Sobre The Expanse

Posted on 2017/04/16

0



 

REVIEW: Leviathan Wakes by James S.A. Cor / Paul Weimer in Book Review

  • PROS: Excellent evocation of classic Space Opera; excellent action sequences, technology and extrapolation. CONS: Some of the characterization and character beats feel a bit off. VERDICT: A fun Solar System space opera that earns its 2011 Hugo nomination.

The Solar system of the medium-term future has been transformed by one key piece of technology: The improved fusion engine known as the Epstein Drive. The Epstein Drive has not given Humanity the stars, but rather has firmly given humans the solar system. Earth, Mars, and the loose alliance of the asteroids and Outer Planets are in mutual opposition as they move to acquire resources, flex their muscles and continue to grow their power through the solar system. And all it will take is a match, a spark, to set these opposing factions into conflict. But when the spark turns out to be a cover for a deep secret, it will soon emerge that war is the least of problems facing not only the protagonists, but the entirety of humanity.

Such is the matter of Leviathan Wakes, a space opera by James S.A. Corey. Corey, is, no secret, a pseudonym for the writing team of Daniel Abraham (see my review of his The Dragon’s Path) and Ty Franck. Both gentlemen are perhaps best known and most visible as being in the orbit, so to speak, of the formidable George R.R. Martin. Although Abraham has written other fiction, of course, this is the first work from Franck.

Space Opera in this weight class and somewhat retro style is fairly thick on the ground but has not gotten a lot of critical love in recent years in genre. Things like the New Space Opera movement or the literary approach of writers like Kim Stanley Robinson has gotten much more respect within the genre in terms of awards and literary recognition. More mainline traditional Space Opera has not been so critically appreciated in recent years. Leviathan Wakes changes that. I was surprised when I learned it had reached the shortlists both for the 2012 Hugo Award for Best Novel and the 2012 Locus Award for Best Science Fiction Novel. As I said, this is not the type of novel that usually gets so much acclaim these days. But my surprise at its inclusion on these short lists really ended when I began to read it.

Let’s start with the terrain the novel lays out. Leviathan Wakes’ solar system is a masterpiece of world building. It’s not the strange alien solar system of, say, The Quantum Thief, or the radical societies of John Barnes’ Jak Jinnaka series, but it is rather a more traditional solar system–Earth, a terraforming Mars, asteroids and stations in the deeper solar system. The spaceships feel right and are not interchangeable clones of each other, either.

So why is it a masterpiece? Because Leviathan Wakes gets it all right. From the variable pseudo-gravity found in the various asteroids to the feel of life aboard various spaceships, Leviathan Wakes puts you there and makes it feel real. There’s a Babylon 5-like feel to the stations and spacecraft in that the characters inhabit very real feeling spaces. I’ve read and seen stories set in space in other media where the stations and spaceships have little or no character to them as environment. Not here. And for the spaceships and stations that we do see, there are plenty more that are only mentioned or described that I’d love the authors to explore, too. And there is even a Big Dumb Object (under construction) that becomes one of the largest Chekov’s Guns I’ve seen in Space Opera.

The plot is a mystery within a mystery; a missing girl and a ship massacre turn out to be not only intimated connected, but also only the top layers of deeper plans. The conspiracy encompasses a number of space opera tropes and it would definitely be spoilery to reveal some of what the novel has in store. The authors seem to be of a mind not to skimp on the good stuff and they fill the novel with lots of ideas, tropes, motifs and science fiction goodness.

The characters are relatively standard…from the war-veteran turned politician, to the junior officer suddenly thrown into a command, to the weary detective who has decided to see his case through no matter what. They didn’t truly stand out for me. Too, some of the beats of the character development and characterization, I admit, didn’t feel quite right either. I don’t know if it was that the character development didn’t feel natural and felt more in service of the plot, or if the character development and beats weren’t sold to me.

The action sequences of the novel are where the writing shines nearly as well as the worldbuilding. Rather than either space fantasy Star Wars style physics and combat, or high precision and dry depictions of space combat, the authors have taken a middle course in terms of the technical accuracy and the technical feel of space combat. Both combat between spacecraft and tense firefights on stations are on the action menu in Leviathan Wakes. In doing so, the action beats are extremely well done, entertaining, feel right and even give the characters some depth. And it might be a mild spoiler as much as a tantalizing teaser to say that the solar system is permanently changed by the conflicts in the novel.

But what this novel has most of all is simple: it’s fun! It knows how to bring the entertainment to the reader and never fails to deliver. The novel runs a bit long but before any complaining or wondering when a scene would end, it would be off again to the next scene. Reading fiction should not be a chore, it should be a way to entertain the reader. Leviathan Wakes entertains, with some truly excellent set-piece encounters and situations. And the ending is a stinger in the tail that I am certain is going to bite hard in subsequent novels.

Leviathan Wakes is fun and high class New Old-School Space Opera and Space Adventure. It’s an ecological niche that, although full of books and authors has not gotten a lot of wide respect for a long time. Now, it seems Abraham and Franck, with their Hugo and Locus nominated novel, seem intent to change that. I applaud their efforts and I want more.

 

‘Leviathan Wakes’, de James S. A. Corey, 2011 Fuente: jardín del sueño infinito

Leviathan Wakes es una novela de ciencia ficción del genero de Space Opera, escrita por James S. A. Corey, seudónimo de Daniel Abraham y Ty Frank quienes la escribieron en colaboración.

Esta novela forma parte de una serie llamada The Expanse, la cual esta formada por las siguientes obras (hasta el momento):

1. Leviathan wakes (2011)
2. Caliban’s War (2012)
3. Abaddon’s Gate (2013)
4. Cibola Burn (2014)

En el futuro, la humanidad se ha expandido a través del sistema solar, se ha colonizado Marte, las lunas de los demás planetas y se han creado algunas bases en el cinturón de Kuiper.

La Tierra cuenta con una flota espacial más grande, Marte con naves más avanzadas y existe además un grupo paramilitar que desea la independencia de las colonias exteriores, la OPA (Outer Planets Alliance).

Esto provoca tensiones entre los diferentes gobiernos, así como un desprecio omnipresente entre los ciudadanos de los diferentes lugares, fácilmente identificables porque los marcianos son más altos que los “terranos” y los habitantes del cinturón son más altos aún. (Por la falta de gravedad).

Al principio de la novela observamos al carguero Scopuli ser abordado por una elusiva facción, y a una tripulante, Julie Mao, siendo encerrada en un armario, con la amenaza de ser asesinada si hace algún ruido.

El carguero de hielo, Canterbury, recibe una señal de auxilio de una nave no identificada, el capitán envía al segundo al mando, el Oficial Ejecutivo James Holden junto a otros tripulantes, y mientras estos revisan la nave emproblemada, su propia nave, la Canterbury, es atacada por naves invisibles al radar.

Holden encuentra una batería con la insignia MCRN (Martian Congressional Republic Navy) y al dar a conocer públicamente este hecho prende la mecha que se requería para desestabilizar las frágiles relaciones entre los diferentes asentamientos.

El otro protagonista es el detective Miller, un policía de seguridad privada terrana posicionado en la base espacial Ceres, ubicada en el cinturón de Kuiper.

Miller tiene una vida triste de borracheras y brutalidades gratuitas, se consuela en un trabajo deprimente y aburrido hasta que se le encarga encontrar a la hija de un empresario de la Tierra, Juliette Andrómeda Mao.

Leí Leviathan wakes por las magnánimas criticas de mis conocidos, a pesar de encontrarla muy divertida no me entusiasmo tanto por una razón, esta escrita para un publico con déficit de atención.

Si los protagonistas van trasladándose en una nave espacial es casi seguro que serán atacados, si van a pie van a participar en un tiroteo, es como si fuera una partida de rol mezclada con una película de Michael Bay mezclada con un videojuego.

Leviathan wakes ofrece diversión descerebrada a raudales, emocionantes combates y una trama medianamente interesante, es un libro hecho con la clara intención de ser vendido como script de cine, a pesar de ello me entretuvo lo suficiente como para asegurar que lea la segunda parte.

Que yo sepa no ha sido traducido todavía al castellano.

‘Caliban’s War’, de James S. A. Corey, 2012

Caliban’s war es una novela de ciencia ficción escrita por James S. A. Corey, seudónimo de los autores norteamericanos Ty Franck y Daniel Abraham. Esta obra no ha sido traducida al español.

Esta novela es la segunda obra dentro de la serie The Expanse, la cual se prevé que sera formada por nueve libros. Hasta el momento han sido publicados sólo cuatro:

1. Leviathan wakes [2011]
2. Caliban’s War [2012]
3. Abaddon’s gate [2013]
4. Cibola Burn [2014]

Precaución: Comentare algunos detalles de la primera novela, Leviathan Wakes, que pueden echar a perder su lectura.

La trama se desarrolla en el siglo XXIV (o XXV no esto muy seguro, no pude confirmarlo en wikipedia ni en la wiki de la serie), la humanidad se ha expandido por el sistema solar. El delicado balance de poderes se divide en tres facciones: La Tierra, los colonos marcianos y la OPA (The Outer Planets Alliances) formada por las estaciones en las lunas y asteroides de los planetas externos.

En la novela anterior, James Holden, el capitán de un carguero de hielo casi logra iniciar por su propia mano el conflicto entre las diferentes facciones gracias a una indiscreción. Junto al detective Miller, un fatigado guardia de seguridad de la estación espacial ubicada en el asteroide Eros, descubre que una compañía de biotecnología ha desarrollado una cepa extraterrestre, llamada protomolécula, y es activada en esa estación espacial, provocando un grotesco genocidio.

Al final de la novela, la estación Eros se mueve hacia el centro de sistema solar rompiendo las leyes de la física, acelerando a una velocidad mucho mayor de lo que soportaría su diseño estructural. Se desparrama sobre el planeta Venus, formando un anillo orbital de materia viva.

En la segunda parte, las relaciones entre los planetas son más frágiles y volátiles aún. Al principio de la novela, dos escuadrones (uno de marines terranos y el otro de marcianos) apostados en la estación de Ganimedes, la luna joviana, se enfrascan en combate contra un monstruo invencible, formado por una sustancia negra regenerativa, casi completamente invulnerable al daño, la única sobreviviente es la sargento Roberta “Bobbie” Drape. Una de los protagonistas de la obra.

La otra protagonista es la veterana ejecutiva gubernamental terrana, Chrisjen Avasarala, para quien la vida consiste en solucionar los problemas que propician las idioteces ajenas. Avasarala sospecha de que el ataque formulado en Ganimedes fue generado para escalar el conflicto entre la Tierra y Marte. Y prepara todos sus apoyos políticos para descubrir a los culpables.

Para el genetista residente en Ganimedes, Praxidike Meng, la peor pesadilla de su vida comienza cuando el Dr. Strickland, especialista al cuidado de la hija de Meng, la secuestra junto a otros niños con su misma enfermedad de inmunodeficiencia, para un objetivo turbio.

El capitán Jim Holden y su tripulación continúan trabajando para el dirigente de la OPA, el general Frederick “Fred” Johnson, pero rápidamente se ven involucrados en las intrigas promotoras de la guerra intersolar.

Mucho mejor que la primera novela, gana enormidades al detener el ritmo frenético y ofrecer un poco más de las entretelas e intrigas políticas que reflejan el frágil equilibrio de las diferentes facciones.

Aunque esto no quiere decir que la novela no este llena de escenas de acción, en particular me gusto un combate espacial al final de la novela, formado por tres diferentes bandos, la analogía perfecta a un mexican standoff, pero con gigantescas naves de combate.

A pesar de que el libro rebasa las 500 paginas se puede leer por pedacitos, ya que esta formado por 54 capítulos de corta extensión.

Los protagonistas son clichés: la agobiada y cansada diplomática Avasarala me recuerda a Meina Gladstone, la comandante ejecutiva de los cantos de Hiperion. La ruda marine marciana “Bobbie” Draper, un Rambo genérico. Y Jim Holden, es la clase de hombre más peligrosa: un idealista honesto. Aun así son simpatéticos y su lucha suena sincera y desesperada.

Hubiera pensado que para estas fechas La factoría de ideas o Alamut ya habrían comprado los derechos de traducción, considero que esta novela puede ser un hitazo entre el publico lector de space operas.

  • Reseña literaria – Leviathan Wakes Texto escrito por Dani Martínez

Fuente: Zoco de Ulum

Leviathan Wakes ha sido una muy grata sorpresa. Descubrí el libro navegando por las listas que anualmente realiza la web de goodreads de los mejores libros de ciencia ficción. Normalmente miro con cierto escepticismo aquellos libros que están muy bien puntuados en estos sitios y que además son relativamente nuevos, ya que en no pocas ocasiones uno se encuentra leyendo obras un tanto limitadas. Por ejemplo, Los juegos del hambre tiene una puntuación bastante superior a obras maestras del género como Solaris de Lem, Fundación de Asimov, o La sombra del torturador, de Wolfe. Ya sabemos que estas votaciones están muy sesgadas a aquello que es más casual y fácil de leer, y que obras más antiguas juegan en una cierta desventaja. Quizá alguien me podría achacar que estoy criticando gratuitamente a un libro que no me he leído, algo que lamentablemente es habitual, pero no es el caso. Leí el primer libro de la saga de Suzanne Collins y me pareció que partía de una idea no muy mala, pero cuyo desarrollo y habilidades literarias de su autora eran poco más que nulos. Volviendo al tema, me animé a leer Leviathan Wakes sobre todo por el hecho de haber descubierto que el canal SyFy estaba preparando una adaptación en forma de serie. Y tengo que decir que el formato en el cual está escrito casa perfectamente con este proyecto, del cual albergo ahora bastantes expectativas.

Pasando al tema ya, el libro es del tipo space opera. Para aquellos que no sepan muy bien qué es eso de “space opera”, simplemente decir que es un subgénero dentro de la ciencia ficción donde priman los viajes, la exploración y la aventura, pero todo ambientado a lo grande, en el espacio, como Star Wars. Hace un tiempo reseñé un libro de este tipo, Ancillary Justice, el cual no salió muy bien parado. Sin embargo, creo que en esta ocasión sí que he sentido que estaba dentro de una aventura a gran escala, y que aquello que criticaba del libro de Ann Leckie (como la falta de coherencia interna y el ritmo) está mucho mejor tratado aquí.

La historia tiene lugar en nuestro “vecindario”, el Sistema Solar. Aunque realmente no tiene lugar en todo el sistema sino en una parte algo más estrecha, que va desde nuestro planeta hasta el cinturón de asteroides que separa a los planetas rocosos de los gaseosos. La especie humana ha sido capaz de salir de su cascarón, y se han creado poblaciones estables de humanos tanto en Marte como en Ceres, un planeta enano que está en el cinturón que os comentaba. Uno de los puntos fuertes del libro es que se crea un trasfondo bastante interesante donde las relaciones interplanetarias tienen una cierta tensión, debida principalmente a los sentimientos de identidad que se generan en la gente al ser de uno u otro sitio, estando influenciados incluso por diferencias físicas entre los habitantes de los diferentes planetas. Por ejemplo, en Ceres hay bastante menos fuerza gravitatoria que en la Tierra, por lo que las personas tienen diferencias físicas básicas como la altura o la estilización del cuerpo. Además, se han formado una serie de facciones que solo hacen que tensar aún más las frágiles relaciones que comento. Este tipo de detalles, junto a otros cuantos que hay repartidos en el libro, logran crear un universo bastante coherente , compacto y estable donde lo que sucede tiene sentido. De hecho, los mormones tienen una aparición estelar durante la obra, aunque no voy a chafar la sorpresa para el que quiera leer el libro. Yo solo digo que si uno sabe más o menos cómo es la religión mormónica le hará bastante gracia ese detalle.

Aprovechando que jugamos con una base más o menos sólida, el libro nos presenta una trama bastante interesante y muy bien llevada. La estructura de los capítulos va alternando la narración en primera persona entre los dos personajes principales del libro: Jim Holden, un oficial de una nave recolectora de hielo; y Miller, un detective venido a menos que habita en Ceres. Ambos personajes están conectados por un suceso que ocurre al principio del libro, y que desencadena una serie de acontecimientos que los llevará a ambos al centro de una trama de la cual no os comentaré nada más, pero que a mí me ha sorprendido bastante. El ritmo del libro es ágil, pero no muy superficial ni plano, sino que de vez en cuando tiene algunos momentos con cierta capacidad de hacerte parar a pensar durante un rato.

El libro no está exento de fallos, claro está. Por una parte tenemos el que es demasiado parecido a lo que podría ser una película, y a veces parece que lo que ocurre se rija por el lema de “más difícil todavía”. Esto juega a favor de su espectacularidad y agilidad de lectura, pero en contra de lo factible que puede resultar. Y por otra parte, al ser un space opera, tiene las taras que tiene cualquier libro de este subgénero, es decir, muchas veces se queda limitado en cuanto a explicaciones de cómo funcionan las cosas con algo más de detalle.

Sin embargo, y a pesar de este par de detalles (los cuales son algo menores, a mi parecer), creo que estamos ante un muy buen referente de space opera. El libro tiene agilidad, una historia muy interesante, y un trasfondo bastante estable que da pie a los sucesos que ocurren en el transcurso de la trama. No sé cómo quedará la adaptación de SyFy, pero tienen un buen material sobre el que trabajar, sin duda alguna.

  • Reseña literaria – Caliban’s War (The Expanse #2)  Texto escrito por Dani Martínez

Hace unos meses escribí una reseña sobre Leviathan Wakes, el primer libro de la saga de The Expanse, una serie de libros de ciencia ficción de tipo space opera. Si no tenéis ganas de leer el análisis del primer libro (aunque deberíais debido a la gran calidad literaria que emana ese texto), os lo resumo en una frase: libro muy entretenido, con una buena trama, y con detalles muy acertados que enriquecían el conjunto completando un libro muy redondo. Sobre todo es un comienzo de una saga con mucha potencia, ya que el final de la primera obra deja abiertos muchos frentes con muchas posibilidades por explotar. La pregunta entonces es, ¿ha sabido la segunda entrega seguir con la estela del primer libro, y asentar la trama? Pues la respuesta corta es sí, pero con matices. Vayamos desgranando la obra.

La estructura de la narración sigue siendo la misma que en el primero y tenemos capítulos relatados en primera persona por los protagonistas de la historia. En este libro añadimos alguno que otro más para ampliar los puntos de vista en la historia central, y aunque hay aciertos, también es cierto que no todos los personajes acaban de funcionar igual de bien. Mientras que en el primer libro teníamos a Holden y a Miller, y uno podría llegar a pensar que seguían ciertos estereotipos, la verdad es que ambos personajes tenían algo de complejidad y algunas de sus acciones sorprendían al final. En este libro no pasa lo mismo, y falla justamente en que alguno de los nuevos personajes tiene un estilo algo predecible. De todas formas, los capítulos del libro siguen manteniendo la frescura del primero y son ágiles de leer además de aportar siempre algo de sustancia a la trama. Eso sí, espero que no pase como le sucede a Martin con su saga de Canción de Hielo y Fuego, y acabe ramificándose la trama en numerosos personajes impidiendo que ésta avance a un ritmo aceptable.

Sin entrar en detalles relevantes de la trama, el libro comienza un pequeño tiempo después del final del primer libro. A su favor hay que decir que continúa de una forma muy lógica y con sentido, tomándose su tiempo para que la historia avance y no acelerando la llegada de ciertos sucesos que todo el mundo que haya leído el primer libro está esperando. En su contra hay que decir que repite ciertas estructuras del primer libro y no llega a sorprender tanto. En cuanto a repetir estructuras me refiero a que el núcleo central de este libro es demasiado parecido al del primero: la búsqueda de alguien desaparecido que desemboca en sucesos de mayor envergadura de lo que se creía. Pero bueno, que esto no nos eche para atrás, ya sabemos que lo de la búsqueda es en cierto sentido un preámbulo para seguir desarrollando la historia de fondo.

El universo creado por los autores sigue siendo consistente, de hecho hasta más que antes ya que el papel que juega la política y las relaciones interplanetarias tiene mucho más peso. Esto ayuda a dar profundidad a las relaciones entre los distintos personajes que van apareciendo, ya que el ser de la Tierra, de Marte o de los planetas exteriores tiene ciertas consecuencias. Quizás lo único que falla a mi parecer es que se sigue tratando a los planetas como unidades políticas, cuando seguramente en la Tierra o en Marte haya bastante heterogeneidad de ideas y de frentes. También puede ser que exploten este tipo de ideas en los próximos libros. Los detalles de tipo científico que enriquecían el primer libro siguen estando presentes. Viajar en el espacio tiene sus consecuencias, sobre todo si comienzas a acelerar de forma desmedida. Al cuerpo no le suele sentar bien ponerse a 5G o más, y eso sigue teniendo consecuencias. Además, el espacio es muy grande y la vista humana muy limitada, lo que se refleja en alguno de los sistemas que tienen las naves para percibir la presencia de otras en la inmensa oscuridad del exterior interplanetario.

En resumen, Caliban’s War es un más que digno sucesor de la primera obra y consigue continuar la historia de una forma lógica y creíble. Tiene sus fallos, claro, pero es un libro muy ameno y ágil de leer en el que además, no se escatiman ciertos detalles interesantes con los que enriquecer todo el conjunto. Veremos cómo sigue avanzando la trama, porque el número de libros planeados por los autores es alto, y no será fácil mantener el nivel de interés a lo largo de los 9. Por ahora lo han conseguido, eso sí

Posted in: Novedades