión, es un hecho.

Llamamos Querella Argentina al proceso abierto en Argentina por varias víctimas del franquismo donde se pide justicia ante la imposibilidad de hacerlo en España. De este proceso se han derivado varias peticiones de extradición. Se ha solicitado la extradición de varios oficiales de policia. Todos los casos han sido rechazados. ¿Cuál es la causa? Es muy sencillo. En España no es delito haber formado parte de la Brigada Político Social, la policia política del régimen. El régimen franquista es considerado como legal y existe una continuidad en aspectos fundamentales. ¿En cuales? En la consideración de las víctimas. Eran culpables para las leyes antidemocráticas de entonces y lo siguen siendo para el Estado español actual. Por otra parte, la Ley de Amnistía de 1977 exoneró de toda culpa no solamente a los presos políticos de entonces, sino sobre todo al propio Régimen y sus funcionarios. Esa ley es la que explica porqué las extradiciones no han prosperado. Esto es un hecho.

En dias recientes, el gobierno del Partido Popular ha logrado un cambio en el tratamiento de la Justicia Universal. España ha limitado conscientemente su voluntad de perseguir crimenes de lesa humanidad. La expplicación política de tal cambio era que no resultaba procedente, por ejemplo, juzgar en España al presidente de China por supuestos crímenes cometidos en Tibet. El resultado directo de este cambio legal ha sido la puesta en libertad de 45 narco-traficantes detenidos en aplicación de la Justicia Universal. Existe una fuerte polémica en medios judiciales y políticos españoles sobre lo incorrecto de esta medida.

¿Cual ha sido la causa de tal cambio?

Permítanme que formule una hipótesis.

Entre los procesos anulados se encuentra uno contra varios oficiales de las SS del Tercer Reich que actuaron en los Campos de Concentracion alemanes. Hace tres años se detectó la presencia en Estados Unidos de varios nazis con documentación falsa. Se les identificó y fueron sometidos a la acción de la Justicia. Se pudo demostrar que participaron en la deportación y muerte de 7.000 españoles y se inició un proceso contra ellos. Hace dos meses esperaban la petición de extradición desde España. No llegará nunca. Este cambio legal va a impedir el juicio.

¿Cuáles son los motivos? Me atrevo a afirmar que el cambio de Ley no lo ha causado el problema del presidente chino sino la línea de defensa de estos antiguos nazis. El gobierno de Franco le quitó la nacionalidad a los deportados. Los abogados de los nazis iban a plantear una vez en Madrid que no se les podría juzgar porque las víctimas no eran españoles, pues el gobierno de entonces así les declaró. La fiscalía española y el tribunal tendrían que tomar posición sobre este asunto y declarar si aceptaban o no la legalidad franquista. Sinceramente, creo que esta es la causa de este cambio legal. No desean afrontar esta decisión.

He preparado un artículo en el que se desarrollan estos temas. Mi intención en esta intervención era exponer algunas de las contradicciones que vivimos en España sobre este tema. Creo que puedo adelantar una conclusion: en España la memoria no es un problema historiográfico, es un problema político.

Quedo a su disposición para responder a sus preguntas. Gracias por su atención.

Toulouse, 31 de mayo de 2014