La respuesta rusa a una doble declaración de guerra / The Saker

Posted on 2014/09/29

5



[The saker no entiende nada. En el mundo actual, el capitalismo multipolar que pretende Rusia (resumamos, Putin) es un absurdo, en el mundo globalizado realmente existente el capitalismo anglosionista es hegemónico y no está dispuesto a aceptar que se le dispute su dominio. El papel de Rusia es el de ser despedazada y saqueados sus recursos naturales, una ínfima parte de su elite podrá aspirar a ser cooptada por la hiperclase mundial a cambio, obviamente, de renunciar a su base territorial nacional. La clase dirigente rusa tiene en Occidente sus cuentas y propiedades y eso les hace especialmente vulnerables; a los anglosionistas les está bastando darles a escoger entre su dinero y su país. The saker no contempla esta lógica. No entiende que la única opción de supervivencia de Rusia es que su clase dirigente actúe en contra de su interés de clase, lo que resulta bastante improbable; en cualquier caso, su punto de vista merece ser conocido y discutido]

La respuesta rusa a una doble declaración de guerra / The Saker

The Saker: Sábado, 27 de septiembre 2014 / Trad. Internacionalistas36

Escuchar a Poroshenko hace unos días y luego a Obama en la Asamblea General no puede dejar ninguna duda sobre el hecho de que el Imperio AngloZionist está en guerra con Rusia. Sin embargo, muchos creen que la respuesta de Rusia a esta realidad es inadecuada. Del mismo modo, hay un flujo constante de acusaciones contra Putin sobre la política de Rusia hacia la crisis en Ucrania. Lo que me propongo hacer aquí es ofrecer algunos recordatorios básicos sobre Putin, sus obligaciones y sus opciones.
En primer lugar, Putin nunca fue elegido para ser el policía o salvador del mundo, sólo fue elegido para ser presidente de Rusia. Parece obvio, pero sin embargo, muchos parecen asumir que de alguna manera Putin está moralmente obligado a hacer algo para proteger a Siria, Novorussia o cualquier otra parte de nuestro mundo acosado. Esto no es así. Sí, Rusia es el líder de facto de los BRICS y los países de la OCS, y Rusia acepta ese hecho, pero Putin tiene la obligación moral y legal de cuidar de su propia gente primero.

En segundo lugar, Rusia está ahora oficialmente en la mira del imperio AngloZionist que incluye no sólo a los 3 países nucleares (Estados Unidos, Reino Unido, Francia), sino también a la fuerza más poderosa militar (EE.UU. + OTAN) y a las mayores economías del mundo (EE.UU. + UE). Creo que todos estamos de acuerdo que la amenaza planteada por un imperio tal no es trivial y que Rusia tiene razón al tratarlo con mucho cuidado.

Francotiradores contra Putin y otros desvaríos

Ahora, sorprendentemente, muchos de los que acusan a Putin de ser un cobarde, un vendido o un ingenuo también afirman que Occidente está preparando una guerra nuclear en Rusia. Si ese es realmente el caso, esto plantea la pregunta: si hay un riesgo real de guerra, nuclear o no, ¿no está Putin haciendo lo correcto al no actuar dura o amenazantemente? Algunos dirán que Occidente está empeñado en una guerra, no importa lo que haga Putin. Bien, entonces en ese caso ¿no es correcto comprar la mayor cantidad de tiempo posible antes de que él tenga que hacer lo que es inevitable?

En tercer lugar, sobre la cuestión de los EE.UU. vs ISIS, varios comentarios aquí acusaron a Putin de puñaladas por la espalda a Assad porque Rusia apoyó la resolución de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad.

¿Y qué se supone que Putin tenía que hacer ? ¿Trasladar la Fuerza Aérea de Rusia a Siria para proteger la frontera siria? ¿Qué pasa con Assad? ¿Remueve su propia fuerza aérea para tratar de detener a los EE.UU. o ¿ha llegado a un acuerdo: bombardeales tú a “ellos” en vez de nosotros, y yo protestaré pero no haré nada al respecto? Esto último es obvio.

De hecho, Putin y Assad tienen exactamente la misma posición: protestan del carácter unilateral de los ataques, exigen una resolución de la ONU, mientras que en silencio miraban cómo el Tío Sam ponía en marcha su propia progenie y ahora trata de destruirla.

Yo añadiría que Lavrov declaró con toda lógica que no existen “terroristas buenos”. Él sabe que ISIS no es más que una continuación de la insurgencia siria creada por Estados Unidos, en sí misma una continuación de la Al-Aaeda creada por Estados Unidos . Desde el punto de vista ruso la elección es sencilla: ¿qué es mejor que los EE.UU. utilicen sus fuerzas y hombres para matar wahabíes enloquecidos o que lo haga Assad? Y si ISIS tiene éxito en Irak, ¿cuánto tiempo pasará antes de que regresen a Chechenia? ¿O Crimea? ¿O Tatarstán? ¿Por qué se debe poner en riesgo de muerte a cualquier soldado ruso o sirio cuando la fuerza aérea de USA está dispuesta a hacer eso para ellos?

Si bien existe una dulce ironía en el hecho de que los EE.UU. ahora tengan que bombardear su propia creación, déjenles que lo hagan. Incluso Assad lo advirtió claramente y, obviamente, es muy feliz por eso.
Por último, con la ONU o sin la ONU, los EE.UU. ya habían tomado la decisión de bombardear ISIS. Entonces, ¿cuál es la ventaja de bloquear una buena resolución de la ONU? Eso sería contraproducente. De hecho, la presente Resolución puede ser utilizada incluso por Rusia para evitar que los EE.UU. y el Reino Unido sirvan como base de retaguardia para los extremistas wahabíes (esta resolución prohíbe eso, y estamos hablando de una, Capítulo VII, Resolución CSNU obligatorio).

Y, sin embargo, algunos todavía dicen que Putin puso a Assad a los pies de los caballos. ¿Qué clase de loco y estúpido puede llegar a tener ese tipo de idea acerca de la guerra o la política? ¿si Putin quería poner a Assad a los pies de los caballos, ¿por qué no lo hizo el año pasado?
¿Frustración sincera o falta de honradez intelectual?

Esa clase de tonterías sobre Siria está absolutamente empequeñecida por otras locuras que algunas personas publican sobre Novorussia. Éstas son mis favoritas. El autor comienza citándome:
“Esta guerra nunca ha sido sobre Novorussia o sobre Ucrania.”
y luego continúa:
Esa declaración es demasiado vacua y muy conveniente para irse por la tangente. ¿realmente quiere decir que decir que las miles de personas asesinadas por los bombardeos, que los miles de conscriptos jóvenes ucranianos que son utilizados como carne de cañón, los miles de hogares destruidos, los más de 1 millón de personas que se han convertido en refugiados … NADA de eso tiene algo que ver con Novorussia y Ucrania? ¿Que esto es sólo acerca de Rusia? Realmente, uno desearía que te abstuvieras de hacer declaraciones tan tontas como esas.

El único problema es, por supuesto, que nunca lo hice en el primer lugar

Por supuesto, es bastante obvio que quería decir que para el Imperio ANGLOZIONIST el objetivo nunca ha sido Ucrania o Novorussia, sino una guerra contra Rusia. Todo lo que Rusia hizo fue reconocer esta realidad. Una vez más, las palabras “¿de verdad quiere decir que” muestran claramente que el autor va a torcer lo que he dicho, convertirme en hombre de paja, y luego indignado denunciarme por ser un monstruo que no se preocupa acerca de Ucrania o Novorussia ( el resto del comentario estaba en la misma línea: denuncias indignadas contra declaraciones que nunca he hecho y conclusiones a las que nunca llegué).
Ya me he acostumbrado al nivel verdaderamente notable de la falta de honradez de la multitud de críticas a Putin y por ahora considero que es normal. Pero quería ilustrarlo una vez más sólo para mostrar que al menos en ciertos casos el propísito no es una discusión honesta. Pero yo no quiero decir que hay sólo individuos deshonestos y vociferantes. También hay muchos que están sinceramente desconcertados, frustrados e incluso decepcionados con la aparente pasividad de Rusia. He aquí un extracto de un correo electrónico que recibí esta mañana:

“Supongo que estaba esperando que tal vez Rusia, China, los BRICS serían un adversario. Lo que no entiendo es por qué, después de toda la demonización de los EE.UU. y Europa no toma Rusia represalias. Las sanciones impuestas por Occidente las está sufriendo Rusia y sin embargo, todavía comercian el petróleo en euros / dólares y están haciendo lo imposible para acomodarse a Europa. No entiendo por qué no les dicen que o levantan todas las sanciones o se quedan sin gas. China también dice muy poco en contra de los EE.UU., a pesar de que son plenamente conscientes de que si Rusia se debilita ellos son los siguientes de la lista. En cuanto a que se hable de levantar las sanciones contra Irán es una farsa, como todos sabemos Israel nunca permitirá que sean levantadas. Así que ¿por qué China y Rusia se unen a la farsa?. A veces me pregunto si todos estamos siendo jugados, y todo esto es un gran juego, y no hay posibilidad de cambiar nada.”

En este caso, el autor ve correctamente que Rusia y China siguen una política muy similar, y lo ve como un intento de apaciguar a los EE.UU.. En contraste con el comentario anterior, aquí el autor es a la vez sincero y está verdaderamente angustiado.

De hecho, creo que lo que estoy observando son tres fenómenos muy diferentes todos que se manifiestan al mismo tiempo:

1) Una campaña organizada iniciada por ramas del gobierno de Estados Unidos / Reino Unido encargadas de la manipulación de los medios de comunicación social para criticar a Putin.
2) Una campaña espontánea de críticas a Putin liderada por ciertos círculos Nacional-bolcheviques rusos (Limonov, Dugin & Co.).
3) La expresión de un sincero desconcierto, angustia y frustración de personas honestas y bien intencionadas para las que la actual postura de Rusia en realidad no tiene ningún sentido.

El resto de este post se dedicará por entero a tratar de explicar la postura de Rusia a los de este tercer grupo (cualquier diálogo con los 2 primeros simplemente no tiene sentido).

Tratando de dar sentido a una política aparentemente ilógica

En mi introducción anterior dije que lo que está ocurriendo es una guerra contra Rusia, guerra no declarada (¿todavía?) Y no es al viejo estilo de la Guerra Fría. En esencia, lo que los AngloZionists están haciendo está bastante claro y una gran cantidad de comentaristas rusos ya han llegado a esa conclusión: los EE.UU están comprometidos en una guerra contra Rusia por la cual los EE.UU lucharán hasta el fin de Ucrania. Por lo tanto, para el Imperio, el “éxito” nunca puede ser definido como un resultado en Ucrania, ya que, como he dicho anteriormente, esta guerra no es sobre Ucrania. El “éxito” del imperio es un resultado específico en Rusia: un cambio de régimen. Vamos a fijarnos en cómo el Imperio planea lograr este resultado.

El plan original era simplista de una manera típicamente estadounidense Neocon: derrocar a Yanukovich, meter a Ucrania en la UE y la OTAN, políticamente mover a la OTAN hasta la frontera rusa y militarmente moverla a Crimea. Ese plan falló. Rusia se anexionó Crimea y Ucrania se desplomó en una cruenta guerra civil combinada con una crisis económica terminal. A continuación, los neoconservadores estadounidenses regresaron al plan B.

El plan B también era simple: llevar a Rusia a intervenir militarmente en el Donbass y usar eso como pretexto para una 2ª guerra fría a gran escala que crearía tensiones l estilo de 1950 entre el Este y el Oeste, lo que justificaría las políticas inducidas por el miedo en Occidente, y a cortar completamente los crecientes vínculos económicos entre Rusia y la UE. Solo que el plan también fracasó – Rusia no mordió el anzuelo y en vez de intervenir directamente en el Donbass, comenzó una operación encubierta masiva para apoyar a las fuerzas anti-nazis en Novorussia. El plan ruso funcionó, y las Fuerzas de Represión de la Junta (JRF) fueron vencidas por las Fuerzas Armadas de Novorrusia (NAF) a pesar de que estas últimas sufrían un enorme déficit en potencia de fuego, armamento, especialistas y hombres (poco a poco, la ayuda encubierta de Rusia lo cambió).

En este momento temporal la plutocracia AngloZionist estaba verdaderamente asustada porque la realización combinada de su plan se caía a pedazos y no había nada que realmente pudieran hacer para rescatarlo (una opción militar era totalmente imposible como expliqué en el pasado ). Lo intentaron con sanciones económicas, pero con eso sólo ayudaron a Putin a poner en marcha en las reformas largamente esperadas. Pero lo peor de todo es que cada vez que Occidente espera que Putin haga algo, hace exactamente lo contrario:

– Nadie esperaba que Putin usara la fuerza militar en Crimea en una operación de toma de control rápido que pasará a la historia como al menos tan increíble como la Storm-333 .
– Todo el mundo (incluido yo mismo) esperaba que Putin enviara fuerzas a Novorussia. No lo hizo.
– Nadie esperaba contramedidas, sanciones rusas, que golpearan el sector agrícola de la UE.
– Todo el mundo esperaba que Putin tomara represalias después de la última ronda de sanciones. No lo hizo.

Hay un patrón aquí y es una base para todas las artes marciales: primero, nunca señalizar tus intenciones, segundo hacer fintas y tercero, golpear cuando y donde tu oponente no lo espere.

Por otro lado, hay dos cosas que están profundamente arraigadas en la mentalidad política occidental que Putin nunca hace: él nunca amenaza y nunca posturea. Por ejemplo, mientras que los EE.UU. están, básicamente, en guerra con Rusia, Rusia apoya con mucho gusto la resolución estadounidense sobre ISIS si va en beneficio de Rusia. Y los diplomáticos rusos hablarán de “nuestros socios estadounidenses” o “nuestros amigos estadounidenses”, mientras que, al mismo tiempo, hacen más que el resto del planeta junto para derrocar al Imperio AngloZionist.

Un rápido vistazo a las marcas de Putin

Como he escrito anteriormente, a diferencia de otros bloggers y comentaristas, no soy ni un vidente ni un profeta y yo no te puedo decir lo que piensa Putin o lo que va a hacer mañana. Pero lo que si puedo decir es que lo que Putin ya ha hecho: (sin ningún orden en particular)

-ha quebrado la retaguardia de la oligarquía AngloZionist en Rusia.
– ha logrado un éxito verdaderamente milagroso en Chechenia ( que nadie, incluidos los profetas, había previsto).
– literalmente ha resucitado la economía rusa.
– ha reconstruído las fuerzas militares, de seguridad y de inteligencias rusas.
– ha perturbado gravemente la capacidad de las ONG extranjeras de desestabilizar Rusia.
– ha hecho más por la desdolarización del planeta que nadie anteriormente.
– ha hecho que Rusia sea el líder indiscutible de los BRICS y la OCS.
– ha desafiado abiertamente el monopolio informativo de la maquinaria de propaganda occidental (con proyectos como RussiaToday).
– ha parado un inminente ataque estadounidense / OTAN en Siria mediante el envío de una fuerza expedicionaria marina (que dio a Siria una cobertura de radar completa de toda la región).
– ha hecho posible que Assad prevalezca en la guerra civil siria.
– ha rechazado abiertamente el “modelo de civilización universal” occidental y declaró su apoyo a otra basado en la religión y la tradición.
– ha rechazado abiertamente un unipolar “Nuevo Orden Mundial” dirigido por los AngloZionists y ha declarado su apoyo a un orden mundial multipolar.
– ha apoyado a Assange (a través de RussiaToday) y ha protegido a Snowden
– ha creado y promovido un nuevo modelo de alianza entre el cristianismo y el Islam socavando así el paradigma del “choque de civilizaciones”.
– ha arrancado a los AngloZionists de lugares clave en el Cáucaso (Chechenia, Osetia).
– ha arrancado a los AngloZionists de lugares clave en Asia Central (base de Manas en Kirguistán)
– Rusia ha puesto los medios para defender sus intereses en la región del Ártico, incluidos los medios militares.
– ha establecido una alianza estratégica de amplio espectro con China, que es el núcleo de OCS y BRIC.
– Actualmente está aprobando leyes que prohíben los intereses extranjeros de controlar los medios de comunicación rusos.
– En Irán ha dado los medios para desarrollar un programa nuclear civil que tanto necesitaban.
– está trabajando con China para crear un sistema financiero de forma totalmente separada al controlado actualmente por los AngloZionist (incluido el comercio en rublos o renminbi).
– ha restablecido el apoyo político y económico de Rusia a Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Brasil, Nicaragua y Argentina.
– ha desinflado efectivamente la revolución de colores pro-EEUU en Rusia.
– ha organizado el “Voentorg” que armó el NAF.
– ha dado refugio a cientos de miles de refugiados de Ucrania.
– ha enviado ayuda humanitaria vital y necesaria a Novorussia.
– ha proporcionado apoyo directo de fuego y posiblemente incluso la cobertura aérea de NAF en lugares clave (la “caldera del sur”, por ejemplo).
– por último, pero no menos importante, ha hablado abiertamente de la necesidad de que Rusia se “soberanice” a sí misma y que prevalezca sobre la quinta columna pro-estadounidense.

…y la lista sigue y sigue. Todo lo que estoy tratando de ilustrar es que hay una muy buena razón para el odio AngloZionist a Putin: su largo historial de lucha muy efectiva. Así que a menos que supongan que Putin sufrió un repentino cambio o que simplemente se quedó sin energía o coraje, considero que la idea de que de repente dio un giro de180 grados no tiene ningún sentido. Sus políticas actuales, sin embargo, tienen sentido, como trataré de explicar ahora.

Si usted piensa que “Putin traicionó Novorussia” , aparque esa hipótesis por un momento, sólo por el bien del argumento y aplique a Putin a la vez principio y lógica. ¿Qué podría estar haciendo en Ucrania? ¿Podemos dar sentido a lo que observamos?

Imperativos que Rusia no puede ignorar

En primer lugar creo que la siguiente secuencia es indiscutible:

Primero, Rusia debe imponerse en la actual guerra AngloZionist . Lo que el imperio quiere en Rusia es el cambio de régimen, seguido de una absorción completa a la esfera de influencia occidental incluyendo una probable ruptura de Rusia. Lo que está amenazado es la existencia misma de la civilización rusa.

Segundo, Rusia nunca estará a salvo con un régimen rusófobo neonazi en el poder en Kiev. Los fanáticos nacionalistas Ukros han demostrado que es imposible negociar con ellos ( han roto literalmente cada acuerdo firmado hasta ahora), su odio contra Rusia es total (como se muestra en sus constantes referencias a la utilización de – hipotéticas – armas nucleares contra Rusia). Por lo tanto,

Tercero el cambio de régimen en Kiev seguido de un completo desnazificación es el único camino posible para que Rusia logre sus objetivos vitales.

Una vez más, y en el riesgo de que mis palabras se retuerzan tengo que repetir aquí que Novorussia no es lo que está en juego aquí. Ni siquiera es el futuro de Ucrania. Lo que está en juego aquí es una confrontación planetaria (esta es la tesis de Dugin con la que estoy totalmente de acuerdo). El futuro del planeta depende de la capacidad de los países BRICS / OCS para reemplazar el Imperio AngloZionist con un orden internacional multipolar muy diferente. Rusia es crucial e indispensable en este esfuerzo (cualquier esfuerzo sin Rusia está condenada al fracaso), y el futuro de Rusia está ahora condicionado por lo que Rusia haga en Ucrania. En cuanto al futuro de Ucrania, depende en gran medida de lo que pase con Novorussia, pero no exclusivamente. De manera paradójica, Novorussia es más importante para Rusia que para Ucrania. He aquí por qué:

Para el resto de Ucrania, Novorussia está perdida para siempre . Ni siquiera un esfuerzo conjunto Putin-Obama podría evitar eso. De hecho, los Ukies saben eso y esto es por lo que no hacen ningún esfuerzo para ganar los corazones y las mentes de la población local. De hecho, estoy convencido de que la llamada destrucción “sin sentido” “al azar” de la infraestructura industrial, económica, científica y cultural Novorussa ha sido un acto intencional de la venganza de odio similar a la forma en que los AngloZionists siempre matan civiles cuando no logran superar a las fuerzas militares (los ejemplos de Yugoslavia y Líbano vienen a la mente). Por supuesto, Moscú, probablemente, puede obligar a los líderes políticos Novorussos locales a firmar algún tipo de documento de aceptación de la soberanía de Kiev, pero será una ficción, es demasiado tarde para eso. De facto, Novorussia nunca va a aceptar el gobierno de Kiev de nuevo y todo el mundo lo sabe en Kiev, en Novorussia y en Rusia.

¿Cómo puede ser una independencia de facto, no legalizada ?

Ningún militar ucraniano, guardia nacional, batallón oligarca o SBU, independencia económica, cultural, religiosa, lingüística y educativa completa, funcionarios elegidos localmente y medios de comunicación locales, pero todo con banderas Ukie, sin estatus de independencia oficial, no hay Fuerzas Armadas Novorussas (lo llamarán algo así como “fuerza regional de seguridad” o incluso “policía”) y sin moneda Novorussa (aunque el Rublo – junto con el dólar y el euro – se utilizará a diario). Los altos funcionarios tendrán que ser aprobados oficialmente por Kiev (Kiev que, por supuesto, no hará que su impotencia se haga visible). Este será un arreglo temporal, transitorio e inestable, pero será lo suficientemente bueno para proporcionar una forma de salvar la cara a Kiev.

Dicho esto, yo diría que tanto Kiev como Moscú tienen interés en mantener la ficción de una Ucrania unida. Para Kiev esto es una manera de no parecer completamente derrotada por los malditos Moskals. Pero ¿qué pasa con Rusia?

¿Qué pasaría si usted estuviera en el lugar de Putin?

Hágase la siguiente pregunta: ¿si usted fuera Putin y su objetivo fuera el cambio de régimen en Kiev, ¿preferiría que Novorussia fuera parte de Ucrania o no? Yo diría que tener Novorussia dentro es mucho mejor por las siguientes razones:

– que hace que sea parte, incluso en un nivel macro, de los procesos de Ucrania, como las elecciones nacionales o lo medios de comunicación nacionales.
– se plantee la comparación con las condiciones en el resto de Ucrania.
– eso hace que sea más fácil influir en el comercio, los negocios, el transporte, etc
– crea una alternativa centro política (libre de nazis) a Kiev.
– hace que sea más fácil para los intereses rusos (de todo tipo) penetrar en Ucrania.
– elimina la posibilidad de hacer una Guerra Fría con un “muro” o barrera en algún lugar geográfica.
– elimina la acusación de que Rusia quiere dividir Ucrania.

En otras palabras, mantener Novorussia conforme a la ley, nominalmente, como parte de Ucrania es la mejor manera de parecer que se cumplen las demandas AngloZionistas mientras que se subvierte a la junta nazi en el poder. En un reciente artículo esbocé lo que Rusia podia hacer sin incurrir en cualquiera de las principales consecuencias:

– Políticamente oponerse al régimen en todas partes: las Naciones Unidas, los medios de comunicación, la opinión pública, etc
– Expresar el apoyo político a Novorussia y una oposición continua al régimen ucraniano en la guerra informativa (medios de comunicación rusos hace un gran trabajo)
– Impedir que Novorussia caiga (ayuda militar encubierta)
– Mantener sin piedad la presión económica sobre Ucrania
– Interrumpir en la medida de lo posible el “eje del bien” EEUU – UE
– Ayudar a que Crimea y Novorussia prosperen económica y financieramente

En otras palabras – dar la apariencia de estar fuera mientras se está dentro.

¿Cuál es la alternativa de todos modos?

Ya escucho el coro de indignados “hurra-patriotas” (que es como estas personas se llaman en Rusia) acusándome de sólo ver a Novorussia como una herramienta para los objetivos políticos de Rusia y de ignorar la muerte y el sufrimiento que padece el pueblo de Novorussia. Para esto me limitaré a responder lo siguiente:

¿Alguien cree en serio que una Novorussia independiente puede vivir en paz y segura, incluso mínima, sin un cambio de régimen en Kiev? Si Rusia no puede permitirse una junta nazi en el poder en Kiev, ¿puede Novorussia ?

En general, los hurra-patriotas saben mucho sobre lo que debe hacerse ahora y muy cortos sobre cualquier tipo de visión a medio o largo plazo. Al igual que los que creen que Siria puede ser salvada por el envío de la Fuerza Aérea de Rusia, los hurra-patriotas creen que la crisis en Ucrania se puede resolver mediante el envío de tanques. Ellos son un ejemplo perfecto de la mentalidad a la que HL Mencken se refería cuando escribió “Para cada problema complejo hay una respuesta clara, simple, y mala”.

La triste realidad es que la mentalidad detrás de este tipo de soluciones “simples” es siempre la misma: nunca negociar, nunca comprometerse, nunca mirar a largo plazo, sólo al futuro inmediato y el uso de la fuerza en todos los casos.
Pero los hechos son: el bloque de EEUU / OTAN tiene gran alcance, militar, económico y político y puede hacer daño a Rusia, sobre todo a largo plazo. Por otra parte, mientras que Rusia puede derrotar fácilmente a los militares de Ucrania, esto difícilmente sería una “victoria” muy significativa. Externamente se desencadenaría un deterioro masivo del clima político internacional, mientras que internamente los rusos tendrían que suprimir a los nacionalistas ucranianos (no todos ellos nazis) por la fuerza. ¿Podría Rusia hacer eso? Una vez más, la respuesta es que sí -¿pero con qué coste?
Un buen amigo mío era coronel en la unidad de fuerzas especiales de la KGB llamado “Kaskad” (que más tarde pasó a llamarse “Vympel”). Un día me contó que su padre, también operador especial de la GRU, luchó contra los insurgentes ucranianos desde el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945 hasta 1958:¡sontrece años! Les llevó 13 años a Stalin y Krushchev finalmente aplastar a los insurgentes nacionalistas ucranianos. ¿Alguien en su sano juicio cree sinceramente que la Rusia moderna debe repetir esas políticas y pasar años a la caza de insurgentes ucranianos de nuevo?
Por cierto, si los nacionalistas ucranianos pudieron luchar contra el régimen soviético de Stalin y Krushchev durante 13 años al final de la guerra – ¿cómo es que no hay resistencia anti-nazi visible en Zaporozhie, Dnepropetrivsk o Kharkov? Sí, Luganks y Donetsk se levantaron y tomaron las armas, con mucho éxito – pero y ¿el resto de Ucrania? Si usted fuera Putin, estaría seguro de que las fuerzas rusas que liberaran estas ciudades recibirían la misma acogida que tuvieron en Crimea?
Y, sin embargo, los hurra-patriotas siguen presionando para que haya una mayor intervención de Rusia y otras operaciones militares contra las fuerzas Ukie. ¿No es hora de que empezamos preguntando a quién beneficiarían tales políticas?
Ha sido un viejo truco de los EE.UU. y la CIA usar los medios sociales y la blogosfera para impulsar el extremismo nacionalista en Rusia. Un bien conocido y respetado patriota y periodista ruso – Maksim Shevchenko – tenía un grupo de personas organizadas para rastrear las direcciones IP de algunas de las organizaciones nacionalistas radicales más influyentes, sitios web, blogs y carteles individuales en el sector ruso de Internet. Resulta que la mayoría residían en los EE.UU., Canadá e Israel. Sorpresa, sorpresa. O, tal vez, ¿no es de extrañar en absoluto?
Para los AngloZionists, apoyar extremistas y nacionalistas rabiosos en Rusia tiene mucho sentido. O consiguen influir en la opinión pública o al menos se puede utilizar para golpear el régimen en el poder. Yo personalmente no veo ninguna diferencia entre un Udaltsov o una Navalnii por un lado y un Limonov o un Dugin por el otro. Su único efecto es conseguir volver loco al Kremlin. El pretexto para la ira no importa – para Navalnyi sus “elecciones robadas” para Dugin el “-apuñalamiento por la espalda a Novorussia”. Y no importa que sean agentes pagados o sólo “tontos útiles” – que Dios sea su juez -, pero lo que importa es que las soluciones por las que abogan no son soluciones en absoluto, sólo pretextos piadosos para golpear al régimen en el poder.
Mientras tanto, no sólo Putin es un vendido, un traidor por la espalda, ha negociado a distancia o de otra manera el abandono de Novorussia, sino que es Poroshenko quien apenas se aferra el poder y los Banderlogos los que terminan por los suelos. Hay también un montón de personas que tienen un pesimismo tonto, tanto en Rusia ( Yuri Baranchik ) como en el extranjero ( MK Bhadrakumar ).
Pero ¿qué pasa con los oligarcas?
Ya dirigí a esta cuestión un reciente post , pero creo que es importante volver a este tema aquí y la primera cosa que es crucial para entender en el contexto ruso o ucraniano es que los oligarcas son un hecho de la vida. Esto no quiere decir que su presencia sea algo bueno, sólo que Putin y Poroshenko y, para el caso, cualquiera que trate de conseguir algo por allí tiene que tenerlos en cuenta. La gran diferencia es que mientras que en Kiev un régimen controlado por los oligarcas ha sido sustituido por un régimen de oligarcas, en Rusia la oligarquía sólo puede influir pero no controla el Kremlin. Los ejemplos de Jodorkovski o Evtushenkov demuestran que el Kremlin todavía puede, y lo hace, derrocar a un oligarca cuando es necesario.
Sin embargo, una cosa es meterse con uno o dos oligarcas y otra muy distinta es eliminarlos de la ecuación de Ucrania: esto último simplemente no va a suceder. Así que para cualquier estrategia de Putin en Ucrania tiene que tener en cuenta la presencia y, la verdad, el poder de los oligarcas ucranianos y sus homólogos rusos.
Putin sabe que los oligarcas tienen verdadera lealtad sólo a sí mismos y que su “país” sólo es allí donde sus activos se encuentren. Como ex oficial de inteligencia exterior de la KGB para Putin se trata de una evidente ventaja, porque esa forma de pensar potencialmente le permite manipularlos. Cualquier oficial de inteligencia sabe que las personas pueden ser manipuladas por una lista finita de enfoques: la ideología, el ego, el resentimiento, el sexo, un esqueleto en el armario y, por supuesto, dinero. Desde el punto de vista de Putin, Rinat Akhmetov , por ejemplo, es un tipo que solía emplear unas 200’000 personas en el Donbass, que claramente puede hacer cosas, y cuya lealtad oficial a Kiev y Ucrania es sólo un camuflaje para su lealtad verdadera: su dinero. A Putin no le tiene que gustar o respetar Akhmetov, la mayoría de los oficiales de inteligencia calladamente desprecian a ese tipo de persona, pero eso también significa que para Putin Akhmetov es una persona absolutamente crucial con la que hablar, con la que explorar las opciones y, posiblemente, a la que utilizar para lograr un objetivo estratégico nacional de Rusia en el Donbass.
Ya lo he escrito muchas veces aquí: los rusos hablan con sus enemigos. Con una sonrisa amistosa. Esto es aún más cierto para un ex oficial de inteligencia que está capacitado para comunicar siempre, sonreir, parecer atractivo y comprensivo. Para Putin Akhmetov no es un amigo o un aliado, pero es una figura poderosa que puede ser manipulada en provecho de Rusia. Lo que estoy tratando de explicar aquí es la siguiente:
Hay numerosos rumores de negociaciones secretas entre Rinat Akhmetov y varios funcionarios rusos. Algunos dicen que Khodakovski está involucrado. Otros mencionan a Surkov. No hay duda en mi mente de que este tipo de negociaciones secretas se llevan a cabo. De hecho, estoy seguro de que todas las partes implicadas hablan con el resto de las partes involucradas. Incluso con una criatura repugnante, mal y vil como Kolomoiski. De hecho, la señal segura de que alguien finalmente ya está fuera es que nadie hable con él nunca más. Eso probablemente va a suceder, con el tiempo, pero sin duda no será hasta que su base de poder está erosionado lo suficiente.
Un blogger ruso cree que Akhmetov ya ha sido “persuadido” (léase: comprado) por Putin y que está dispuesto a jugar con las nuevas reglas que ahora dicen que “Putin es el que manda”. Quizás. Quizás todavía no, pero pronto. Tal vez nunca. Todo lo que estoy sugiriendo es que las negociaciones entre el Kremlin y los oligarcas locales Ukie son tan lógicas e inevitables como los contactos de Estados Unidos con la mafia italiana antes de que las fuerzas armadas de Estados Unidos llegaran a Italia.
¿Pero hay una quinta columna en Rusia?
Sí, absolutamente. En primer lugar, se encuentra en el interior del propio gobierno Medvedev e incluso dentro de la administración presidencial. Recuerde siempre que Putin fue puesto en el poder por dos fuerzas en competencia: los servicios secretos y grandes cantidades de dinero. Y sí, si bien es cierto que Putin ha debilitado enormemente el componente “dinero” (lo que yo llamo los “integracionistas del Atlántico”) está todavía muy presentes, a pesar de que sea más tenue, más cuidadoso y menos arrogante que durante el tiempo en que Medvedev estaba formalmente a cargo. El gran cambio en los últimos años es que la lucha entre patriotas (los “soberanistas” Eurasia) y la quinta columna es ahora a la intemperie, pero aun lejos de terminar. Y nunca hay que subestimar a estas personas: tienen mucho poder, mucho dinero y una fantástica capacidad de corromper, amenazar, desacreditar, sabotear, encubrir, desprestigiar, etc También son muy inteligentes, pueden contratar a la mejores profesionales en el campo, y son muy, muy buenos en las campañas políticas feas. Por ejemplo, los quinta columnistas se esfuerzan por dar voz a la oposición nacional-bolchevique (tanto Limonov y Dugin a través de tiempo en el aire en la televisión rusa) y se rumorea que financian muchos de los medios de comunicación nacional-bolcheviques (al igual que los hermanos Koch pagados por el Tea Party en los EE.UU.).
Otro problema es que mientras que estos chicos están objetivamente a las órdenes de los EE.UU. de la CIA, no hay ninguna prueba de ello. Como me dijo muchas veces un amigo sabio: la mayoría de las conspiraciones son realmente colusiones y las segundas son muy difíciles de probar. Pero la comunidad de intereses entre los EE.UU. CIA y la oligarquía rusa y ucraniana es tan obvia como para ser innegable.
El verdadero peligro para Rusia
Así que ahora tenemos el cuadro completo. Una vez más, Putin tiene que lidiar simultáneamente con
1) una campaña de operación psicológica estratégica dirigida por los EE.UU. / Reino Unido & Co., que combina la demonización de los medios corporativos de Putin y una campaña en los medios de comunicación social para desacreditarlo por su pasividad y falta de respuesta adecuada a Occidente.
2) un pequeño pero muy vociferante grupo de (en su mayoría) Nacional-bolcheviques (Limonov, Dugin & Co.) que han encontrado en la causa Novorussia una oportunidad perfecta para golpear a Putin por no compartir su ideología y sus”claras, sencillas y malas”” soluciones”.
3) una red de poderosos oligarcas que quieren aprovechar la oportunidad que se ha presentado por las acciones de los primeros dos grupos para promover sus propios intereses.
4) una quinta columna para quien todo lo anterior es una fantástica oportunidad para debilitar a los soberanistas de Eurasia
5) una sensación de decepción para muchas personas sinceras que creen que Rusia está actuando como un punching-ball.
6) una abrumadora mayoría de gente en Novorussia que quieren la completa (de facto y de jure) independencia de Kiev y que están sinceramente convencidos de que cualquier negociación con Kiev es el preludio de una traición por parte de Rusia a los intereses de Novorussia.
7) la realidad objetiva de que los intereses rusos y Novorussos no son lo mismo.
8) la realidad objetiva de que el Imperio AngloZionist sigue siendo muy poderoso e incluso potencialmente peligroso.
Es muy, muy, difícil para Putin tratar de equilibrar estas fuerzas, de tal manera que el vector resultante sea el interés estratégico de Rusia. Yo diría que simplemente no hay otra solución a este enigma que no sea mantener la políica oficial rusa (declarada) completamente separada de las acciones reales de Rusia. La ayuda encubierta a Novorussia – la Voentorg – es un ejemplo de eso, sino que tan sólo limita lo que Rusia debe hacer ahora va más allá de las acciones encubiertas: Rusia debe parecer que hace una cosa y hacer exactamente la contraria. El interés estratégico de Rusia en este punto serán:
1) Apoyo a una solución negociada a lo largo de las líneas de: una Ucrania unida no alineada, con una gran derecha regional para todas las regiones, mientras que, al mismo tiempo, políticamente opuesta al régimen en todas partes: la ONU, los medios de comunicación, la opinión pública, etc, y de apoyo tanto a Novorussia como a cualquier oposición ucraniana.
2) Dar a los oligarcas rusos y ucranianos la sensación de que aunque no apoyan, por lo menos no se oponen a una solución de este tipo (por ejemplo: no nacionalizar los activos de Akhmetov en el Donbass), mientras que al mismo tiempo se aseguran de que hay suficiente literalmente “poder de fuego “para mantener el oligarca bajo control.
3) Negociar con la UE sobre la aplicación real del Acuerdo entre Ucrania y la UE, mientras que al mismo tiempo ayudan a Ucrania a cometer su suicidio económico, asegurándose de que no sea solo la cantidad correcta para el estrangulamiento económico sino para evitar que el régimen se recuperar.
4) Negociar con la Unión Europea y la Junta de Kiev durante la entrega de gas y al mismo tiempo asegurarse de que el régimen pague lo suficiente para que sea su quiebra.
5) Parecer generalmente no confrontados con los EE.UU., mientras que al mismo tiempo tratándolos tan duro como sea posible para crear tensiones entre los EE.UU. y la UE.
6) parecer estar generalmente disponibles y dispuestos a hacer negocios con el Imperio AngoZionist mientras que al mismo tiempo construyen un sistema internacional alternativos no centrado en los EE.UU. o el dólar.
Como se puede ver, esto va mucho más allá de un programa de acción encubierta regular. Lo que estamos tratando es una situación muy compleja de múltiples capas, el programa, para lograr el objetivo más importante de Rusia en Ucrania (el cambio de régimen y de-nazificación) mientras quese inhibe tanto como sea posible a los AngloZionists intentando re-crear una grave y larga duradera crisis Este-Oeste en el que la UE haría básicamente de fusible con los EE.UU..
Conclusión: ¿una clave para las políticas rusas?
La mayoría de nosotros estamos acostumbrados a pensar en términos de categorías de super-potencia. Después de todo, el presidente estadounidense desde Reagan a Obama han servido en nuestra dieta grandes declaraciones, operaciones militares casi constantes seguidas de reuniones de información del Pentágono, amenazas, sanciones, boicots, etc Yo diría que esto siempre ha sido el sello distintivo de la ” diplomacia “occidental desde las Cruzadas a la última campaña de bombardeos contra ISIS. Rusia y China tienen una tradición diametralmente opuesta. Por ejemplo, en cuanto a la metodología Lavrov siempre repite el mismo principio: “queremos convertir a nuestros enemigos en neutrales, queremos convertir neutrales en nuestros socios y a nuestros socios en amigos”. El papel de los diplomáticos rusos no es prepararse para la guerra, sino para evitarla. Sí, Rusia va a luchar, pero sólo cuando la diplomacia haya fracasado. Si para la diplomacia de Estados Unidos la herramienta principal es la amenaza, para Rusia es desactivarlas. Por ello no es de extrañar en absoluto que la diplomacia estadounidense es primitiva hasta el punto que raya en lo cómico. Después de todo, ¿ se necesita mucha sofisticación para decir “cumple o de lo contrario”?. Cualquier matón callejero pequeño sabe cómo hacerlo. Los diplomáticos rusos son mucho más parecidos a un especialista en desactivación de explosivos o a un oficial de la remoción de minas: tienen que ser muy pacientes, muy atentos y estar totalmente centrados. Pero lo más importante, no pueden permitirse que nadie se apresure , no sea que toda la cosa explota.
Rusia es plenamente consciente de que el Imperio AngloZionist está en guerra con ella y que la rendición no es simplemente una opción más (suponiendo que alguna vez lo fuera). Rusia también entiende que no es un verdadero super-poder o, menos aún, un imperio. Rusia es sólo un país muy poderoso que está tratando de desactivar el Imperio sin desencadenar una confrontación frontal con él. En Ucrania, Rusia no ve otra solución que el cambio de régimen en Kiev. Para lograr este objetivo Rusia siempre preferirá una solución negociada a la obtenida por la fuerza, a pesar de que si no hay otra opción, ella va a usar la fuerza. En otras palabras:
El objetivo final a largo plazo de Rusia es derrocar al Imperio AngloZionista. El objetivo a medio plazo de Rusia es crear las condiciones para el cambio de régimen en Kiev. La meta a corto plazo de Rusia es evitar que la junta aplaste Novorussia. Rusia para lograr estos objetivos negociaciará con todas las partes involucradas. Un requisito previo para lograr estos objetivos mediante la negociación es evitar que el Imperio tenga éxito en la creación de una crisis continental aguda (por el contrario, el “estado profundo” imperial entiende perfectamente todo esto, de ahí la doble declaración de guerra de Obama y Poroshenko.)
Siempre y cuando mantenga estos principios básicos en mente, los aparentes zig-zags, las contradicciones y la pasividad de las políticas rusas comenzarán a tener sentido.
Es una cuestión abierta si Rusia va a tener éxito en sus metas. En teoría, un ataque exitoso de la Junta en Novorussia podría obligar a Rusia a intervenir. Asimismo, siempre existe la posibilidad de otra “falsa bandera”, posiblemente nuclear. Creo que la política de Rusia es sólida y la más realista que puede realizarse en el actual conjunto de circunstancias, pero sólo el tiempo dirá.
Lamento que me haya llevado más de 6400 palabras explicar todo eso, pero en una sociedad en que los “pensamientos” se expresan como “tweets” y se analiza como mensajes de Facebook, fue una tarea de enormes proporciones tratar de arrojar algo de luz a lo que se está volviendo un diluvio de malentendidos y conceptos erróneos, y todo empeora por la manipulación de los medios de comunicación social. Siento que 60.000 palabras serían más adecuadas para esta tarea, ya que es mucho más fácil lanzar simplemente un eslogan corto y simple que refutar sus hipótesis e implicaciones.
Mi esperanza es que, al menos, aquellos de ustedes que sinceramente estaban confundidos por la postura aparentemente ilógica de Rusia ahora puedan conectar los puntos y dar un mejor sentido a todo.
Un cordial saludo a todos,vineyardsaker.blogspot.com.es/2014/09/the-russian-response-to-double.html

Posted in: Novedades