Blitzkrieg para Novorossia / Svobódnaya pressa

Posted on 2014/10/22

0


10641118_388388787977000_4190274536357968872_n


Svobódnaya pressa
Traducido del ruso por Íñigo Aguirre

El “partido del guerra” en Kiev aspira a conquistar Donetsk en 2-3 días.

Según informaciones a las que ha tenido acceso la agencia “Novorossia”, y que fueron publicadas el 21 de octubre, los generales ucranianos estarían planeando asestar un inesperado y potente golpe contra Donetsk desde tres puntos distintos.

El comienzo de esa nueva “guerra relámpago” estaría planeado justo para después de las elecciones legislativas a la Rada de octava legislatura, a celebrar este 26 de octubre.

Ya se han formado tres “puños acorazados” que apuntan a Donetsk. Dos de ellos: Adeyevka-Peski, Debáltsevo. El golpe se asestaría únicamente sobre Donetsk. El objetivo de Kiev sería conquistar una parte significativa de Donetsk con un golpe repentino, ejecutado en tres direcciones. Se trataría de que Rusia no tuviese tiempo de reaccionar y de ayudar a Novorossia. Un golpe como ese, con el uso de una gran cantidad de blindados y tanques dispersaría y liquidaría a los destacamentos desperdigados de milicianos en el transcurso de 2-3 días.

En opinión del analista de la agencia, Dmitri Dzygovbrodski, sin Donetsk la existencia de Novorossia es imposible.
Más tarde ese 21 de octubre apareció en la red una comunicación del politólogo Anatoli Nesmiyán, conocido como el-Murid.

”En dirección a la capital de la República Popular de Donetsk y de la aldea Marynka, a través del pueblo de Kurájovo se están movilizando columnas de tropas de Ucrania. Es un flujo constante, lo hacen al abrigo de la oscuridad, para dificultar el determinar la composición de las mismas. Se sabe a ciencia cierta que se trata de tanques, blindados, artillería y camiones con infantería y pertrechos”.

Según sus datos, los ataques contra el aeropuerto de Donetsk que se han reanudado por parte del ejército ucraniano, serían solo una maniobra de distracción para dispersar a las unidades más combativas de la milicia. Para alcanzar ese objetivo se está recurriendo además, a lanzar informaciones falsas y supuestas declaraciones del primer ministro de la RPD Alexánder Zajárchenko sobre la conclusión de la tregua.

Hasta hace nada, los expertos decían que el ejército ucraniano se encontraba al borde de una completa derrota, que su capacidad de combate y el espíritu de la tropa eran muy bajos. Y ahora de repente, volvemos a escuchar que se prepara una ofensiva, capaz en apenas tres días de cuestionar la existencia misma de la RPD e incluso de Novorossia. ¿Hasta qué punto es ese un escenario posible del desarrollo de los acontecimientos?

ES un escenario que no se puede descartar, considera el redactor jefe de la revista especializada “Defensa Nacional”, Ígor Korótchenko. El partido de la guerra en Kiev está bien asentado. Pienso que para intentar desviar la atención de la población de los problemas más acuciantes, relacionados con el periodo invernal, el gobierno de Kiev pude lanzar de forma inesperada una ofensiva e intentar aplastar una vez más a Novorossia con sus columnas de tanques.

Tras la ofensiva de agosto de los milicianos se habló mucho de que precisamente era en vehículos acorazados donde mayores pérdidas había sufrido el ejército ucraniano…

Esas pérdidas se están ahora sustituyendo. Se están produciendo envíos de aquellos países que anteriormente entraban en el campo socialista. Allí todavía queda armamento soviético anticuado. Aparte de eso, Kiev está a toda prisa recuperando una gran cantidad de depósitos de armamento pesado, poniendo en funcionamiento toda esa equipación.

Se están recomponiendo todas las unidades militares que fueron aniquiladas. Así que puede decirse que Ucrania sigue manteniendo un potencial militar considerable.

¿Entonces el plan de entrar en Donetsk y poder controlar en 2-3 días una parte importante de la ciudad es realista?

-No lo creo, una “Biltzkrieg” ya es difícilmente aplicable. El nivel de organización militar de la milicia en comparación con el que había al principio de la guerra ha crecido significativamente. Los comandantes de los destacamentos de Novorossia en general tiene la situación bajo control.

Por otra parte, una nueva oleada de ataques de las tropas ucranianas, sin duda supondrían un gran número de bajas entre la población civil. Kiev no es que se complique demasiado intentando respetar la Convención de Ginebra. La Guardia Nacional se comporta en el Donbass como tropas ocupantes. Se comportan con la población local, como con un pueblo enemigo.

¿Cómo valora usted el potencial militar de la milicia de Novorossia? ¿Cree que es capaz de repeler el ataque y pasar a una contraofensiva, aunque solo fuera para liberar el territorio de las antiguas regiones de Donetsk y Lugansk?

-El ejército de Novorossia está capacitado para mantener el control de las zonas que ahora están bajo su mando. Pero hablar, en las actuales circunstancias, de que podría lanzar un ataque con éxito sobre Kiev, sería ingenuo. Queda mucho por hacer para que Novorrosia disponga de un ejército auténticamente profesional. Sin ello, coexistir al lado de Ucrania sería imposible. El futuro dirá lo que tenga que pasar.

Lo que sí está claro es que en el momento en que se acordó la tregua, ambas partes querían continuar la guerra, dice el responsable del departamento de análisis del Instituto de análisis político y militar, Alexánder Jramchijin. Los acuerdos de Minsk se firmaron bajo la presión externa de Rusia y Europa. Mientras, tanto Novorossia como Ucrania consideran que les han arrebatado la victoria y quieren continuar la guerra.

Por eso aparte de la guerra relámpago, Ucrania no puede poner nada más en práctica. Si se lanzase a una guerra prolongada, en vísperas del invierno, podría acabar para el actual régimen de Kiev de un modo lamentable.

¿Pero le quedan fuerzas al ejército ucraniano para ejecutar un “Blitzkrieg” tras las derrotas de este verano?

-Sí, le quedan. Ucrania solo ha perdido una parte de su armamento pesado, por sorprendente que parezca. Además son perfectamente posibles los envíos de armamento procedente de Europa del Este. No hay pruebas directas, pero sí indirectas.

Durante todo el verano Ucrania se ha empecinado estúpidamente en recurrir a su superioridad en número. Teniendo en cuenta lo limitado de las fuerzas que componen la milicia, para una guerra como esa a Kiev le quedan recursos para un año más. Siguen teniendo gran superioridad en efectivos y en armamento.

¿Si la ofensiva ucraniana comenzase, qué posibilidad de éxito tendría?

Eso dependerá en gran medida de Rusia. Nuestro gobierno no desea en absoluto que la guerra se reanude con nuevas fuerzas e implicarse en el conflicto militar tampoco quiere. Pero Rusia tampoco puede permitirse la derrota de los milicianos.

Fue precisamente Rusia la que impidió la derrota definitiva de los milicianos en julio y agosto. Ellos no tienen suficiente gente capacitada para manejar el armamento. Por no hablar de que sigue habiendo un gran desbarajuste entre sus filas. Aunque no puede decirse que no ocurra lo propio en el ejército ucraniano.

¿Tendría alguna oportunidad Novorossia de resistir si Donetsk fuera ocupado?

Para los milicianos ver su territorio reducido sería en cualquier caso catastrófico. Ya sin eso cuentan con recursos mínimos en ese sentido: Si se retrocediese unos kilómetros más, ya no habría de donde relanzar una contraofensiva. Y el potencial económico de la RPD y RPL en ese caso quedaría definitivamente socavado.

El director del Instituto de la coyuntura estratégica, Iván Konovalov, considera que la “Blitzkrieg” contra Novorossia ya no es posible.

El ejército ucraniano ha sido incapaz de derrotar a unos milicianos mucho más debilitados que los actuales.
De las informaciones que aparecen en la agencia “Novorossia” no queda muy claro a qué se refiere con “tres puños acorazados”. ¿Se refieren a tres divisiones de tanques? Ucrania no tiene ahora fuerzas para conformar y equipar tres divisiones de tanques. No solo es una cuestión material, sino de preparación de los equipajes. ¿Quién va a manejar los tanques? ¿Van a traer mercenarios extranjeros? Lo dudo mucho, es un capricho muy caro. Y el número de mercenarios en el mundo también es limitado.

Sin embargo, incluso consiguiendo una gran superioridad en tropas y armamento, tomar Donetsk (o mejor dicho anunciarlo), una aglomeración urbana tan enorme como Donetsk en unos días no es posible. Es un territorio muy complicado para una ofensiva militar. Hay mucho boscaje, colinas, escombreras, construcciones muy compactas, vías férreas.

Recordemos que hace apenas dos meses los responsables del ejército ucraniano lanzaron al combate todo lo que tenían, todas las unidades más o menos preparadas, y no pudieron tomar Donetsk. ¿De qué forma lo van a conseguir ahora? Además el número de milicianos no ha parado de crecer. Son ya varias decenas de miles. Y tiene buen armamento ligero. Y armamento pesado también tiene suficiente. Yo he sido testigo de cómo reparan en una de las fábricas de Donetsk el armamento recuperado del campo de batalla.

A juzgar por las informaciones de la agencia “Novorossia”, Kiev apuesta por el efecto sorpresa. La milicia como considera el autor de la información, “nunca y bajo ningún concepto va a abrir fuego contra zonas urbanas de Donetsk…Por eso nuestros combatientes se verán bastante limitados para acabar con las tropas ucranianas si estas se hacen fuertes en las zonas habitadas de Donetsk”…

-La postura de los milicianos es comprensible, evitar al máximo tener que abrir fuego contra zonas habitadas, por mucho que en ellas se encuentren tropas ucranianas.

Sin embargo para controlar realmente barrios habitados, se necesita una infantería bien preparada., algo que Kiev no tiene. La táctica de abrirse camino recurriendo a las columnas de blindados, es algo que ha utilizado el ejército ucraniano desde el comienzo… ¿Y cuales han sido las consecuencias de ello? La formación de innumerables cercos. Si una columna de tanques intenta abrirse paso al centro de Donetsk sin el acompañamiento de infantería correspondiente, sería aniquilada sin tener que recurrir si quiera a la artillería pesada o a los “Grad”.

Es posible que la camarilla militarista ucraniana confíe en internarse por sorpresa en Donetsk para empujar a los milicianos a que abandonen la ciudad, para impedir que se produzca una carnicería. Pero pienso que los milicianos están evaluando las más distintas variantes del desarrollo de los acontecimientos. Y con un ataque de tanques aunque sea a la brava, “al galope”, no se van a desconcertar.

En cualquier caso esos testimonios sobre la creación de poderosas fuerzas blindadas para golpear Donetsk, no han sido corroborados. Una información así en nuestros días, no sería posible ocultar por completo.

http://svpressa.ru/war21/article/101722/

Posted in: Novedades