Sofocar la llama del Donbás: Han asesinado al comandante Mozgovoi / Comité Enrique Lister

Posted on 2015/05/23

2


bannermozgovoi


Comité E:ListerHan asesinado a un comandante revolucionario. Buscan sofocar la llama. No sabemos quien ha pagado a los criminales, pero hoy es un día de fiesta en Kiev y en los estados mayores de la OTAN y las cancillerías occidentales nadie va a criticar este asesinato. Oligarca no come oligarca. No se trata ya de que no lo critiquen, es que la noticia del asesinato no ha sido publicaba siquiera; precisamente ahora, cuando la histeria antirrusa es continua en la prensa, hay un significativo silencio sobre este hecho. Esto se llama «solidaridad de clase« entre occidente y Rusia, de clase capitalista, evidentemente. Es uno de esos momentos en los que las sonrisas de satisfacción que Poroshenko prodiga por las capitales europeas, van a tener un reflejo simétrico en según que sitios al este del Dnieper. Han matado a alguien muy incómodo. Quienes hayan favorecido este asesinato en Novorossia, están cavando su propia tumba. Este asesinato lo que demuestra es que los únicos que se están tomando las cosas en serio son los capitalistas/oligarcas (usen el sustantivo que deseen) y que en el campo de los que un día escogieron resistir, no han sabido estar a la altura del desafío.

Un ataque al paso de vehículo se ha llevó la vida del T.Coronel Alexei Mozgovoi y de seis de sus colaboradores. Ha caído el que ha sido tal vez el último comandante revolucionario, uno de esos hombres que llevaba en su corazón un mundo nuevo, en la acertada imagen que dijese en su día Durruti. Las noticias se confirmaron rápidamente desde las  18.00 del día 24 de mayo. Durante unas horas se especuló con que pudiera haber sobrevivido, pero pronto se comprobó la triste realidad: tras ser volada la carretera y alcanzado su vehículo por la explosión, A. Mozgovoi y sus compañeros habían sido ametrallados y esta vez no hubo escape.

Hace sólo unos días Mozgovoi recibió a varios compañeros españoles e italianos que acudieron a las celebraciones del día de la Victoria en 1945. Su nombre se había hecho razonablemente famoso pese al bloqueo informativo y las versiones absurdamente simplificadas del conflicto en el Donbás. Mozgovoi se había convertido en un referente moral y político para todos los que han sentido,  no importa en qué país, que la llama del Donbás formaba parte de la larga historia de lucha por la emancipación humana. Es de justicia expresar nuestro pesar por Alexei, por Ana Aseieva, su portavoz, por su jefe de seguridad y los otros camaradas caídos a su lado.

Mozgovoi ha sido un ejemplo, lo fue en vida y lo va a seguir siendo después de muerto. Ha sido una persona íntegra, capaz de asumir su responsabilidad en una hora imposible y ponerse al frente el primero. Le han matado precisamente por eso. La Brigada que creó y que ha combatido valerosamente, se había convertido en el punto de encuentro de todos los militantes revolucionarios en el Donbás. Nacionalistas rusos, cosacos ortodoxos, voluntarios internacionalistas, comunistas de toda Rusia, antifascistas de Ucrania y muchos otros países, encontraron un lugar para luchar en las filas de la Brigada Prizrack —la Brigada Fantasma—.

Mozgovoi siempre tuvo muy claro el carácter popular y antioligárquico de la lucha en el Donbás. Al matarle han querido sofocar la llama de la última revolución. Porque de una revolución estamos hablando, con otros nombres, con otros iconos, pero con un mismo grito de libertad contra la tiranía del dinero, del crimen, de las oligarquías. Han querido matar a quien supo tomar las armas y supo además organizar a los dispuestos a resistir, pero sobre todo a quien supo plantear el sentido de tanta lucha y sacrificio y se atrevió a alzar la voz y poner a las direcciones políticas republicanas ante sus responsabilidades. El miedo a Mozgovoi estaba en las filas ukro-nazis, pero también en las filas de los que desde 1989 han traicionado una y mil veces al pueblo ruso y a la causa de los trabajadores en todo el mundo.

Mozgovoi era una persona con hondas convicciones democráticas y valores solidarios, sentía lo que decía y fue coherente con ello hasta donde supo; lo sucedido demuestra que nunca comprendió el significado exacto de lo que representó aquel Octubre de 1917, cuando sí hubo quienes realmente valoraron correctamente la situación y actuaron en consecuencia. Alexei Mozgovoi era creyente y algunos dirían que hasta conservador, pero no olvidamos cuando en cierta ocasión, presentando ante las cámaras a unos voluntarios comunistas internacionalistas, dijo con claridad que en la causa antifascista no se mira si se es budista, ortodoxo o ateo. Mozgovoi, el hombre de acción de mirada de acero, era una persona tolerante que odiaba lo que el fascismo significaba. No era hombre de partido, pero en las filas de su unidad tenían cabida todos los que estuvieran dispuestos a sacrificarse por la vida de los demás. Su lucha iba más allá del Dnieper, quería liberar Ucrania entera del yugo oligárquico, y por ello tenía enemigos a ambos lados de las trincheras. Ya lo habían intentado antes, como antes cayeron también otros comandantes. la lucha en el Donbás es un episodio especialmente cruel de la lucha de clases. Y en ella están asesinando a los revolucionarios. Con Mozgovoi ha caído tal vez la última esperanza de que la lucha en el Donbás liberara un pedazo de tierra eslava del yugo oligárquico.

El presente es sombrío en Novorossia. Han descabezado la Brigada Fantasma, la última gran unidad que sabía muy bien porqué la lucha debía mantenerse. Mozgovoi olvidó o, mejor dicho, no lo quiso asumir, que el poder popular no sólo debe defenderse con las armas en la mano en el frente, sino que se debe consolidar en la retaguardia al precio que sea necesario. Mozgovoi no lo había comprendido. A los comandantes del Donbás les ha faltado la lucidez y la firme voluntad bolchevique, esa posición moral que liga compromiso y acción en horas decisivas. No le han matado porque estuviera haciendo planes para tomar el poder político en Lugansk, sino porque era una de las pocas personas desde hace muchas décadas que estaba en posición de poder planteárselo.

En realidad ni uno sólo de los comandantes en el Donbás quiso disputar el poder en las nuevas repúblicas, unos no eran más que instrumentos de ese poder o de poderes vecinos, otros han sido líderes.populares forjados en la batalla pero que acabaron sucumbiendo a las corruptelas o al dinero fácil, otros se entregaron en cuerpo y alma a la lucha desde la convicción de que bastaba una batalla perdida para que todo acabase, y otros, unos pocos, demostraron que además de su honradez, su valor y su coherencia, estaban también aprendiendo rápidas lecciones sobre lo que significa la lucha de clases y la cuestión nacional; a estos son a los que están matando.

Mozgovoi quiso siempre mantenerse en el plano militar, no cuestionó al poder republicano, porque exigirles coherencia no era cuestionarles. Pues bien, ya sabemos en qué se equivocaron. Faltó la lucidez y la determinación bolchevique. No basta con ser honrado, valiente y firme, hay que tener determinación y lucidez política. Tras sobrevivir a un primer intento de asesinato —que tal vez fuese un aviso—, dijo públicamente que «perdonaba» a los que habían intentado matarle y que no pensaba cambiar su proceder. Mozgovoi se equivocó. Hay ciertos juegos donde la única forma de ganar es seguir hasta el final, pero no quiso hacerlo.

La situación resultante es muy compleja. La Brigada Mozgovoi era vista con muchas reticencias por el poder en Luganks y en Donetsk, por no decir ya en las Torres del Kremlin. Se estaba convirtiendo en un símbolo. Les venían dificultando el suministro de municiones y armas, les arrojaron a la batalla en la bolsa de Debaltsevo en condiciones dudosas y tuvieron muchas bajas.  Todos sus intentos de lograr mejor coordinación militar con las brigadas de Donetsk habían sido boicoteadas. La misma escoria que fue incapaz de alertar sobre el golpe en Kiev, los mismos que han perdido Ucrania y la dejaron en manos de oligarcas, son los mismos que han visto en Mozgovoi un peligro para el status quo post-soviético. No pueden liberar Ucrania, pero sí han podido matar a un hombre honrado como Mozgovoi. ¿cuál ha sido el delito del comandante de la Brigada Prizrack? Soñar un mundo más justo y solidario para todos, y en el que los eslavos, orgullosos de su pasado antifascista, se liberaran para siempre de los oligarcas y la corrupción. Y claro, eso tiene enemigos a ambos lados del Dnieper.

0-o-0

Manifiesto hecho público por el comandante A.Mozgovoi el día 2 de febrero de 2015 mientras su Brigada combate por cerrar la bolsa de Debaltsevo.

Saludos. Soy Alexei Mozgovoi, comandante de la Brigada Prizrak. En primer lugar, quiero refutar algunos rumores que circulan por la prensa ucraniana, que dicen que nuestro equipo se prepara para abandonar sus posiciones. No tienen ningún sentido, igual que las bajas que dicen que tenemos. Nuestros soldados mantienen sus posiciones y están avanzando. Así que hoy he buscado unos minutos para dirigirme a vosotros, la gente común que está sufriendo a causa de todo lo que está pasando, a casa de que nos adentramos cada vez más en un callejón sin salida. Digamos que el lazo se está apretando y es hora de cortarlo.

Hoy, cuando se ha roto con la formalidad y, seamos francos, la falsedad de todos los acuerdos de alto el fuego es obvio para todos, no podemos seguir con la guerra de guerrillas, no podemos seguir sordos ante los ruegos del pueblo desde los territorios bajo el fuego de los fascistas liderados por Yatsenyuk, Poroshenko, Turchinov o Kolomoisky.

El pueblo, que ruega la liberación de un gobierno criminal, con sus impuestos de extorsión, sus leyes inhumanas y que destruye al pueblo ucraniano, que destruye al pueblo.

Estamos dispuestos a apoyar a nuestro pueblo hermano a derrocar a este mal cuya verdadera cara es obvia ya para todos, un mal contra el que toda Ucrania se debe unir. Estamos dispuestos a liberar no solo Kiev, sino todo el resto de Ucrania de esta maldad, liberar para construir una nueva sociedad, una sociedad en la que el pueblo tenga derecho a la autodeterminación. Nuestro objetivo es apartar a los oligarcas de las grandes empresas, porque están gobernando el país en beneficio de sus propios intereses, olvidando que todo pertenece al pueblo.

También queremos construir un sistema justo en el que todos los sectores de la población estén en igualdad de condiciones y tengan las mismas posibilidades. Los seres humanos primero. Llamamos a todos los pueblos que conocen de sus padres y abuelos qué es el fascismo a unirse a nuestra lucha. Llamamos a todos los eslavos a levantarse junto a nosotros en esta lucha por nuestra fe, nuestras tradiciones, por nuestra historia y nuestro espíritu invencible.

Llamamos a todos los ucranianos que han visto el fascismo en algunos elementos del nuevo Gobierno a luchar por su futuro, por un futuro en que seamos una sociedad civil, social, un futuro en el que probaremos que esos elementos del Estado que son fundamentales para el pueblo han sido intencionalmente distorsionados en favor de los intereses de la oligarquía.

Nuestro principal objetivo es que exista una educación gratuita para todos los sectores de la población, no solo para unos pocos elegidos, y desarrollar una sanidad gratuita de calidad para todos. Insisto, para todos, para cada ser humano, no para esos pocos elegidos, no para la élite. Aseguraremos una vida digna, socialmente protegida, para nuestros mayores. Y sabemos qué hay que hacer en primer lugar. Cada persona es importante para nosotros y, por eso, uno de nuestros primeros pasos será hacer regresar a los ucranianos a su patria histórica; el regreso a casa de aquellos que se han visto obligados a convertirse en refugiados.

Para nosotros el principio de que los recursos naturales pertenecen al pueblo es obligatorio, así que ese engaño criminal con el que las compañías de energía privadas propiedad de oligarcas imponen tarifas exorbitantes será liquidado para que las tarifas sean reales y estables. Creedme, es posible, es real. Solo hace falta la voluntad de hacerlo, vuestra voluntad. Y eso es lo que va a ocurrir.

Sentimos y comprendemos cada tragedia personal de quienes han sufrido por la guerra, por eso queremos construir un centro de rehabilitación para los niños que han sido víctimas de la violencia en la base de Mazhigirye (palacete del expresidente Yanukovich-Ed). Y cada palacio o palacete construido con el dinero robado al presupuesto del Estado será devuelto al Estado como campamentos de pioneros, similares a los que había en el pasado. Pueden llamarse de forma diferente, centros de vacaciones para niños, para discapacitados, pensionistas y demás, pero tienen que pertenecer al pueblo, ya que fueron construidos a costa del presupuesto del Estado, que es el dinero del pueblo.

Es hora de recordar que somos el pueblo y el pueblo es el único poder. Esos individuos, sentados en sus oficinas, que aseguran que tienen el poder, solo ejecutan funciones, funciones que les hemos encargado por medio de elecciones, reelecciones. Son meros funcionarios. Solo el pueblo es el verdadero poder. Podemos construir un Estado Nuevo, y una sociedad nueva, social, civil, en la que los seres humanos estén por encima de todo. Sabemos qué es lo primero que hay que hacer y ya lo estamos haciendo.