Sobre Raíces económicas del detrioro ecológico y social, de J.M. Naredo.

Posted on 2015/05/19

0



10389973_10206959605213686_7077318279480201329_nJose Manuel Naredo (1942) es econmista y estadístico. Un clásico de Cuadernos para el Diálogo, un funcionario público impresionante, profesor honorario de Urbanismo, Premio Nacional de Economía y Medio ambiente, uno de los mejores “geógrafos” que ha dado este suelo y por ello, en 2008 se le otorgó también el Premio Geocrítica http://www.ub.edu/geocrit/pig-08.htm

Naredo lleva un tiempo explicando cuándo, en el S XVIII se desacoplaron las visiones de la naturaleza de la economía. Los fisiócratas, economistas apegados a lo limitado del recurso fueron los últimos. Después, se supuso que el crecimiento ilimitado de la riqueza se produciría desacoplado de la limitada realidad física.
El Club de Roma, el Informe Medows de los setenta y visiones ecologistas varias han tratado de advertir y tomar en serio este problema, sin grandes resultados.

Desde una perspectiva europea concienciada pero mercantilista, como es la del Reino Unido, se pensó que todo se puede contabilizar y capitalizar. Y se puede mercadear con todo. Así, se comenzó a valorar la emisión de CO2 y se creó un mercado de semejante construcción mental, tan irreal como el dinero mismo. Siguiendo esa línea de pensamiento, hoy el Fondo Monetario Internacional publicita un nuevo informe, concienzudo y metódico, analizando los “costes” de la energía fósil. Incorpora en esa valoración los gastos derivados de los cambios ambientales inducidos por alteraciones climáticas, y parcialmente incluye cuestiones de salud pública y epidemoiología, como apuntaba Miquel Porta i Serra que se podría hacer con tantos compuestos que perjudican la salud pública, poniendo el ejemplo bien valorado del dinero ahorrado desde que no se usa Pb en las gasolinas y los niños afectados en su crecimeinto han dejado de matar o delinquir al final de su adolescencia.

El informe del Fondo Monetario Internacional viene a explicarnos que incorporando en la contabilidad el daño producido al medio ambiente de las actividades relacionadas con los combustibles fósiles, resulta que las compañías que se dedican a su explotación están fuertemente subvencionadas (no interiorizan ni asumen los costes). Concretamente, reciben 5,3 Billones de Euros (10 exp12) al año, es decir, más de lo que todos los países del mundo gastan en Salud Publica.

Claro, que esta línea de pensamiento económico también afecta a todo el Medio Ambiente. Y así hay hordas, legiones de académicos, de facultades que se dedican a cuantificar los servicios ambientales de cualquier cosa, desde un tiesto de geranios hasta un bosque amazónico. Tengo varios amigos que trabajan en cosas de estas, como el CIRAD francés. Toda esa visión es errada. El capital no pude servir para valorar y regular. Ese es el problema de base. Y la razón última, la explica Naredo en las mismas estructuras básicas del funcionamiento económico mundial.

De todas formas, en lugar de intentar desmontar las palancas del capital que mueven el mundo, cosa imposible en estos momentos, se puede uno entretener, mientras el barco se hunde, en tocar con el cuarteto de cuerda en la cubierta. Así, podemos apuntar a los mecanismos históricos de concentración de poder y de configuración del tejido empresarial energético en España (partitura que si puede tocar la Historia Contemporánea), para explicar la situación a la que hemos llegado, que incluso con lógica del FMI, resulta ser altamente ineficiente en el lenguaje económico. Sabrán que está penalizado producir energía solar, y también que las baterías Tesla y otros artilugios que favorezcan la autogestión energética se persiguen con la regulación actual.

En 2012 y en 2013 se publicaron dos articulillos de grandes pesos pesados en la regulación energética en España sobre el caos que reina aquí. Solo dejo dos de los nombres y sus abreviados CV junto a los artículos:

1) Alberto Carbajo junto con 2 compañeros más publicó el 15 de septiembre de 2013. Es un Ingeniero de Minas, economista, Director General de Minas, Consejero de la Comisión del Sistema Eléctrico Nacional, Consultor Unión Europea, del Banco Mundial, Unión Fenosa, Director General de Operación de Red Eléctrica de España.

2) Un año antes, publicaba Ignacio J. Pérez Arriaga (Madrid, 1948) Ingeniero Industrial con los Jesuítas (ICAI) y Doctor por la UPM…, y Doctor por el MIT, precursor del Foro de Regulación Eléctrica de la Comisión Europea, miembro del Tribunal de Apelación de la Agency for the Cooperation of Energy Regulators, editor del 5º Informe del IPCC (Cambio Climático) y dirige el Curso de Formación de Reguladores de la “Florence School of Regulation” “Instituto Universitario Europeo”

Posted in: Novedades