Sobre lo sucedido en Jarkov – (derribo de la estatua de Lenin y enfrentamientos) / Borís Rozhin

Posted on 2014/09/30

4


10514465_1894756743996637_2152093030481471898_n


Borís Rozhin (cor. Cassad)Trad. Iñigo Aguirre // Amigos de la RP de Donetsk

994599_10152682764799831_806910890561361840_n

Jarkov, plaza Lenin, día 28 de septiembre, 2014.

Las palizas a la gente que se atrevió en Járkov a protestar contra el acto vandálico del derribo de la estatua de Lenin, muestra bien a las claras, que la guerra civil está en pleno apogeo y que el derramamiento de sangre está lejos de haber terminado.

Recurriendo a los miembros de los batallones de castigo que han salido corriendo del Donbass, la Junta intenta apastar por la fuerza la todavía endeble resistencia que ofrece Járkov con sus poco numerosos mítines y los escasos ataques por sorpresa que puedan hacer los guerrilleros.

Como corresponde a los fascistas, La Junta intenta asustar a la ciudad para erradicar por competo de la mente de la gente, la sola idea de atreverse a alzarse contra el régimen fascista. Y sin embargo la débil resistencia que ofrece Járkov no deja de asustar a la Junta, por lo que está intentando aplastar por completo todo foco de resistencia por pequeño que sea, recurriendo a la posibilidad de utilizar a la gente venida de las regiones occidentales y a los miembros de los batallones de castigo que están “descansando”, contra los que el movimiento local, escasamente organizado, a duras penas puede ofrecer resistencia: No hay armas, los líderes en su mayoría, bien han sido arrestados, bien se han visto obligados a huir. La organización de la gente está en un nivel muy bajo. Contra un enemigo así, los miembros de los batallones de castigo se las apañan bien. Cambia mucho la cosa cuando de combates de verdad se trata: los cientos de cadáveres regados por todo el Donbass lo muestran de un modo elocuente. Y ya que combatir contra un enemigo armado queda fuera de su alcance, no renuncian a la posibilidad de resarcirse desfogándose contra gente desarmada y contra monumentos.

Por lo demás, si se trabaja como es debido para caldear la situación, se hacen llegar armas, y se le suma la incorporación de especialistas de la zona con los conocimientos requeridos, la región de Járkov se presta perfectamente para poder librar una guerra de guerrillas, capaz de atraer a los activistas locales, a los que en gran medida les ha frenado hasta ahora la falta de armas para poder luchar y la ausencia de una organización.

En general no creo que puedan apaciguar Járkov de ese modo. Sin llegar a convertirse en una caldera como el Donbass, no ha dejado de demostrar su rechazo sistemático a la Junta fascista. Así que me inclino a pensar, que se van a producir acciones de respuesta.

http://colonelcassad.livejournal.com/1819453.html