“Incendios en Galicia. El negocio del fuego y el pacto del silencio / Manuel Lema Sieira

Posted on 2017/10/18

0



“Incendios en Galicia. El negocio del fuego y el pacto del silencio.

Como siempre digo la realidad es compleja y las razones de por que arde el monte son también multifactoriales.

La Xunta ha privatizado hace años los servicios de extinción de incendios, eso hace que unas pocas empresas dependan de que haya fuego para que el negocio sea sostenible.

Galicia, la única comunidad que tiene privatizados los servicios de extincion de incendios, a través de consorcios provinciales que financian a la mitad la Xunta y cada una de las cuatro diputaciones. Tres empresas se reparten el pastel económico: Matinsa, una filial de Fomento de Construcciones y Contratas, Veycar y Seganosa (fuente: el diario.es)

Uno de los contratos aprobados en 2016 por la Xunta de Galicia para servicio de helicópteros y brigadas helitransportadas abarca los años 2016, 2017 y 2018. Su coste total es de más de 36,6 millones de euros, pero en realidad existen variables que pueden elevar el importe al ser necesario dedicar más medios terrestres y aéreos a la extinción, además de otros contratos que refuerzan el servicio hasta rondar los 100 millones de euros anuales. El coste de un helicóptero por hora rondan de los 2.800 euros de un Sokol a los 6.000 por un Kamov. El precio por hora de una brigada de extinción helitransportada es de 268,44 euros (datos fuente: Vigo-E Antonino García)

Según esas cifras un incendio puede dar unos beneficios de 50.000 euros por hora. Para que os hagáis una idea, solo un hidroavión sale en 30.000€ la hora.

Pero se sigue apostando por políticas que priman los medios para apagar el fuego, sobre los medios que se ponen para limpieza de montes, cortafuegos, brigadistas durante todo el año encargados del cuidado del monte o programas de desarrollo para el rural.

Se paga por apagar el fuego,estorbo no por prevenirlo, no por cuidar la naturaleza.

Otras razones son estructurales, por ejemplo, las comunidades de montes buscan un tipo de explotación intensiva del bosque, lo que les hace plantar especies de rapidísimo crecimiento pero que arden con una gran facilidad, como el eucaliptus o el pino en lugar de repoblar especies autóctonas como el carballo o el castaño de mucha mas difícil combustión. Maderas más nobles pero que tardan mucho más en crecer.

El hecho se agrava si pensamos que especies como el eucaliptus arrasan el suelo. En Australia y otros países son usados para desecar zonas pantanosas, con eso os podéis imaginar lo que hacen a los acuíferos.

La despoblación derivada de la incapacidad de generar una economía sostenible en el rural y alrededor de la naturaleza y del amor por mantenerla. Una despoblación causada por falta de apoyo institucional, falta de servicios, colegios o centros de salud en el rural y por políticas que empujan a las poblaciones a concentrarse en las ciudades.

El abandono tiene entre otras consecuencias el crecimiento de vegetación arbustiva que facilita la transmisión del fuego.

Otras razones son puramente antropológicas o de idiosincrasia: venganzas personales, odios y rencillas familiares. El fuego como arma contra el vecino.

La gente no habla y el fuego crea un poderoso vinculo de silencio y miedo entre la población.

Miedo a las represalias, miedo a tener que declarar en un juicio y no poder probarlo, miedo a que si hablas el próximo incendio afecte a tus propiedades.

En la ría de Pontevedra hay una famosa empresa llamada ENCE, privatizada por el gobierno de Aznar. Es una empresa de producción de biomasa disfrazada de productora de celulosa a la que la Xunta de Galicia prolongó la concesión de explotación que finalizaba el año pasado por otros 60 años cuando creían que iban a perder las pasadas elecciones.

Los principales inversores y directivos de esa empresa son Isabel Tocino, exministra de Medio Ambiente con Aznar renovó en 2016 por otros tres años como consejera. Tambien son consejeros José Carlos del Álamo, ex consejero de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia entre 1997 y 2003 y Pascual Fernández, consejero dominical a propuesta de ‘Los Albertos y el que fuera gran valedor de Tocino en el PP (fuente eldiario.es)

Esa empresa es un monstruo que devora toneladas de eucaliptus cada día. Plantar eucaliptus es como plantar latas de gasolina en el bosque.

La reforma de la ley de montes supuso otro desastre más. Un monte quemado puede ser recalificado a urbanizable cosa que con la antigua ley no se podía hacer. Si se quiere construir una urbanización en un entorno protegido ya se sabe lo que hay que hacer. Después teniendo los amigos adecuados se recalifica el terreno y a construir.

Como decía al principio la realidad es más compleja, esas solo son algunas de las razones por las que arde el monte, o mejor dicho por las que lo queman.”

Posted in: Novedades