Tras el acuerdo de gobierno en Catalunya. Breves / ASR

Posted on 2016/01/10

2



1

La CUP se rompe —o rompe su línea de actuación— y salva a Convergencia. Gana oxígeno el neoliberalismo catalán en su disputa con Madrid para fichar directamente con Bruselas. Muy probable que se acentúe la deriva reaccionaria en Madrid, se abona la gran coalición.

En España y en Catalunya la impunidad franquista se mantiene sin ser cuestionada. El tema ni aparece.

Ni acusamos ni despreciamos a la CUP, constatamos el hecho de que han apoyado un candidato sionista, neoliberal y anticomunista de un partido defensor de los recortes. Básicamente.

Tres sencillos ejemplos:

uno

1935796_10156425263620424_5753805402871055548_n

dos

Captura-de-pantalla-2016-01-10-a-las-14.00.28-1

tres

Captura-de-pantalla-2016-01-10-a-las-14.00.35-1

 

2

Peor que Valderas en su día en Andalucia, Lo que hay que ver
Suicidio colectivo en la CUP, sus 5 humillaciones más evidentes:
– Dos diputados asumen la disciplina de voto de Junts pel Sí
– Harán limpia de críticos
– Dirán sí al candidato de Artur Mas
– Apoyarán a un President de CDC, partido responsable de recortes y corrupción.
– Dejan de ser oposición a la burguesía catalana.

texto:

ACUERDO PARLAMENTARIO
A efectos de garantizar la estabilidad parlamentaria y fortalecer la acción de gobierno durante esta legislatura, la CUP-Crida Constituent
Se compromete a:
1. No votar en ningún caso en el mismo sentido que los grupos parlamentarios contrarios al proceso y / o el derecho a decidir cuando esté en riesgo dicha estabilidad.
2.- Garantizar que dos diputados / desde la CUP-CC se incorporarán a la dinámica del grupo parlamentario de Junts pel Sí, de manera estable. Participarán en todas las deliberaciones y actuarán conjuntamente en las tomas de posición del grupo para dar cumplimiento a lo establecido en el punto 1.
3.- Investir en primera votación el candidato a la presidencia de la Generalitat en la investidura que el actual presidente proponga de entre los miembros del Grupo Parlamentario de Junts pel Sí.
Asimismo,
4.- La CUP-CC asume que la defensa en los términos políticos del proceso tal y como la entiende la CUP-CC puede haber puesto en riesgo el impulso y el voto mayoritario de la población y el electorado a favor del proceso hacia la independencia en una negociación que ha desgastado ambas partes y la base social y popular del independentismo. Hay que reconocer errores en la beligerancia expresada hacia Junts pel Sí, sobre todo en lo relativo a la voluntad inequívoca de avanzar en el proceso de independencia y en el proceso constituyente que conlleva, único escenario de construcción de estructuras y marcos de soberanía que nos puede permitir, como sociedad, vislumbrar otras cuotas de justicia social y participación democrática. Por todo ello, la CUP-CC se compromete a reconstruir, a todos los efectos, la potencia discursiva y movilizadora de la etapa política que se inicia con este acuerdo, incluyendo la defensa activa de todos los agentes que lo hacen posible.
5.- La CUP-CC pone a disposición del acuerdo el compromiso de renovar, tanto como sea necesario, el propio grupo parlamentario con el objetivo de visualizar un cambio de etapa y asumir implícitamente la parte de autocrítica que le corresponde en la gestión del proceso negociador. Los relevos en el grupo parlamentario se producirán inmediatamente después del pleno de investidura.
Barcelona, 9 de enero de 2016

3

Opinión recogida en FB: «Bien, amigos: en el tiempo de descuento, JxSí y la CUP (en un rasgo de pulsión al suicidio colectivo solo visto en las ballenas jorobadas) llegan a un acuerdo para investir a un gobierno sin -todavía- Mas. La Gran Coalición en España is coming. Ken huele a muerto. El besteirismo afila el hacha. Y, mientras tanto, la izquierda se busca las pelusas del ombligo a ver si son suyas o absorbidas. Voy a por palomitas y kleenex…»

4

Opinión recogida en FB: «CiU y Artur Mas han sido una de las puntas de lanza de los recortes neoliberales que se han conocido. Podadores de derechos sociales, los definió hace tiempo un amigo mío. Aunque Artur Mas no vaya a ser presidente lo cierto es que su partido, Convergencia, en una estructura corrupta y garante de los derechos del capitalismo. Hoy, una formación que se define como anticapitalista y transformadora, les ha aupado al poder para iniciar un proceso de independencia. Será interesante ver como será la nueva organización económica catalana si llega a independizarse. Se ha impuesto el patriotismo a la razón social. Y ya sabemos que el patriotismo es el último refugio de los cobardes. Y que no me vengan con milongas que algunos son independentistas y no son nacionalistas. Estas cositas que tiene el posmodernismo para decir una cosa y la contraria a la vez. Muy lamentable por no decir otra cosa».

5

Opinión recogida en FB: «Amor a la patria lo definiría yo. La CUP entrega el gobierno a la burguesía conservadora catalana de toda la vida en pos de un futuro nacional en amor y compañía. Estoy emocionado».

6

Respecto de lo que pase en Madrid y la CUP, desde mi punto de vista cualquier fuerza política que considere legítimo al gobierno de Madrid me parece cómplice en mayor o e menor grado. En cualquier caso, la sensación o convencimiento de que no es de su competencia lo que pase en Madrid, es algo independiente de si tiene o no efecto en Madrid. Claro que tiene.

7

A ver si nos aclaramos, hay una sensibilidad en la cup que considera posible unir seguir el proceso con limitar el peso en él de los sectores neoliberales, mientras que otros consideraban que la forma de lograr eso no incluía un rechazo de Mas y que había margen de maniobra. Ambas posiciones combinadas se traducían en el pulso con Mas, desbloqueado hoy. Se evitan elecciones, se continua el proceso y se permite al grupo de Mas salvar la cara y se le dan garantías de que no habrá bloqueos. ¿Es por consenso, por acuerdo de la CUP? Daran cuenta de ello los que han negociado en sus órganos respectivos. Lo que hay es una ruptura de linea, o rectificación de linea, como se quiera.

8

Es brutal. La cuestión republicana, que no es otra que la de la ruptura con el régimen en Madrid como base para avances sociales, está desaparecida por completo. Hace ya unos cinco años los republicanos, desde distintos frentes proponíamos que se debería lanzar una propuesta de alianza de amplia base que le diera a las resistencias sociales —mareas, marchas, etc— una proyección republicana y de ruptura, una alianza sobre la estructura y reglas historicas del Frente Popular. Todos los intentos fueron despreciados, negados o boicoteados por IU. Nuestro error fue intentar continuamente tender la mano. Llegado el 15M, las elecciones que convocó ZP y las Europeas últimas, toda la obsesión de IU fue convertirse en la cabeza parlamentaria del 15M, no supieron valorar el reto de Podemos y cuando este se produjo le cedieron la hegemonía política y una humillación tras otra hasta la ultima. La Republica y la Ruptura ni se ha planteado nunca en serio, una Alianza Republicana tampoco. El resultado ha sido el que es. Desplome, confusión. Podemos absorbe el malestar y el deseo de cambios e impone su discurso de liquidación de la izquierda mientras UP IU queda paralizada y fuera de juego.

8

escrito el día 8 de enero

  • Hipótesis 1: Mas y su grupo se niegan a ceder la hegemonia del proceso ante la CUP, —que no cede—, hay elecciones anticipadas. DyL el nuevo partido de Mas se derrumba en las autonómicas, ERC sube o gana, pero una candidatura «linea Colau« pasa a se la gran ganadora, con aportes de diferentes entornos (izquierda, nacionalistas) PSC y CUP igualan o bajan, Cx iguala o sube. El pulso pasa a ser entre partidarios del derecho a decidir —consultas, referéndum, mas programa social—, y los propiamente secesionistas y partidarios de la declaración de independencia, en tercer lugar PSC, PP, Cx, Unió.
  • Hipótesis 1+1: se alarga el gobierno interino de Rajoy. Tienen los presupuestos aprobados y control del Senado, no le urgen desde la oposición. Situación a la belga. Tras las catalanas y con una lista de Colau´Pdemos+otros en disposición de gobernar en Catalunya, PSOE y Podemos llegan a un acuerdo. Acuerdan Reforma Constitucional para desbloquear la situación española y catalana. Con la excusa de que es el único camino y ante imposibilidad de controlar el proceso (Mas) y ERC aceptan. Se forma Pluripartito en Madrid con objetivo constituyente. No entran en cuestión ni la monarquía, ni la OTAN, ni el Euro, ni el BCE, Tras una legislatura donde los limites de política económica los pone Bruselas y mas o menos la reforma constitucional se pasa por referéndum y con ella la monarquía queda reforzada. La burguesía catalana logra concesiones económicas y fichar directamente con Europa. Se aprueba el TTiP. La falta de soberanía económica de Madrid se extiende a Barcelona. Ya da igual.
    (sigue)

TEXTO DE INTERÉS

Jónatham F. Moriche : DE LO DE CATALUNYA Y LAS CUP, A VUELAPLUMA

Unas primeras impresiones, a vuelapluma, sin el menor animo de pontificar ni de polemizar.

Las CUP habían dejado claro que el obstáculo era la persona de Artur Mas, y que superado ese obstáculo, daban vía libre a cualquier gobierno que JxS plantease para avanzar en el Procés (con el riesgo, siempre estuvo claro, de que a pesar de ser un gobierno sin Mas siguiese siendo un mal o incluso un pésimo gobierno). En este sentido, la decisión tomada es, gusten o no sus consecuencias, irreprochable (otra cosa muy distinta es que parte de quienes hemos apoyado a las CUP en todo este proceso quizás hayamos tenido también, consciente o inconscientemente, el deseo de que Mas se enrocase y no se constituyese gobierno. Pero esas podían ser nuestras expectativas, no el mandato de las bases de las CUP a sus negociadores). En este aspecto de la conformación de gobierno y la salida de Mas, las CUP han perseverado en sus propósitos y han ganado la mano.

Dicho esto, el texto de acuerdo que circula por ahí (que en este momento no sé si es completo, o siquiera completamente verídico) resulta, en lo que va más allá de la estricta cuestión de la configuración de gobierno, tristemente sorprendente. Que una organización política –y no cualquier organización política, sino las mismísimas CUP– hipotequen su línea de actuación parlamentaria futura a un acuerdo de gobernabilidad, e incluso anticipen una recomposición de su grupo parlamentario –en román paladino, una purga en toda regla de sus electos– para garantizar su disciplinado cumplimiento, amén de entonar un humillante mea culpa por, básicamente, haber defendido con rigor su programa y sus principios, parece un acuerdo no ya desventajoso sino intolerablemente abusivo.

El Procés avanza y avanza sin Más. Las CUP ganan. Pero si el texto de ese acuerdo se lleva a sus últimos efectos, las CUP habrán sacrificado en este paso buena parte de su capacidad de autonomía y alternativa dentro de ese mismo Procés. No solo la dimensión social del acuerdo desaparece, sino que la misma capacidad de la CUP para reivindicarla con firmeza en adelante queda severamente cuestionada. Al final el precio de un Procés sin Mas puede acabar siendo un Procés sin CUP. Es una apuesta sumamente arriesgada cuando tienes enfrente (ahora, al lado) a un bloque de clase tan potente y experimentado como el representado por JxS. La CUP va a necesitar una táctica extraordinaria (en lo externo y también en lo interno) para sobrevivir a una estrategia así y poder presentar a sus electores un balance positivo en las claves que le son más sensibles –derechos sociales, libertades civiles, participación democrática, etc.– cuando Catalunya vuelva –seguramente, bastante antes de cuatro años– a las urnas.

La diferencia entre JxS y las CUP es que JxS quiere construir otro país y las CUP quieren además construir, en ese otro país, otro tipo de país. Sin duda que lo segundo es imposible sin lo primero, pero también hay que considerar hasta que punto hay vías de acceso a lo primero que pueden acabar haciendo del todo imposible lo segundo. Es un problema muy viejo, que han afrontado todos los modernos conflictos de secesión territorial atravesados en su interior por conflictos de clase (que son casi todos o todos) y que, por mucho que podamos comparar precedentes históricos y categorías conceptuales, al final solo se resuelven –para bien o para mal– en el momento histórico concreto y mediante la praxis política concreta.
Toda mi simpatía como siempre por las CUP, aunque esta vez a la simpatía le tenga que añadir muchas dudas.

[Otro día explicaré por qué todo esto de hoy en Catalunya (evidentemente, mutatis mutandis, que es mucho) me recuerda tantísimo al junio de 2011 extremeño. En catalán o en castúo, meterse en comercios carnales con el diablo es siempre negocio bien peliagudo…].