Entrevista: Donbás, la izquierda se reorganiza / Gruppe Arbeitermacht

Posted on 2014/12/16

0


12527_767586876633188_3678115500273509653_n


Publicado en Slavyangrad: Entrevista de Franz Ickstatt del Gruppe Arbeitermacht, a un miembro de Borotba a quien únicamente se identifica como M. sobre el estado actual de la izquierda en los territorios controlados por las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk y el proceso de reorganización que se lleva a cabo actualmente.

Has estado recientemente en Donetsk y estás en contacto con militantes. ¿Cómo se están desarrollando los acontecimientos allí?

Desde el alto el fuego, el frente militar está más o menos estable. Hay frecuentes violaciones del alto el fuego, claro, y las tropas de Kiev continúan disparando artillería, pero no hay grandes batallas. Pero en términos políticos, las cosas se están moviendo.

Las cosas no se mueven solo en una dirección y se pueden ver dos direcciones contradictorias, que están dialécticamente conectadas. Por una parte, la influencia rusa, o más concretamente del Gobierno de Putin, es muy fuerte y cada vez se refuerza más. Esto se ve en el hecho de que varios comandantes militares y líderes políticos, que aparecieron de forma más o menos espontánea en primavera, hayan sido apartados y reemplazados por otros más obedientes a las órdenes de Moscú. El liderazgo civil, en pie desde tiempos de Yanukovych, siempre ha sido así.

Por otra parte, algunos de esos líderes espontáneos sí han conseguido establecerse. Uno de los más conocidos en Alexey Mozgovoy, líder de la brigada Prizrak. Su visión política es que la oligarquía es la culpable de esta situación desastrosa, así que está en contra de las privatizaciones que han enriquecido a esa gente y quiere expropiar sus propiedades. Se trata de una cuestión práctica, porque los oligarcas del “este” que antes apoyaron a Yanukovych ahora apoyan al nuevo régimen de Kiev. El más conocido es Rinat Akhmetov, dueño no solo del Shakhtar Donetsk, el equipo de fútbol local, sino de muchas minas y fábricas en la zona.

Aunque puede llevarse el equipo a Lviv, como ha hecho, no es tan fácil, ni siquiera para él, llevarse una mina de carbón. Las minas tuvieron que parar por los bombardeos; algunas fábricas siguen en producción, otras están en huelga. ¿Así que, por qué no expropiar a Akhmetov? Muchos de los trabajadores de estas plantas creen que es lo justo, se sienten traicionados. Por supuesto, los hombres de Putin son contrarios a estas medidas. Quieren poder utilizar estas posesiones como moneda para negociar con Occidente o que acaben en manos de oligarcas rusos.

Para promover las ideas progresistas entre los soldados, Mozgovoy ha creado departamentos de propaganda en su brigada y ha pedido a los comunistas que le ayuden en esta labor. Ha creado un batallón especial formado únicamente con comunistas, muchos de ellos antifascistas llegados del extranjero, no solo de Rusia sino también de Occidente (los voluntarios españoles entre ellos- Ed). Estos soldados luchan bajo la bandera roja, frente a otros que usan la bandera rusa o incluso banderas monárquicas.

La brigada de Mozgovoy no es la única que lo hace. También está la unidad de Dryomov, que estableció una especie de comunismo militar en las ciudades bajo su control y en las que se distribuyen los bienes sobre la base de la igualdad. Pero no ha establecido un departamento de propaganda.

La unidad más grande de las que luchan, al menos en parte, bajo banderas rojas, son los cosacos rojos. Muchos mineros y otros miembros de la clase obrera se han unido a esta fuerza. Se puede decir que en realidad no tenían otra opción, porque ya no tienen trabajo. Estas unidades son un “ejército del pueblo” real formado por la clase obrera y los estratos más bajos de la sociedad, jóvenes y mayores, hombres y mujeres.

¿Cuál fue el resultado de la izquierda en las elecciones de las Repúblicas Populares?

Las elecciones tuvieron lugar a principios de noviembre, pero los comunistas no pudieron participar. El Partido Comunista se acababa de reformar a partir del viejo Partido Comunista de Ucrania, pero no tuvieron opción. Por supuesto, como revolucionarios, somos críticos con todo el proceso y proponemos una elección de soviets.

Un representante del Kremlin confesó a un líder comunista, Litvinov, que si el PC hubiera podido presentarse, podían haber ganado. Dijo que “nuestros socios occidentales no lo entenderían y nos culparían por ello”. Le pidió que comprendiera la situación. En cualquier caso, Litvinov es portavoz del Soviet de Donetsk porque encontró la manera de ir en una lista.

¿Cómo definirías a esos comunistas?

La mayor parte de la gente sigue entendiendo el comunismo en términos de la antigua Unión Soviética. En Ucrania en general, y en realidad también en Rusia, no hay una gran comprensión política. Por ejemplo, nunca se ha hecho una valoración crítica del estalinismo. Pero a pesar de todo, hay un claro giro a la izquierda.

Entiendo que la situación económica es mala.

Por supuesto. Algunas fábricas siguen produciendo, incluso a pesar de que el suministro de productos esenciales es precario. Las Repúblicas Populares dependen de ayuda externa. En tiempo de paz, podrían, por ejemplo, exportar carbón a Ucrania, porque la producción del oeste del país no puede cubrir las necesidades. Muchas fábricas han cesado completamente la producción, pero algunas de ellas, cuyos dueños han huido, siguen funcionando bajo alguna forma de control obrero.

¿Cuál es la mejor manera de ayudar?

La mejor solidaridad es difundir por todo el mundo la verdad sobre la situación en el Este de Ucrania, que no se deje todo para la prensa burguesa. Aunque muchas veces la prensa rusa está más cerca de la verdad, representan al Gobierno del Kremlin. Es mejor ver krasnoje.tv o “trench-truth”, pero no traducen mucho material al inglés. Creo que no tiene sentido enviar material. Llevarlo es complicado y casi todo lo necesario se puede adquirir cerca de la frontera rusa. Pero es cierto que necesitamos fondos.

¿Quieres añadir algo más?

¡Claro! Por favor, cuente al mundo que esto es una guerra civil. No es una guerra entre naciones o entre nacionalidades. Hay ucranianos luchando en ambos bandos, igual que hay rusos, armenios o judíos. Es una lucha contra el fascismo y por los intereses de la clase obrera. La derrota del Este sería una catástrofe para la clase obrera de Ucrania en general. Los últimos meses han dejado esto aún más claro.