Ada Colau muestra su punto de vista.

Posted on 2014/12/26

0



[Entrevista publicada en el nº23 de la revista La Marea. A la venta en nuestra tienda virtual]

MADRID // Mochila al hombro y chubasquero. Ada Colau (Barcelona, 1974) llega a la Sala Mirador de Madrid para participar en un coloquio sobre regeneración política. Una hora antes del encuentro, la exportavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) –y probable candidata a la alcaldía de Barcelona por Guanyem en 2015– esboza en la grada del teatro, todavía vacía, la “revolución ciudadana” que se enfrentará el próximo año a su mayor reto: devolver a la gente la democracia y las “instituciones secuestradas” por los partidos del régimen.

¿Qué balance hace de 2014?

El año ha quedado marcado por la irrupción de Podemos. Pero es importante remarcar que Podemos no sólo es Podemos. Es la expresión máxima de una revolución democrática que lleva unos años cocinándose y que ha tenido varias fases: la PAH, el 15-M, las mareas… Se ha pasado de la movilización masiva, a ver que esto iba en serio, que había que buscar mecanismos efectivos de tutela para defender la vida de la gente. La ciudadanía ha ido por delante de las instituciones en la defensa de los derechos: es quien ha paralizado desahucios, quien ha defendido los hospitales de la privatización… Y ese ciclo no está agotado. Muchas personas, que no tenemos interés especial en hacer carrera política, nos lo hemos tenido que replantear. Porque el secuestro de las instituciones está amenazando los derechos y la democracia.

¿La gente desconfía de las instituciones o sólo de quienes las gobiernan hoy?

Hay una crisis brutal de deslegitimización de las instituciones.

En todas ha habido escándalos de corrupción.

En las municipales, las autonómicas, las estatales, las judiciales… No sólo por la corrupción en sí, también por las puertas giratorias y el uso partidista. Los partidos del régimen se han cargado la democracia. Han generado una situación peligrosísima. Y lo estamos viendo en toda Europa. Están saliendo partidos neofascistas en Francia y otros lugares en los que parecía impensable. Hubo una situación parecida también en Italia, hace años, cuando se dieron casos de corrupción generalizada. De ahí salió Berlusconi, porque no hubo una movilización ciudadana fuerte. Hemos aprendido de eso. Por suerte, en España, ha habido una reacción en positivo: vamos a salir de la crisis mejor de lo que hemos entrado. Nos lo van a poner muy difícil, pero hay mucha gente que ha dado un paso adelante y que está dispuesta a corresponsabilizarse para salir de esta crisis con una democracia real.

¿Qué riesgo hay de que el desembarco de activistas de movimientos sociales en partidos políticos descapitalice el tejido social, como ocurrió con el PSOE en los años 80? ¿Quién les va a vigilar cuando estén en las instituciones?

No es verdad que haya habido un desembarco de los movimientos sociales ni en Podemos ni en Guanyem. Ni que ellos estén tirando adelante. Mira quién ha impulsado Podemos. Hay una sintonía con los movimientos, no un desembarco. Tenemos en la mente el aprendizaje de la Transición y la desmovilización posterior. Las personas que han dado ese paso lo han hecho teniendo cuidado en mantener la independencia y la autonomía de los movimientos, que mantienen su hoja de ruta y sus movilizaciones. Vamos a necesitar más movilización social que nunca. Gane quien gane. Nunca más hay que volver a delegar la democracia: votar cada cuatro años es lo que nos ha traído hasta aquí.

Pero muchos de ustedes sí que han dado el paso. ¿No cree que ese riesgo de desmovilización es real?

Hay memoria histórica reciente. En los movimientos que tengo cerca hay mucha conciencia de eso. Yo misma, por ejemplo, cuando me fui de la PAH era consciente de que había un movimiento muy fuerte con personas que podían asumir todas las responsabilidades, a todos los niveles. Y eso sigue siendo así. La plataforma sigue con su agenda y sus acciones. No hemos descabezado nada y está más fuerte que nunca.

¿Qué prioridades tendría como alcaldesa de Barcelona en 2015?

La ciudadanía está diciendo que hay que acabar con la corrupción y con la mala praxis, con las puertas giratorias. Pero los que están afectados por esa corrupción y esa impunidad no van a modificar las reglas de juego. Hay que cambiar las prioridades de las políticas públicas y poner en el centro los derechos sociales y parar los desahucios. Es el país de Europa que tiene la vergüenza de ser el que más desahucios practica. Y para eso cualquier administración es competente. No me vale el discurso de las competencias. A nivel municipal, autonómico y estatal hay herramientas para pararlos, si hay voluntad pública. Y para forzar que las viviendas vacías que están en manos de la banca sirvan para alquiler social. También la educación pública, la sanidad pública, la alimentación, los servicios básicos… Y cambiar el concepto de participación política. Que sea de abajo hacia arriba, no al revés. Que la gente recogiendo firmas a través de ILP pueda hacer que haya consultas vinculantes para grandes temas. Que los espacios de participación se descentralicen en los barrios. Que no se pueda hacer un gran proyecto urbanístico sin consultar a los vecinos implicados… es cuestión de mínimos. Para ello no hacen falta grandes revoluciones ni acabar con el sistema.

¿Ganar las alcaldías de Madrid y Barcelona puede ser el inicio de un cambio estatal, como ocurrió en 1931?

El municipalismo es la base. Tiene que haber una revolución democrática y eso pasa por que la gente se empodere a distintos niveles. Que todo el mundo tenga que estar movilizado o siempre de asamblea es caricaturizarlo. Cada uno debe estar donde pueda y le interese. ¿Y qué lugar mejor hay para eso que el municipalismo? Es clave porque es empezar de abajo hacia arriba.

Pablo Iglesias reivindicó en enero que un proyecto como Podemos necesitaba de un líder de referencia y que sólo podrían haber sido tres personas: él, Alberto Garzón o usted. ¿Se lo ofrecieron?

No. Formalmente no me hicieron propuestas. Es verdad que con Pablo tuve alguna conversación sobre esto. Pero en aquel momento yo estaba en la PAH y tenía muy claro que no quería dar ningún paso en ese sentido. Es cierto que el personalismo genera incomodidades entre la gente que llevamos una larga trayectoria de activismo social. Es molesto, pero también es verdad que vivimos en una sociedad mediática, que necesita caras para identificar proyectos. Tanto en el caso de Podemos como en el mío, lo importante es que haya una gestión colectiva, una corresponsabilización de esos liderazgos personales. Mientras estén al servicio de un proyecto común, es necesario que estén controlados colectivamente.

¿Cómo reaccionó usted cuando se lo comentó Pablo Iglesias?

Fue una conversación informal. No había una idea de proyecto formado. No era una cuestión de fichajes.

¿Es usted de izquierdas?

Yo me reconozco en los valores y tradición de izquierdas, claramente. Pero si me pide que me defina, me identifico con la democracia y los derechos humanos, que son valores tradicionalmente relacionados con la izquierda: la lucha por la igualdad, la justicia social, la fraternidad, la lucha contra la desigualdad… pero creo que las etiquetas políticas deben ser útiles a la transformación, no al revés. Hay personas que están demasiado atadas a un lenguaje clásico de la izquierda que debe actualizarse. Si la gente en la calle no habla con ese lenguaje, el problema no es de la gente. Es que ese lenguaje ya no es útil y hay que actualizarlo. No quiere decir que estés renegando de esos valores. Lo que importa son los valores, no las etiquetas. Hay una izquierda clásica que se ha quedado desfasada y se ha alejado de la sociedad y del pueblo al que quiere representar. Pero ¿quién tiene el problema? ¿El pueblo? No tiene sentido reprocharle a la gente que no utilice tus esquemas.

¿De quién es la responsabilidad?

Hay una gran responsabilidad de los grandes partidos de izquierdas de España, Europa y el mundo. Después de la caída del Muro abrazaron el neoliberalismo, promovieron políticas de derechas y desdibujaron el sentido de la izquierda. De repente, la gente llegó a la conclusión de que ser de izquierdas o de derechas era igual porque los dos rescataban a la banca y recortaban derechos sociales. La gran responsabilidad de que el eje izquierda-derecha no sea un referente no es de la gente, sino de los partidos socialdemócratas que han traicionado unos valores y unas políticas. La ciudadanía ha encontrado otras formas para referirse a los mismos valores: habla de derechos humanos, de democracia, de los de abajo contra los de arriba… Si estamos hablando de los mismos valores y objetivos, las etiquetas no importan.

¿Guanyem es una organización de izquierdas o de abajo?

Ambas cosas. Es una virtud que haya gente que no había participado nunca en política, que no se reconoce en el eje izquierda-derecha y que ve en Guanyem una herramienta útil porque se centra en objetivos. Pero también hay gente que viene de una tradición de izquierdas. Si reivindicas los valores, se encuentran.

En Grecia se replanteó la izquierda hace casi 10 años, con la creación Syriza. ¿Es la línea a seguir?

Todos tenemos que hacer un esfuerzo de cambio de chip, no es un problema sólo de IU. Cuando me dicen que hay que echar a la mafia y poner a gente como yo, les digo: “Tú no tienes que confiar en mí. Lo que hay que hacer es cambiar las reglas de juego”. Y eso implica todo. Desde las formas de hacer política, hasta los partidos o las instituciones. ¿Para qué queremos ganar? No para hacer un relevo generacional o de siglas, sino para cambiar la institucionalidad, que hasta ahora ha servido para secuestrar la democracia. Que haya un protagonismo ciudadano, gobierne quien gobierne y haya las siglas que haya. Habrá lugares como Barcelona en los que, con propuestas como Guanyem, habrá que confluir con formaciones con más tradición y otras nuevas para juntar fuerzas. En otras partes, quizá tengan que ir por separado y hacer pactos después de las elecciones. El objetivo último de la democracia debe ser la participación ciudadana.

¿Qué futuro le vaticina al PSOE?

Lo veo muy perdido. La elección de Pedro Sánchez, intentando poner a alguien que parezca más joven, es una operación de marketing, pero en realidad tienen una estructura y unas redes clientelares de las que siguen participando desde hace más de 30 años. Si Sánchez quiere realmente cambiar las cosas, debe sacar a todos sus altos cargos de las grandes empresas y acabar con las puertas giratorias. Tiene en sus manos convencernos de que quiere el cambio. Nadie se cree las pequeñas operaciones de marketing, porque la gente está harta de verlas. La estructura del PSOE forma parte del problema. Pero eso no quiere decir despreciar su tradición, sus militantes y sus votantes. Van a tener que buscar otro espacio. El PSOE forma parte del pasado, como estructura de poder.

¿A qué organización se siente más próxima? ¿IU o Podemos?

Hay que hacer un análisis más global y complejo. No dudo de que Alberto Garzón sea una persona muy competente y muy cercana a los procesos que se están realizando. Él y otra gente que está en IU. Pero más allá del recambio de caras, la gente está pidiendo un cambio en las formas de hacer política. Izquierda Unida todavía debe hacer una apuesta fuerte en ese sentido. IU, como siglas, va a ser difícil que lidere ese proceso de revolución ciudadana. Evidentemente, van a formar parte, en la medida que quieran. Pero no lo van a liderar, es imposible. El problema de IU no es Podemos. Ha tenido el contexto perfecto para crecer durante toda la crisis… y no crecía. Eso quiere decir que hay formas de hacer política, que hay lenguajes, que hay también corresponsabilidades porque ha habido casos graves de corrupción como Bankia… y eso pesa. Está claro que Podemos ha funcionado no sólo porque salga en televisión.

¿Garzón logrará cambiar IU?

Las personas importan, y pueden tener liderazgo, pero las grandes transformaciones no las hace una sola persona. Si Alberto Garzón está donde está es porque tiene capacidad de liderazgo, pero tiene que ser parte de algo más amplio. No tengo un contacto directo regular con IU y no puedo hablar con conocimiento de causa. Por lo que sé, está bastante dividida, con dos almas: una por actualizarse y otra que se aferra al lenguaje y a las formas de hacer que han funcionado en las últimas décadas.

Podemos tiene una gran falta de cuadros medios. ¿Llegarán a tiempo para 2015?

Sí. La PAH la levantamos desde cero.

Pero hablamos de gobernar un país…

Sí, sí. Pero de momento hemos tenido a auténticos ineptos. Llamarles cuadros denigra la política. Hay una cantidad de mediocres que hablan sin tener ni idea. Empezando por el presidente del Gobierno, que se esconde de la prensa porque, cada vez que habla, mete la pata. Veo a una ciudadanía con la generación más preparada de la historia. Y lo ha demostrado en muchas cosas. Por ejemplo: en la PAH, empezando desde cero, sin recursos. Es un movimiento con más de 200 núcleos, con gente destrozada, deprimida, con nivel cultural bajo, muy precaria… Hemos conseguido cosas que nos decían desde las instituciones que eran imposibles. En Barcelona vemos ahora el sector cooperativo, de la economía social, donde ya está funcionando otro sistema No sólo hay gente mucho más capaz para gobernar mejor que los que están ahora. Hay que ser prudente y saber que vamos a cometer errores porque somos humanos. Pero hay que hacerlo porque, si no, va a ser peor.

Podemos no sólo trata de atraer a los votantes de Izquierda Unida, sino también a sus militantes. ¿Cree que esta formación tendría que disolverse?

Que decida IU, yo no les voy a decir qué deben hacer. Tienen a muchísima gente muy válida. Estoy en contra de la novedad radical, de que todo tiene que ser nuevo y que lo viejo no sirve. Yo llevo años de activismo social y he aprendido de gente veterana de todas partes. En IU hay mucha gente de la que aprender, de su compromiso e implicación. Y con esa gente nos vamos a encontrar, se llamen como se llamen. Lo que hay que hacer es priorizar los métodos y la forma de hacer política. Las siglas no pueden ser un obstáculo para el proceso. Si IU, como siglas, no es útil para el proceso de cambio general, se lo tienen que plantear. Pero es una decisión suya soberana. Si Guanyem deja de ser útil por lo que sea, cambiamos y punto. Hay que hacer una reflexión de no apegarse a las siglas, que no quiere decir renunciar al pasado, ni a la tradición, ni a la historia. De la historia hay que aprender. Y hay que contar con ella y el compromiso de mucha gente.

¿Hay mimbres para un cambio electoral en 2015?

Sí. Vamos a ver grandes cambios. Va a avanzar el fin del bipartidismo. Pero ahí no se va a arreglar todo. Un cambio de paradigma no se hace en dos días, ni en un año. La incertidumbre es hasta qué punto el poder fáctico va a intentar parar esto. Ya están intentando desacreditar. Los bancos controlan la mayoría de medios de comunicación. No nos lo van a poner fácil, pero vamos a ver hasta dónde llegan. La ciudadanía no tenemos poder económico, ni político, ni judicial, ni mediático… pero somos mayoría. Y hemos descubierto que, si nos organizamos, tenemos bastante más poder del que nos habían dicho que teníamos. Vamos a tener que ser fuertes y valientes el año que viene.

Posted in: Novedades