Manual de instrucciones para entender la estructura interna de la CUP / Bernat Ferrer

Posted on 2015/12/27

0



antonio_banos_gabriela_serra_anna_gabriel_i_albert_botran_quatre_dels_deu_diputats_cupaires._316812

Antonio Baños, Gabriela Serra, Anna Gabriel i Albert Botran, quatre dels deu diputats cupaires. | ACN

Fuente; El Món Bernat Ferrer

“Tú no puedes hacerte militante de la CUP-nacional. Si alguien viene a la sede nacional y dice que viene a hacerse militante, le preguntamos donde vive y lo ponemos en contacto con el núcleo local. Y, por tanto, debe tener el aval y participar en el núcleo local. No puedes militar nacionalmente sin militar en ningún núcleo local, es una de las bases de la CUP. ” Así lo explica el portavoz del Secretariado Nacional de la CUP, Xevi Generó, en El Món. Y es que el partido político de la izquierda independentista que se encuentra en el centro del debate político catalán no es un partido como los demás. Como cabeza. La base lo es todo, y la base, el conjunto de los 1.715 militantes, controlan el conjunto de la organización. De hecho, fruto de esta cultura política totalmente diferente, asamblearia, las negociaciones con Juntos por el Sí (JxSí) para investir nuevo presidente y poder formar el próximo Gobierno de la Generalitat están yendo más lentas de lo previsto, según los cánones vigentes hasta ahora.

El órgano soberano de la CUP es la Asamblea Nacional, que se reúne una vez al año y en el que el voto de cada militante cuenta por igual. Los 1.715 militantes que ahora tiene la formación, con el pago de la cuota al día, hay debaten diversas ponencias de carácter organizativo o sobre modelo político, las rebaten y finalmente votan. Presencialmente. El voto delegado o telemático, de momento, no está permitido. Y lo que fija la Asamblea Nacional es lo que la CUP aplicará a partir de entonces.

Para dar continuidad a las decisiones tomadas en la asamblea, el Consejo Político de la CUP se reúne cada mes. Lo forman una serie de representantes de cada una de las 13 asambleas territoriales en que se divide la formación (Norte-Oriental, Alt Ter, Maresme-Barcelonès Nord, Barcelona, ​​Barcelona, ​​Vallès Oriental-Baix Montseny, Barcelona, ​​Tierras Ebro, El Campo, Penedès, Cataluña Central, Valencia y Poniente-Pirineos). Cada asamblea territorial tiene derecho a enviar un mínimo de tres representantes y un máximo de seis, en función de los concejales que tiene, de los militantes y de los núcleos locales que agrupa. En total son unos sesenta los cupaires que se reúnen cada mes.

La CUP, como partido que defiende los Países Catalanes como marco de actuación, tiene una territorial para la Comunidad Valenciana, lo que no se da ni para las Islas ni para la Cataluña Norte. Generó explica los motivos: en las Islas, de momento, sólo hay un núcleo local, la CUP de Palma. Para tener una territorial, debe haber un mínimo de dos núcleos locales; “cuando estén, será natural” que se cree una nueva territorial. También es el caso del núcleo de Perpiñán, actualmente incluido en la territorial Norte-Oriental.
Esquema organizativo de la formación.

Esquema organizativo de la formación

Esquema organizativo de la formación

Las asambleas locales

Estos representantes de las 13 asambleas territoriales responden al mandato de sus respectivas asambleas locales. Y es que la asamblea local es el órgano esencial del partido. Es en este contexto que la militancia toma todas las decisiones. Y, si bien hay unas líneas de funcionamiento similares, cada una se organiza de la manera que le parece más adecuado “para facilitar la participación en la política local” de cada municipio, expone Generó. Los hay que, incluso, se abren a la participación de simpatizantes, para recoger más sensibilidades.

Además, se debe tener en cuenta que esta sesenta representantes “no emiten una valoraciones individuales” en el encuentro, sino que trasladan la opinión mayoritaria surgida de sus respectivas asambleas. “No son 60 personas que emiten una valoración propia, sino que tienen un mandato del territorio. Las asambleas locales se encuentran previamente al Consejo Político para decidir qué dice su territorial”, detalla.

Y es que las asambleas locales de la CUP son la esencia del partido, el órgano que decide tanto la actuación municipal como fija la opinión de la militancia local de cara a la Asamblea Territorial. “Para montar una asamblea local, basta con tres militantes”, expone Generó. Con todo, estas asambleas están abiertas a no militantes, gente que colabora con la candidatura desde diversos ámbitos. “En la CUP-Manlleu, que puede servir de ejemplo, tenemos una asamblea de una quincena de personas, pero de militantes de cuota somos seis. Los otros nueve no son de la CUP? Sí, son de la CUP-Manlleu , son gente que ayuda, que colabora en el día a día local … “explica.

“La idea básica es que el máximo de gente que quiera participar de la política local de la CUP, pueda hacerlo. Por eso cuando hablamos de Asamblea Nacional Abierta, la tenemos pensada para esta gente”, detalla.

Todas las asambleas de un territorio reunidas, se reúnen en Asamblea Territorial, que envía sus 3-6 representantes en el Consejo Político.

El Secretariado Nacional

El Secretariado Nacional, en una reunión en el Casino de la Alianza del Poblenou, en septiembre

El Secretariado Nacional, en una reunión en el Casino de la Alianza del Poblenou, en septiembre

El órgano más ejecutivo de todos los de la CUP es el Secretariado Nacional, que se reúne cada semana como mínimo una vez, los lunes. “A pesar de que estos días nos estamos encontrando dos veces”, puntualiza el portavoz. El actual lo conforman 15 militantes, votados por la militancia en la Asamblea Nacional que la formación celebró en julio en Castellón de la Plana (la Plana Alta). Se renueva cada cuatro años, y cada uno de los integrantes sólo tiene derecho a permanecer en ella dos mandatos -si la militancia así lo vota.

Es un órgano colegiado que ejecuta los mandatos que surgen de las reuniones de la sesenta representantes de las asambleas territoriales. “No es un órgano decisorio por sí solo, siempre debe tener el aval del Consejo Político. No podemos decidir, por ejemplo, si la CUP se abstiene o no a las elecciones españolas, o si nos sumamos a la petición de un pleno extraordinario de CSQP “, recalca.

Los actuales 15 integrantes de este órgano son: Laia Altarriba (Vilafranca del Penedès), escogida con 233 votos; Nieves Montaner (Martorell), 216 votos; Xevi Generó (Manlleu), 209; Lorenzo Casanova (Vilafranca), 199; Laura Rafecas (Subirats), 195; Xavier Monge (Barcelona), 190; Nora Miralles (Barcelona), 178; Isabel Chacón (Barcelona), 160; Ester Racobayera (La Garriga), 138; Hugo Alvira (Olot), 133; Guim Pros (Sant Cugat), 129; Roger Castellanos (Santa Eugenia del Congost), 127; Tomás Sayes (Berga), 118; Joel Jové (Alfés), 115, y Omar Diatta (Mataró), 84.

Estos son la quincena de militantes que más votos alcanzaron en Castellón y, por tanto, son los que integran el Secretariado. Y, si bien no responden a ninguna cuota territorial, sí hay un máximo de representantes por territorio que pueden formar parte del órgano: dos cupaires alcanzaron más de 115 votos, pero como eran de Barcelona -y Barcelona ya tenía tres representantes-, tuvieron que dar paso a los dos siguientes del ranking, Joel Jové y Omar Diatta.

Entre las diferencias clave con el resto de formaciones está el hecho de que ninguno de estos militantes no recibe ningún sueldo del partido. “Es un hecho bastante diferencial respecto a los otros partidos”, expone Generó. Por estos motivos, las reuniones tienen lugar en la tarde-noche, cuando todos tienen más disponibilidad laboral para hacerlo. Además, por haberse podido presentar ante la Asamblea Nacional, previamente debieron tener el apoyo de su asamblea local. De la que continúan participando, por cierto. Además, sólo asisten al Consejo Político de cada mes con derecho a voz, pero sin voto. “Intentamos separarlo”, recalca.

Internamente, estos 15 integrantes del Secretariado se agrupan en cuatro áreas: Comunicación (con tres integrantes), Economía y Organización (dos), Estrategia y Movimientos Populares (seis) y Política Institucional y Asesoramiento (cuatro).

El día a día del Parlamento

Esta era la estructura de la CUP hasta la anterior legislatura. Cuando el partido decidió dar el salto al Parlamento -no sin varias tensiones internas-, decidió crear el llamado “Grupo de Acción Parlamentaria”, el GAP. Así, el partido consigue dos objetivos: que el debate parlamentario no monopolice el conjunto del partido – “queremos preservar el ámbito municipalista y el marco de los Países Catalanes” -, y que el resto de formaciones políticas que apoyan la candidatura puedan supervisar la acción parlamentaria. En la anterior legislatura, las formaciones que apoyaban la lista CUP-Alternativa de Izquierdas (CUP-AE). En la actual, a las que apoyan la lista CUP-Llamada Constituyente (CUP-CC), que son: Colectivo Atarazanas, Constituyentes por la Ruptura, Lucha Internacionalista (LI), en Lucha, Corriente Roja, Los Verdes -Alternativa Verde, Alternativa de Izquierdas de Cornellà, COP-Compromiso por Ripollet, Alternativa de Izquierdas del Prado, Adelante OSAN, Pueblo Libre, raíz, Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes (SEPC), Coordinadora Obrera Sindical (COS), Alternativa Ciudadana de Rubí (ACR), Estáis-Estado Aragonés y cambian Vic.

En este GAP, que en la anterior legislatura se reunía una vez al mes y que ahora todavía está por definir, participan dos militantes de cada una de las 13 territoriales – “no los mismos que los que el Consejo Político” – y un representante de cada una de las organizaciones de la lista.

“El grupo parlamentario va haciendo su día a día con un mandato bastante claro y amplio que le ha dado la candidatura, y se coordina con el Secretariado una vez a la semana”, detalla el portavoz cupaire.

Las organizaciones “paralelas”

Más allá de esta estructura interna de la CUP, la izquierda independentista de los Países Catalanes hace años que vive un debate -no del todo resuelto- sobre cómo se estructura. Por un lado, hay quien defiende la existencia de una serie de “organizaciones estratégicas” que se centren en un ámbito “de lucha” determinado: el Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes (SEPC) en el ámbito educativo , raíz en el ámbito juvenil, la Coordinadora Obrera Sindical (COS) en el ámbito laboral, Alerta Solidaria en el ámbito antirepresivo … Y la CUP, en todo este entramado, tan sólo sería un ámbito más, el de la política municipalista . Por lo tanto, desde esta perspectiva, un afiliado a la COS que no milite en la CUP tiene tanto derecho como un cupaire en opinar sobre la investidura de Artur Mas, en cuanto afecta al conjunto de la izquierda independentista.

La otra visión, que hoy por hoy es minoritaria, entiende que la CUP debería “subir de nivel” y pasar a hacer de “paraguas” de las otras organizaciones, con el riesgo de que se institucionalice una estructura “piramidal” que es visto con recelo por parte de diversos actores. “A día de hoy, no está organizado así”, sentencia Generó.

Unas y otras organizaciones colaboran y actúan en paralelo, pero no necesariamente quien milita en una debe militar en la otra: “Puede haber un militante de raíz que no quiera participar en un núcleo local de la CUP . No hay una obligación orgánica de participar, es probable que lo haga, pero no tiene por qué. ”
Esta fotografía se complica cuando, en paralelo a la CUP, coexisten en el seno de la izquierda independentista dos formaciones políticas más, Adelante y Pueblo Libre. No concurren a las elecciones, en tanto que reconocen la CUP como la vía para hacerlo, pero mantienen divergencias en la estrategia óptima para lograr la independencia. El posicionamiento político de una y otra influyen en el conjunto de la izquierda independentista, y todo termina impactando en los diez diputados del Parlamento con una mayor o menor intensidad.

La decisión sobre la investidura

"Gobernarnos", de hecho, fue el lema de la campaña electoral. | JORDI BORRÀS / EL MUNDO

“Gobernarnos”, de hecho, fue el lema de la campaña electoral. | JORDI BORRÀS / EL MUNDO

Teniendo claro la estructura de todos estos órganos … qué es lo que tendrá que tomar la decisión sobre la investidura del próximo presidente de la Generalitat? En la asamblea de Castellón se decidió que “todo lo relacionado con la investidura, los presupuestos o las cuestiones relevantes del proceso” se tenía que decidir en un Consejo Político + GAP. Es decir, en un encuentro de la sesenta representantes de las asambleas territoriales y los de las organizaciones de la Llamada Constituyente.

… pero … el último Consejo Político + GAP, hace un mes, “se creyó que quien debía decidir sobre la investidura fuera una Asamblea Nacional Abierta”. Un órgano en el que podrán participar directamente todos los 1.715 militantes de la CUP, todos los de las organizaciones de la Llamada Constituyente y “simpatizantes y colaboradores de la CUP”, expone Generó, que recalca: “En ningún caso queremos decir que está abierta a ninguna persona que no haya colaborado con un núcleo local, en ningún campaña, en las dinámicas de ninguna organización … No puede venir alguien y decir que quiere opinar porque sí. ”

El Secretariado Nacional se encuentra estos días definiendo tanto el reglamento que regirá este encuentro decisoria como el censo total que tendrá derecho a participar, concretando “cómo hacer participar aquellos que colaboran activamente con la CUP” sin ser militantes “de cuota “. Como, por ejemplo, independientes que apoyan asambleas locales, o los propios independientes del grupo parlamentario, como Antonio Baños o Julià de Jòdar. “Estamos terminando de mirar como lo concretamos”, detalla. “Todas las personas activas en los núcleos locales deben poder participar”, remacha.

Esta Asamblea Nacional Abierta no debe confundirse con la jornada de Debate Nacional prevista para el próximo domingo, día 29. Cuando se convoque -en fin de semana, indefectiblement-, será el órgano que decidirá qué deben votar los diez diputados cupaires en relación con el candidato y el programa de gobierno que acabe presentando Juntos el Sí. Sencillo, no?

Posted in: Novedades