El final de la batalla por Debaltsevo. Análisis militar y político / Coronel Cassad

Posted on 2015/02/19

3


85440_original


Comité E:ListerY finalmente la bolsa de Debaltsevo cayó. La milicia alzó su bandera en la ciudad liberada, los civiles salían de sus refugios y empezaban a ser evacuados, las últimas tropas ucranianas se rendían o merced a los acuerdos del alto el fuego se retiraban en derrota, dejando atrás todo su material. En este artículo, los analistas de Coronel Cassad ofrecen una valoración de la situación militar y política tras la batalla de la Bolsa de Debaltsevo con la que coincidimos básicamente.

El final de la batalla por Debaltsevo. Análisis militar y político / Coronel Cassad

La bolsa de Debalchevo el 25 de enero. Popesnaya no ha sido tomada del todo y seguían los combates. La pinza no se había cerrado el día 28 todavía.

La bolsa de Debalchevo el 25 de enero. Popesnaya no ha sido tomada del todo y seguían los combates. La pinza no se había cerrado el día 28 todavía.

Fuente. Coronel Cassad. Traduccion. Nahia Sanzo en slavyangrad.es

El aspecto militar

El 19 de febrero quedó perfectamente claro que el grupo de fuerzas ucranianas en Svetlodarsk, incluso a pesar de haber recibido refuerzos desde Artyomovsk y de haber conseguido mantener el control del cuello de botella en que se había convertido esa zona, no podría solucionar los problemas a los que se enfrentaba el comando ucraniano a la hora de desbloquear la carretera M-103 o tratar de capturar algunas localidades y Colinas estratégicas.

Pese a las pérdidas sufridas en este intento, la junta no logró establecer una línea de suministro de sus tropas cercadas, por lo que a pesar de los numerosos intentos de desbloquear el grupo cercado, comenzó el inevitable proceso de degradación de la organización de la defensa dentro de la propia bolsa de Debaltsevo. La falta de munición para el armamento pesado, la falta de combustible y la baja moral de las tropas han hecho posible que las tropas de las milicias logren finalmente barrer Chernukhino y capturar gran parte de Debaltsevo, donde ayer se izó la primera bandera de Novorrusia (el detalle de que no fuera una bandera de la RPD o de la RPL sino la de Novorrusia es un símbolo importante de lo que pronto puede ser una federación o confederación de Repúblicas Populares). El trabajo de limpiar los focos de resistencia y acabar con los grupos aislados de fuerzas ucranianas continúa.

b-huqv8cuaa-wil

La niebla cubre el frente de Debaltsevo en los primeros días de febrero.

 

La captura de la estación de ferrocarril Debaltsevo-Sortirovochnaya (en el este de la ciudad) ya había creado las condiciones para la captura de Debaltsevo, ya que aseguraba el acceso a la ciudad de grupos de asalto y de sabotaje hacia la zona urbana del sur y sureste. Al mismo tiempo, el descenso de la capacidad defensiva militar de la junta redujo drásticamente la capacidad de resistencia de este grupo, lo que llevó al abandono de sus posiciones hacia el sur-suroeste de la ciudad (por ejemplo hacia el bastión de Olhovatka) y a la retirada de otras unidades hacia el interior de Debaltsevo, donde estaban más cerca de una vía de salida.

El problema de la junta radica en su incapacidad para organizar una evacuación completa de sus tropas sitiadas. Incluso los intentos de fuga a través de carreteras secundarias acabaron con pérdidas significativas, así que a pesar de los comunicados triunfalistas de que gran parte de las fuerzas logró salir, una gran masa del grupo cercado (entre 2500 y 3000 soldados) sigue atrapado en la caldera.

La junta ya ha llegado a una serie de conclusiones organizativas: el comando de las fuerzas ATO, Popko, ha sido apartado de sus funciones y reemplazado con el anteriormente purgado Vorobyov, conocido por sus recientes intentos de postularse como repuesto para el jefe del Estado Mayor Muzhenko además de por sus errores en Ilovaysk. Mientras Poroshenko trata de tapar estos detalles, Vorobyov se ve obligado a lidiar con la herencia recibida de sus predecesores. La batalla de las últimas semanas ha dejado clara la baja calidad del trabajo realizado por el comando de las Fuerzas Armadas de Ucrania, por lo que es complicado que la situación empeore para ellos. Solo se verá si estos cambios en el comando militar han supuesto un cambio positivo tras la posible campaña de primavera. Puede incluso que Vorobyov no llegue a esa campaña, ya que sus numerosos enemigos entre las altas esferas políticas y militares siguen al acecho.

Los catastróficos errores del Estado Mayor y del comando militar local fueron la gota que colmó el vaso y provocó el colapso. El Estado Mayor no aportó la defensa requerida para Logvinovo, necesidad que debió ser fácilmente reconocible cuando la junta se vio sorprendida por el ataque y captura de Uglegorsk. La defensa de Logvinovo y de las colinas adyacentes podría haberse organizado usando fuerzas en estos momentos dentro de la bolsa de Debaltsevo o con refuerzos llegados desde Svetlodarsk o Artyomovsk a esta zona en peligro. Este fallo de cálculo resultó catastrófico para la junta, que al día siguiente de la pérdida de Logvinovo y de la interceptación de sus comunicaciones en Debaltsevo se vio obligada a destinar, en su intento por recapturar la localidad, a un número muy superior de sus fuerzas del que habría necesitado de haber organizado la defensa a su debido tiempo. Tras la pérdida de Uglegorsk y la entrada en Kalinovka, el siguiente paso era obvio incluso para cualquier aficionado, pero el comando de las fuerzas ucranianas se mantuvo criminalmente pasivo, o negligente, lo que llevó a la pérdida de un número significativo de personal y material.

En este punto, la cuestión militar de Debaltsevo ha quedado resuelta, así que únicamente queda ver cuánto tiempo se alarga la agonía y cuáles serán las pérdidas reales de la junta (caídos en la batalla, heridos y prisioneros de guerra), así como el cálculo de las pérdidas materiales. Ya no es posible para la junta evitar esas pérdidas, ya que la ofensiva de enero de las fuerzas de la milicia ha logrado sus objetivos, aunque haya sido a costa de un gran esfuerzo.

Se ha conseguido el objetivo: el grupo de la junta de Debaltsevo está siendo derrotado. Al margen de cuántos soldados de la junta puedan escapar del cerco, la milicia ha capturado el nudo de transportes más importante de la zona, lo que va a facilitar la logística, y ha derrotado a un gran grupo del enemigo, lo que supone un gran éxito operativo para la milicia.

El factor político

El intento por salvar todo lo posible comenzó en cuanto la junta comprendió que no había una vía militar para resolver la situación de Debaltsevo. Quienes lograron salir del cerco fueron inmediatamente convertidos en héroes, pese a que hasta hacía pocas horas habían sido parte de otro mito, que como el de los ciborgs del aeropuerto, se colapsó por su propio peso. El “Stalingrado ucraniano” acabó por convertirse en otra caldera, que una vez más supuso otro golpe para el comando militar y liderazgo político de la junta. El comando militar no ha conseguido equiparar su retórica militar con éxitos militares.

La derrota en la batalla del aeropuerto y en la batalla de Debaltsevo ha eliminado de un plumazo todos los éxitos de la junta en la defensa de la zona de Peski-Avdeevka y en el área de Bakhmutka, donde la ofensiva de la milicia ha fracasado. Es natural que la junta busque ahora una llamada a la paz y firme una tregua temporal patrocinada por Rusia y la Unión Europea. La junta necesita ahora un descanso temporal para poder dejar atrás la triste historia de Debaltsevo y estabilizar el frente en la zona de Svetlodarsk, tras lo que es previsible que se cumplan los acuerdos de Minsk y la acción militar se tome una pausa hasta, al menos, abril.

La junta pudo haber negociado la retirada de sus fuerzas de Debaltsevo durante las conversaciones de Minsk, presentando así la retirada como un sacrificio por el compromiso político, afirmando que Europa así lo exigía, y evitando la derrota militar. Kiev, empujado por Washington y por sus seguidores hacia la escalada de una guerra híbrida en Ucrania, se mostró terca en su postura sobre la cuestión de Debaltsevo, que quedó sin resolver en Minsk. Esto permitió a la milicia llevar la situación a su final más lógico, condenando a la junta a una derrota militar considerable.

Ahora el presidente Poroshenko está dispuesto a discutir la posibilidad de desplegar una fuerza de paz a lo largo de la zona de seguridad (lo que incluye el despliegue de fuerzas de paz a lo largo de la frontera entre Rusia y las Repúblicas Populares, algo inaceptable para la Federación Rusa), que debería asegurar de forma más efectiva la separación de las partes. El problema es que dada la falta de compromiso político a largo plazo, la fuerza de paz podría simplemente reforzar la existente línea del frente como la futura frontera. Esto no beneficia los intereses de Kiev o Estados Unidos, pero beneficia aún menos los intereses de la RPD y la RPL, pero la lógica europea de congelar el conflicto (que tiene cierto apoyo en Rusia, cuyo principal interés es reducir la intensidad del conflicto) hace posible esta forma radical de congelar el conflicto. Desde el punto de vista de la integridad territorial de Ucrania, la presencia de cascos azules implicaría el reconocimiento implícito de Kiev de su incapacidad de resolver el conflicto por sí mismo.

Sin la cuestión de Debaltsevo sobre la mesa, Poroshenko tratará de usar la tregua para rearmar a su ejército, así que pese a su insistencia pública en el proceso de paz, continuará presionando para que Estados Unidos y sus satélites envíen armas a Ucrania. El nuevo líder del Pentágono, al contrario que su predecesor, ha defendido abiertamente el suministro de ayuda militar a la junta y está directamente relacionado con los halcones republicanos, incluyendo al senador McCain.

Estados Unidos continúa convencido de que el alto el fuego no se mantendrá durante mucho tiempo y de que no habrá un compromiso político, por lo que continúa trabajando por extender su guerra híbrida contra Rusia. La principal labor de la junta es legalizar la ayuda militar extranjera e incluir en ella armamento moderno, incluyendo el armamento estadounidense. Mientras tanto, la junta tratará de evitar el colapso de su economía (el colapso social es prácticamente inevitable, ya que se evitará el colapso de la economía aplicando las salvajes exigencias del FMI), ya que el empeoramiento de la situación económica aumentará la tensión social. Las carteras vacías aclararán las ideas de los ucranianos con más facilidad que la llegada de féretros de Donbass.

La junta tratará de llegar al final de la tregua con un ejército reforzado. Otro problema será compensar las actuales pérdidas de material, algo que será especialmente complicado ya que la pérdida de material relativamente moderno será sustituida por vehículos antiguos restaurados y por otros deshechos de Europa del Este. Ucrania requerirá adquirir armas y material, reactivar la industria militar y los servicios de apoyo de la retaguardia para conseguir obtener la capacidad de conducir, a largo plazo, una guerra híbrida.

La junta tiene pocas posibilidades de obtener una victoria militar completa. Quienes no lo creyeron tras Ilovaysk habrán quedado convencidos durante estas operaciones de invierno, cuando todos los esfuerzos de ofensiva y contraofensiva han quedado en nada incluso a pesar de su superioridad numérica. A corto plazo, la junta se centrará en su densa estratégica, esperando que la presión militar, política y económica de Estados Unidos y sus satélites forzará al Kremlin a ceder en sus posiciones respecto a Ucrania. Dentro de esta lógica, Kiev violará inevitablemente el alto el fuego y la acción militar reanudará la guerra, un paso que tanto beneficia a Estados Unidos.