Acuerdos SYRIZA ANEL. Podemos afirmar: el orden reina en Atenas / Pedro A. García Bilbao

Posted on 2015/01/26

2


parliament


En breve: SYRIZA ha dado un primer mensaje tras ganar las elecciones. Ya envío uno antes de ellas. hay plena coincidencia. Cuando en 2012 estuvo a punto de ganar, Tsipras se dió un notorio garbeo por las capitales europeas, y no precisamente para saludar a los compañeros del PIE y pedirles interventores para los colegios o voluntarios internacionalistas, no. Fue a mostrar sus credenciales en los salones del poder; estuvo en París y Berlín con ese propósito: realizar entrevistas, o mejor, ser entrevistado. El paseo culminó en Washington, donde la Secretaria de Estado norteamericana reclamó su presencia. Era el chico nuevo en la ciudad, es lógico, querían saber quien era o, mejor dicho, si seguía siendo el mismo, pues saber quien era lo sabían de antes. Ese fue el primero de los mensajes.

El segundo se ha producido tras la victoria electoral del 25 de enero 2015. Cuando algunos todavía dormían de la fiesta de la noche electoral, embriagados por el vino de Niké, la noticia la daba el portavoz del partido ANEL («Griegos Independientes»): se había cerrado un acuerdo de apoyo parlamentario y SYRIZA contaba con mayoría suficiente para gobernar. En la misma mañana del 26, Tsipras acudió a poner unas flores en el monumento a la resistencia antifascista —algo imposible en España porque ni tenemos un monumento ni absolutamente ningún dirigente político, izquierda parlamentaria o aspirante está por la labor—, tuvo una entrevista protocolaria con Kammenos el secretario de ANEL de una hora aproximadamente para darle algo de justificación a la foto del apretón de manos que mostraba el pacto, y el presidente de la República le recibió en el Palacio para proceder al nombramiento de primer ministro. Todo en una mañana. Entre la hora de salir a trabajar y la hora de comer. Las tareas fueron algunas más, desde luego.

La misma noche anterior hubo un cruce de llamadas con el embajador norteamericano según han informado fuentes de la propia SYRIZA, lo que en Grecia tiene unas evocaciones muy especiales. Y no faltó una declaración de un alto responsable del partido explicando que existían contactos con el alto mando del Ejército y la Policía y que estaban convencidos de que el traspaso de poderes se realizaría con plenas garantías. ¿Para quién nos preguntamos?

La bolsa de Atenas caía en los días previos, pero merced el rápido nombramiento del primer ministro repuntó, ofreciendo un cierto beneficio a los que habían estado jugando a vender en días anteriores y quisieron ser los primeros especuladores en ejercer en la era SYRIZA.

¿Era imprescindible el acuerdo con ANEL? ¿Y en cuestión de horas? ¿Con tal rapidez? La respuesta es: depende.

A dos diputados de la mayoría absoluta, bastaría con la abstención de dos para aprobar lo que fuese preciso. No sería tan complicado.

 

Parlamentariamente no era necesaria tal rapidez. Se ganan las elecciones, se saluda al presidente de la República, éste llama a consultas a los portavoces de los partidos con representación, ellos le transmiten sus impresiones y finalmente el presidente nombra o propone como primer ministro al que entiende que tiene mas apoyos. Todo eso se puede resolver en un par de días si realmente hay prisas, pero por lo que hemos podido ver las había.

Políticamente había también otras opciones. Con ocasión de los trámites presidenciales para las consultas, SYRIZA podía haber realizado entrevistas con las direcciones de los otros partidos que hubuera considerado más convenientes. Una foto de los dirigentes de SYRIZA con los del KKE hubiera sido muy gratificante y habría trasladado mensajes muy diversos. Digo una entrevista, tan solo eso. No han querido.

Lo que sí han hecho es mostrar a todo el mundo que SYRIZA y ANEL llevaban tiempo valorando la posibilidad que cristalizó con el resultado del 25 de enero. Todo se hizo conforme a un guión. Podemos afirmar: el orden reina en Atenas.