Diez cuestiones básicas en la lucha por la República en España a día de hoy / Al Servicio de la República ASR

Posted on 2015/04/22

0



[AL SERVICIO DE LA REPÚBLICA. 22 de abril de 2015] La lucha por la República en España es algo absolutamente ligado a diez cuestiones básicas, sin las cuales se convertiría en un viaje a ninguna parte.

En AL SERVICIO DE LA REPUBLICA ASR, consideramos:
1º La denuncia de la impunidad franquista y de la pervivencia de la legalidad del régimen franquista a día de hoy, es algo que debe tenerse en cuenta en cada momento e inspirar la línea de acción política. La memoria democrática y antifascista es algo que debe marchar al unísono con la acción política.
2º La imprescindible necesidad de pasar la República a primera fila de la política y situarla como uno de los ejes objetivo de cualquier estrategia de unidad, alianzas o convergencia electoral.
3º La irrenunciable defensa de la legalidad republicana robada por el golpe y la dictadura y sepultada en la Transición bajo una losa de complicidades y silencio.
4º La necesidad de unir todas las luchas sectoriales y demandas sociales dándoles un sentido y unos objetivos políticos ligados a la necesidad de superar el régimen del 78 y la recuperación de la República.
5º El reconocimiento de que República y Laicismo son dos palabras tabú en el actual régimen y cuyo ocultamiento en el debate político y electoral no es más que cinismo o complicidad.
6º La lucha por la República implica luchar por construir un estado, y eso exige actuar con sentido de estado. Considerar al republicanismo como un movimiento social más al que se debe ofrecer apoyo o atención desde los partidos políticos u otras fuerzas pero sin dejar que la lucha republicana condicione las estrategias de partidos y fuerzas políticas, es sencillamente renunciar a la victoria, alejarse de la República y traicionarla.
7º La República vendrá si se logra actuar con decisión sobre los puntos débiles del régimen monárquico, como es su origen franquista, sus crímenes y su ilegitimidad original. Pretender que será fruto de un referéndum ilegal o imposible como el que algunos pretenden es, como mínimo, desconocer la naturaleza del juego al que asistimos.
8º La palabrería vacía sobre proceso constituyente, referéndum, consulta, derecho a decidir y otros significantes bastardos, tienen por objetivo desviar la atención de la palabra República, igual que en 1977 se empleó la palabra «democracia» para que se olvidase la cuestión republicana.
9º Es imprescindible reconstruir el espacio republicano sobre un referente político claro e inequívoco, impermeable al oportunismo y ajeno a la confusión en la que se debate el conjunto de la izquierda española tras la entrada en escena del ciudadanismo al que se han rendido de una forma u otra la fuerzas más representativas.
10º Cuando los republicanos hablamos de unidad nos referimos a la unidad de los nuestros, esto es, de aquellos que quieren luchar por conseguir la República aquí y ahora, denuncian la impunidad franquista y no han renunciado a recuperar la legitimidad republicana.