Manifiesto republicano: A un año de la coronación de Felipe VI. Necesidad de una Alianza Republicana / ASR

Posted on 2015/06/19

0



Sin títuloLa Alianza Republicana con la Unidad Popular

Al Servicio de la República

19 de junio de 2015

Para leer en las concentraciones republicanas

contacto: manifiestorepublicano@gmail.com

Ha pasado un año desde la coronación del Rey

El Rey es ahora treinta años más joven y los demás somos un año más viejos. Antes teníamos un Rey y ahora tenemos dos. Parece que las cosas no se han llevado bien precisamente.

Es muy procedente preguntarse qué se ha hecho en favor de la República en este tiempo.

Se nos ha explicado que debíamos exigir nuestro derecho a decidir

Que debíamos pedir un referéndum.

Sin embargo los mismos que nos han dicho que esto era lo que debíamos pedir, olvidaron la República a la hora de establecer negociaciones para buscar la unidad en las elecciones.

En otras palabras, la República y todo lo que significa ha estado ausente en la gran política, la que se discute en las Cortes, los parlamentos, los ayuntamientos, entre los diputados y los grandes dirigentes. No era el momento, nos han dicho.

Hemos asistido a un nuevo engaño como en 1977, cuando se usó la palabra democracia para que no se oyese la palabra república. No es a decidir aquello a lo que tenemos derecho. Es a la República. A la República robada, a la soberanía popular organizada en libertad y justicia, a vivir en un estado democrático y no anegado por la impunidad franquista.

¿Y han logrado la Unidad, podemos preguntar?

Se nos ha hecho renunciar a la República precisamente ahora, cuando el poder lucha por consolidarse y la monarquía se intenta recomponer, cuando han estado más débiles….

Y todo para qué, nos preguntamos, ¿se ha logrado la Unidad?

Todo lo contrario, nunca antes de ahora ha sido mayor la dispersión, nunca antes ha habido tantas dificultades para orientarse. Puede afirmarse que las previsiones y planes de los grandes partidos para lograr frentes comunes fracasó, y las candidaturas logradas lo fueron tras graves desgarros y tensiones. Sin embargo, desde abajo, desde la base, a los problemas en las direcciones se ha respondido con iniciativa, con generosidad y con entrega. Se ha logrado confluir en muchísimos lugares y se puede afirmar que se ha ampliado la base de la izquierda que lucha de forma muy notable.

Existe un clamor por la Unidad, porque no se ha logrado, porque se es consciente de que o se presenta un frente coordinado de toda la izquierda social a las próximas generales y se logra derrotar a los partidos del Régimen, o las agresiones sociales, económicas y políticas a la mayoría de la población van a continuar.

Es hora de plantarse y actuar con decisión. Hora de dejar atrás errores y discusiones pasadas.

Es hora de saber exactamente quienes están Al Servicio de la República

Es hora de alzar la voz y de decir que quienes han fracasado estrepitosamente en los días de abdicación del Rey y en los intentos de lograr uniones para las elecciones, no tienen fuerza moral ninguna para decir lo que se puede hacer y lo que no en la lucha por la República.

La Unidad Popular es el mejor instrumento de lucha republicana.

Desde abajo, barrio a barrio, pueblo a pueblo, concejal a concejal, asamblea a asamblea.

Se están haciendo propuestas de unidad desde las direcciones de algunos partidos.

Bien, ese es el camino.

Pero esta vez la República no va a ser marginada ni olvidada. Y es que la República es, sencillamente, el objetivo que simboliza nuestra voluntad de lograr la victoria.

Quienes estén honradamente por la ruptura democrática con este régimen, quienes deseen candidaturas de unidad de amplia base, donde estén representadas todas las voces, todas las luchas, todos los frentes, tenemos la obligación de confluir.

La República que queremos es la república sin impunidad del franquismo, la república que expresaba el artículo 1º de la Constitución Española de 1931, esa República de Trabajadores de toda clase organizados en régimen de libertad y justicia, ese es nuestro punto de encuentro.

Nosotros no pensamos que haya que renunciar a los principios y a los valores de la izquierda para vencer. Vencer mediante el cálculo y el abandono cínico de lo que es justo no es vencer, es transformarse en aquello que combatimos.

Queremos un estado que esté comprometido con los derechos humanos, con la dignidad y la decencia pública, con el trabajo y los derechos sociales. ¿Puede alguien creer sinceramente que lograremos sobrevivir a la crisis energética, ecológica y de cambio climático que se avecina sin un estado soberano y comprometido con la supervivencia de todos? Ese estado en España: tiene un nombre: la República.

Necesitamos unir en una Alianza Republicana a todos aquellos que en el seno de la Unidad Popular, en cada pueblo y lugar, no importa en donde estén o militen sientan honradamente que la República forma parte de la solución y se comprometan a luchar por ella.

Esta voz debe estar presente, debe ser oída y no va a renunciar a ello.

La Alianza Republicana es una coordinadora de los esfuerzos de todos, construida desde unos puntos claros y sencillos en torno a los cuales agruparse y aportar al esfuerzo de la Unidad Popular. No es una organización al uso, es una consigna, son unos objetivos, es una voz que debe alzarse en medio de la ambigüedad para trazar un camino y marcar un destino.

La Unidad Popular puede unirnos a todos en una misma voluntad con tres elementos básicos:

  • Un programa social de emergencia, con medidas de emergencia
  • Un programa político que transforme el estado y lo ponga al servicio de la mayoria
  • Un objetivo claro y sin ambigüedades, la República

Como instrumento, candidaturas unitarias, bajo ese nombre u otro, pero siempre de amplia base, con generosidad y con firmeza. Sabemos que no todos verán la urgencia o la necesidad de la República o de hablar claro. A todos les decimos, todas nuestras luchas, juntas podrán vencer, separadas, seran vencidas. Y juntas son el Programa de la República.

La República es, compañeros, la Fraternidad organizada.

Llamamos a todos los concejales y cargos públicos a coordinarse. En cada barrio, pueblo, ciudad, asamblea, ayuntamiento, declaraos Al Servicio de la República.

Uníos a la Alianza Republicana. Juntos todos en la unidad popular.

¡Viva la República!

contacto: manifiestorepublicano@gmail.com