15M lo que el viento se llevó / Gabriel Alcolea

Posted on 2015/05/16

5



Gabriel Alcolea, Mayo de 2015

Hoy, hace cuatro años que, como algunos cientos de ilicitanos más, y miles y miles en toda España, decidí sentar mis posaderas en la Plaza de mi ciudad, ilusionado y deslumbrado por una utopía, llamada DEMOCRACIA, que muchos ingenuos llevamos dentro desde nuestra juventud y queremos que un día de estos la ansiada señora pise el suelo ibérico y decida quedarse entre nosotros, que buena falta hace.

Poco tiempo me bastó para ir viendo que “aquello” no era lo que “nos” prometíamos. “Aquello”, ese aire aparentemente tan limpio y puro, se olía y se respiraba peor a cada día que iba pasando. “Aquello”, al poco tiempo, se veía teledirigido, aunque no sabíamos por quién y para qué.

No haré muy extensas estas letras; no vale la pena. “Aquello” en realidad no ha valido la pena para nada. Todo ha sido una brutal y sádica engañifa para bobos, gente de buena intención y, sobre todo, para los desesperados. Una maldita y cruenta falacia. Una maliciosa y perversa trama orquestada por cuatro empresarios adinerados, tres profesores universitarios, dos militares y algún sucio listo al que el primer escopetazo le estalló en la misma frente.

Curiosamente, aquellos mismos de: no nos representan; fuera los partidos políticos, democracia real ya, las banderas son como bragas, etc.etc.; aquellos mismos que nos apedreaban -o poco menos- cuando nos veían con nuestras banderas republicanas; esos mismos están ahora en los primeros pupitres de Podemos. Son abanderados y “secretarios generales” (qué cosas, coño, qué cosas) de los chicos complutenses. Son, ahora, los primeros en lucir su estandarte morado en sus circulos.

Han pasado cuatro años y el objetivo planeado ha cuajado. La izquierda, la verdadera izquierda, la roja y republicana, está desecha. Todos los frentes de acción y unidad popular que se daban por aquellos días se han ido a hacer puñetas…¡¡ o eso es lo que estos espurios jinetes de la apocalipsis mediática se han creído!!

Pero se equivocan. El viento terminará por barrerles a ellos o enviarles a los pies del Borbón. Toda esta gentuza pasará como han pasado tantos otros. El viento no podrá con los que van de frente a defender al trabajador, a la gente humilde, a los necesitados, a los que cuando proyecten una acción, expongan un programa, no sepan lo que es recular y recular. El viento no podrá con quiénes no han olvidado ni han dado nunca un paso atrás. Ciento de miles de cadáveres nos lo demandan día a día desde la cunetas franquistas y posfranquistas.

Posted in: 15M