La gran derrota del Partido Popular / Ignacio Escolar

Posted on 2015/05/25

0



1. Se acabó el monopartidismo. Nunca hubo un partido en España con tantísimo poder como el que en estos últimos cuatro años ha tenido el PP. Y nunca el hundimiento ha sido tan rápido, tan contundente y tan merecido para una derecha que al fin paga por la corrupción, por su soberbia y por su nefasta gestión.

2. El PP ha ganado por poco en número de votos las elecciones municipales, pero casi aquí se acaban las buenas noticias para el presidente del plasma, Mariano Rajoy. La lista de derrotados es larga y está llena de notables del PP: Esperanza Aguirre, María Dolores de Cospedal, Alberto Fabra, José Antonio Monago, José Ramón Bauzá… Va a perder (o puede perder) Madrid, Valencia, Santiago de Compostela, Ferrol, Vigo, Alicante, Castellón, A Coruña, Oviedo, Valladolid, Córdoba, Cádiz, Sevilla, Huelva, Extremadura, Navarra, Castilla-La Mancha, Aragón, Cantabria, Comunidad Valenciana, Baleares… Pierde las mayorías absolutas en La Rioja, en Murcia, en Castilla y León y en prácticamente todas las capitales de provincia que aún consigue salvar.
3. Ada Colau y Manuela Carmena han demostrado que sí se puede, pero que solos no Podemos –como hoy analiza Isaac Rosa en un interesantísimo artículo–. “En Barcelona en Comú somos más de El señor de los anillos que de Juego de tronos, por juntar a gente diferente”, decía Colau, y tenía razón. El resultado en Madrid y Barcelona es un éxito para Podemos pero no solo: también para todas las demás fuerzas de la izquierda que las dos alcaldesas han sido capaces de coser a su alrededor. La ilusión que ambas candidatas han conseguido generar ha ido de menos a más. La oportunidad que supone que dos mujeres como ellas, con su trayectoria, gobiernen las dos principales ciudades del país es histórica y emocionante. Un gran poder, una gran responsabilidad.

4. Pierde Esperanza Aguirre y por partida doble. Pierde el Ayuntamiento de Madrid, que –salvo que haya algún concejal a buen precio– gobernará Manuela Carmena con el apoyo del PSOE. Y pierde la presidencia del PP, que tendrá muy difícil mantener frente a su rival interno Cristina Cifuentes, que mantendrá –si Ciudadanos se presta– la Comunidad de Madrid. La derrota es suya y solo suya: con los votos que ha tenido Cifuentes en Madrid ciudad (5.211 votos más que Aguirre), el PP hoy habría estado muy cerca de salvar la capital. Su campaña, un despropósito de principio a fin, le ha dado el peor resultado del PP en Madrid en tres décadas, desde los años de Alianza Popular. La condesa ya ha anunciado su voluntad de mantenerse como líder de la oposición. Como en las películas de miedo, algún otro susto final intentará dar.

5. Cospedal ha fracasado, a pesar de su pucherazo electoral; un atropello democrático que irónicamente se ha vuelto en su contra. Ciudadanos se ha quedado fuera del Parlamento autonómico, con casi el 8,9% de los votos. Sin ellos, PSOE y Podemos sumarán mayoría para gobernar. Cospedal se hizo en Castilla-La Mancha un traje a medida y, ¡justicia poética!, el traje les ha salido mal.

6. El PSOE recuperará mucho poder institucional. Le ha ido bien para las negrísimas expectativas de hace unos meses, pero tampoco están para brindar. Pierde 700.000 votos, se hunde en las grandes ciudades y Podemos –que llega mucho más lejos que donde IU estuvo jamás– se consolida como un rival capaz de competir por su espacio natural. Con todo, sale bastante mejor parado que el PP, se mantiene como segunda o primera fuerza en la mayoría de las autonomías, siempre por delante de Podemos, algo que no estaba tan claro en la Comunidad Valenciana o en la de Madrid. Es un resultado lo bastante bueno como para que Pedro Sánchez pueda llegar vivo a las elecciones generales; Susana Díaz no lo tendrá nada fácil para cruzar Despeñaperros.

7. El resultado obliga a PSOE y Podemos a entenderse en un montón de plazas. No puede ser un simple intercambio de sillones; tendrán que negociar un proyecto y no un reparto de poder, pero se tienen que entender. Sería incomprensible para gran parte de sus votantes que no lo hicieran: para los de los dos. Ni el PSOE puede permitir que la condesa Esperanza Aguirre sea alcaldesa de Madrid, ni Podemos que, en Castilla-La Mancha, siga gobernando María Dolores De Cospedal. Se necesitan. Y salvo que el poder económico presione mucho al PSOE –e intente forzar un pacto de Estado con el PP que les hundiría–, se encontrarán.

8. Ciudadanos, la gran esperanza blanca de la derecha gatopardiana, no ha logrado despuntar. No ha recogido, ni mucho menos, todo el voto que ha perdido el PP. Servirá para que el PP mantenga la Comunidad de Madrid, Castilla-León o Murcia y unas cuantas capitales de provincias medianas, pero no alcanzará en todo lo demás. Además, los de Albert Rivera tienen un problema no esperado: salvo en Andalucía –donde con sus votos no alcanza–, solo servirán de muleta del PP, y no del PSOE, lo cual es una situación difícil de gestionar. No van a tener una coartada fácil para mantener su discurso de “ni de izquierdas ni de derechas”.

9. Los candidatos, y no solo las siglas, vuelven a importar y Madrid es el ejemplo más claro: Ángel Gabilondo, en la capital, sí consigue superar por ocho puntos a Podemos en el mismo sitio donde Antonio Miguel Carmona ha sido arrollado por Manuela Carmena. Al menos un tercio de los votantes de Manuela Carmena también votaron a Gabilondo. Que el voto PSOE-Ahora Madrid se haya cruzado es otro dato más que obliga al PSOE a pactar para que Carmena sea alcaldesa: es su propio electorado quien lo pide.

10. Podemos consigue un resultado excepcional: se consolida como tercera fuerza, serán la llave en multitud de autonomías, se sitúan en una excelente posición de cara a las generales y su apoyo ha sido fundamental para el triunfo de Carmena y Colau. Pero pagan dos cosas: la gran campaña mediática en su contra, que ha hecho mella, y algunos errores. Las dos alcaldesas han conseguido integrar sin polarizar en su contra.

11. IU resiste fuera de Madrid en las candidaturas de confluencia. Tienen un buen resultado en Asturias –donde Gaspar Llamazares consigue mantener cinco escaños, a pesar de la irrupción de Podemos–, pero pierden su representación en los parlamentos autonómicos de Extremadura, Comunidad Valenciana, Murcia y –más sangrante– Madrid. Ese 4,14% de los votos de IUCM que no bastaron para conseguir un solo escaño habrían permitido a la suma de PSOE y Podemos gobernar frente a Cristina Cifuentes.

12. España ha girado a la izquierda y Mariano Rajoy tiene dos opciones: enrocarse en la candidatura del PP y perder el Gobierno o renunciar a presentarse a la reelección. Dependerá de él, porque los poco democráticos estatutos del PP le dan un poder en el partido dictatorial y porque todos sus rivales internos han quedado igualmente tocados. Puede enrocarse en los datos macro, como ya hace en la economía: vender que ha sido la fuerza más votada –aunque con un resultado así en las generales tendría imposible gobernar–. Pero el presidente de los sobresueldos, del plasma, del “sé fuerte” a Bárcenas, de la caja B… tiene los días contados en La Moncloa. O se marcha o le echarán.

Posted in: Novedades