El rechazo de la clase trabajadora al establishment político-mediático de EEUU (y de España) / Vicenç Navarro

Posted on 2016/06/03

1



Por Vicenç NavarroCatedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy, The Johns Hopkins University

En EEUU la sabiduría convencional promovida por el establishment político-mediático del país, y que se reproduce a través de los mayores medios de información, está descubriendo que algo falla en su análisis de la realidad de aquel país. Por un lado ha estado informando que la economía bajo la administración Obama ha estado funcionando muy bien, pero que muy bien. Se subraya que el sector privado ha ido creando puestos de trabajo –un total de 14,4 millones- año tras año, durante 73 meses seguidos. La tasa de desempleo, que era de mucho más del 10% de la fuerza laboral cuando Obama inició su mandato, ha bajado a un 5%, una de las más bajas que se haya conocido en los últimos treinta años. De estos datos, el establishment político-mediático del país concluye que la economía va bien, y que por lo tanto, la clase trabajadora (que en EEUU se la llama clase media) tendría que estar satisfecha.

Pero la enorme movilización de rechazo contra tal establishment por parte de la clase trabajadora (hay más ciudadanos de aquel país que se definen como miembros de la clase trabajadora que de las clases medias, situación que también se da en España), que queda reflejada en el inesperado triunfo del candidato republicano Trump, y en la sorprendente fuerza del candidato demócrata Sanders, cuestiona claramente esta percepción acrítica de la realidad que da una imagen excesivamente optimista de lo que está ocurriendo con la economía. Como también ha ocurrido en España, el porcentaje de la población adulta que trabaja ha descendido notablemente. Cerca de 3 millones de estadounidenses de 25 a 54 años han dejado de trabajar, y el número de trabajadores a tiempo parcial (que lo están por no poder conseguir un trabajo a tiempo completo) ha aumentado casi en dos millones. Y el hecho de que se hayan estado creando puesto de trabajo durante 73 meses consecutivos tiene escaso valor, pues no tiene en cuenta el tipo de trabajo que se crea, ni la tasa anual de crecimiento en esta creación de empleo.

No es la revolución digital lo que crea el precariado, sino el debilitamiento de la clase trabajadora

En realidad, la calidad (estabilidad y nivel salarial) de los puestos de trabajo ha descendido marcadamente (una situación semejante está ocurriendo en España). Y como también ocurre en España, tal situación se atribuye (erróneamente) a la mecanización de los puestos de trabajo y a su digitalización. Se repite constantemente (y, de nuevo, erróneamente) que la clase trabajadora manufacturera creada por la revolución industrial está siendo sustituida por el precariado, resultado de la revolución digital, ignorando que no es la revolución digital la que crea el precariado, sino que lo hace el debilitamiento de los instrumentos de defensa de la clase trabajadora –partidos de izquierda y sindicatos-. La revolución (en realidad, contrarrevolución) neoliberal iniciada por el Presidente Reagan y continuada por todos los otros presidentes, incluido Obama, es lo que ha creado el precariado, creando el gran enfado popular hacia el establishmemnt político-mediático. Fue el Presidente Clinton, demócrata, el que desreguló la banca bajo la dirección de su Ministro de Finanzas, el banquero de Goldman Sachs, el Sr. Robert E. Rubin, y fue el Presidente Obama el que rescató a los bancos privados priorizando su supervivencia por encima de todo los demás.

Es cierto que, en contra de lo que ocurrió en la Eurozona, el Presidente Obama invirtió 1,4 billones de dólares en su estímulo económico, lo cual aminoró la Gran Recesión. Y ello explica que la economía se recuperara antes y sus indicadores fueran menos negativos que en la Eurozona, donde los talibanes neoliberales continúan gobernando. Pero incluso esta cifra de 1,4 billones, que parece impresionante, no lo es tanto como aparenta, pues cuando se divide por los ocho años de su manato, es equivalente solo a un 1% del PIB anual de EEUU. Podría haber hecho mucho más. Y ahí está la causa del enorme deterioro del mercado de trabajo y del rechazo radical por parte de la clase trabajadora frente al establishment político-mediático del país, siendo el éxito del candidato Trump un indicador de ello. En España, afortunadamente, este rechazo lo están canalizando nuevas fuerzas políticas de izquierdas, como En Comú Podem, En Marea, Compromís o Unidos Podemos, que están desarrollando alianzas de clase basadas en las clases populares y que se expanden a otros estamentos sociales, las cuales pueden llegar a alcanzar suficiente base social y electoral para permitir un cambio profundo en el país en dirección progresista. Esto es, hoy en España, una posibilidad si hay una movilización de las fuerzas y movimientos democráticos a favor de un cambio profundo, que el país necesita como el aire que respira. Pero ello pasa por un rechazo de las políticas que se han estado imponiendo (y digo imponiendo porque no estaban en las ofertas electorales) desde los partidos gobernantes.

Posted in: Novedades