ACCIÓN REPUBLICANA DEMOCRATICA- MANIFIESTO DE FUNDACIÓN Y BASES DOCTRINALES JULIO 1959

Posted on 2018/06/26

0



ACCIÓN REPUBLICANA DEMOCRATICA- MANIFIESTO DE FUNDACIÓN Y BASES DOCTRINALES

JULIO 1959

MANIFIESTO DE FUNDACION

¡ ESPAÑOLES¡

 

El sistema político imperante en vuestro país establecido contra la voluntad soberana del pueblo de manera cruenta, y que se man­tiene frente a ella sostenido por la violencia, sume a España en uno de los periodos  más bochornosos de su Historia

Las afirmaciones de carácter doctrinal, basadas en las supues­tas deficiencias de la democracia precedente, que se utilizaron y se siguen empleando como pretendida justificación para el establecimiento de la dictadura, no pueden tener ya para nadie la menor consistencia. Ese designio, de noble apariencia, en el que decían inspirarse, era sólo la mascara que encubría los turbios fines que la realidad pone hoy dramáticamente de manifiesto.

Es ya patente el rotundo fracaso de la política económica del régimen, presidida por la imprevisión, el desorden y la incuria, y do cuyos desastrosos efectos son revelador exponente las migra­ciones de la miseria que constituyen el triste espectáculo de la Es­paña de nuestros días. Que el propósito de industrialización del país que el franquismo se atribuye, laudable en sí, lejos de responder a un plan racional y coherente, se caracteriza por la improvisación y el despilfarro, y por una preocupación de aparente prestigio, antieconómico que ampara además escandalosos negocios y actividades delictivas y como tal punibles. Es manifiesta la irritante y creciente desigualdad que rige la distribución de ta riqueza, y que conduce a la rápida proletarización de las clases medias y a la miseria de las proletaria:;. Notorio es también el abandono en que se tiene la enseñanza — esperanza del país — en lodos sus grados y ramas. Y es, sobre todo, palmaria e irrefutable la gran inmoralidad que se extiende a lodos los aspectos de la actividad nacional inmoralidad en la vid:; económica, con ejemplos de corrupción que emanan de los más altos dignatarios del régimen. Inmoralidad en la organización administrativa, regida por el más desvergonzado favoritismo. Y si pasamos de los problemas interiores a los exteriores, puede observaras sin esfuerzo el abismo que separa las quiméricas pretensiones de grandeza prometidas, del humillante papel que España desempeña en la vida internacional.

Las funestas consecuencias, fácilmente previsibles, de esa degradación progresiva del Estado español preocupan seriamente a  les sectores de la opinión, incluso a algunos que, de buena fe, pudieron llegar a creer inicialmente en las virtudes del totalitarismo franquista. La reacción que la situación produce, sobre todo, en los grupos mas selectos do las nuevas generaciones intelectuales, es de indignación, de sana rebeldía, que les lleva a no aceptar el actual estado de cocas y a orientar a su país en una dirección progresiva. En cuanto a los clases trabajadoras, a pesar de la destrucción implacable de sus autenticas organizaciones sindicales libres, declaradas fuera de la ley, y del intento de domesticarlas dentro de  los híbridos sindicatos “verticales” del régimen, los repetidos movimientos huelguísticos promovidos en distintos regiones del país, que tan hondamente han impresionado a la opinión del mundo, han mostrado con elocuencia no exenta de heroísmo que no se resignan mansamente a la servidumbre a que el franquismo les tiene condenadas.

No desconocernos tampoco — y hasta llegamos a explicárnosla- la actitud de  bastantes compatriotas que, persuadidos de […] graves riesgos que su persistencia tiene que producir, quisieran […] la persistente propaganda oficial e intoxicados por ella, se sienten paralizados ante el temor de una nueva guerra civil, ante el espectro del caos.

Deber ineludible del momento es pues dar contenido a ese clamor general de insatisfacción, que es, a 1a vez prenda de esperanza. Exigencia imperativa y urgente de la hora que vivimos es la de coordinar y canalizar esas energías que actúan en el interior del país,  en parte dispersas, para que sus esfuerzos puedan producir un resultado máximo. Pero para que así sea, habrá que comenzar por señalar a este impulso un objetivo preciso. El que inspira a los firmantes de este manifiesto, al fundar ACCION REPUBLICANA DEMOCRATICA, se determina en las Bases Doctrinales y Programáticas que figuran como anejo al mismo, y que son fruto de la colaboración más estrecha de hombres de diversas generaciones de los que emigraron del país al establecerse la dictadura, y de los que, sin interrupción. vivieron en él hasta fecha muy reciente. Documento cuyo contenido suscriben además importantes grupos de acción clandestina dentro del territorio nacional.

BASES DOCTRINALES Y PROGRAMATICAS DE ACCION REPUBLICANA DEMOCRATICA

Carácter y fines de Acción Republicana Democrática

I.

Acción Republicana Democrática se constituye con la ambición eco agrupar en su seno a todo el progresismo adogmático español en todos sus matices, diversos, pero coincidentes en la afirmación de sus grandes principios  fundamentales de Libertad Democracia, y Progreso.

Creemos que todas las fuerzas y tendencias que quedan comprendidas en los limites definidos en el párrafo anterior, deben constituir un Partido o Movimiento único, conscientes de la especial importancia  que para el mejor y mas eficaz funcionamiento de una sociedad democrática tiene el que el numero de organizaciones políticas se reduzca al mínimo indispensable para recoger las grandes corrientes generales en ocre se halla dividida la opinión

 

II.

Acción Republicana Democrática es un movimiento inequívoco y substancialmente REPUBLICANO. No sólo porque la República es en el plano de la teoría el sistema que mejor se ajusta a una perfecta democracia, sino porque en la realidad viva de España solo un régimen republicano puede liquidar efectivamente el franquismo con todas sus taras e injusticias y crear un auténtico orden democrático que realice la profunda renovación indispensable para promover la reconstrucción y pleno desarrollo político, social, económico y cultural de España.

La Monarquía como solución al problema de la substitución de la dictadura franquista no es, ni puede ser sino lo fórmula para salvar en todo o en parte –  la mayor parte posible – a las oligarquías dominantes y los privilegios e intereses bastardos y antisociales  sostenidos o creados a 1a sombra del franquismo.

III.

Afirmamos dice Acción Republicana Democrática representa la continuidad con cuanto hay de más noble, elevado y permanente en la tradición del republicanismo liberal español, movimiento ideológico que no ha estado exento, en el curso de su historia, de deficiencias y de fallas circunstanciales, pero que, desde mediados del siglo XIX, ha sido el exponente del más encendido fervor patriótico  pro de la regeneración de nuestro país, ha recogido en su ámbito lo más sano y dinámico de la sociedad española y el más depurado idealismo renovador y progresivo, y se ha caracterizado, además, por la rectitud y austeridad ejemplares de sus hombres representativos

Sin embargo, la creación de Acción Republicana Democrática significa el decidido propósito de imprimir nuevo impulso y reno— vado espíritu al progresismo republicano cano español procediendo a un severo análisis crítico de las carencias y errores del pasado a la luz de las experiencias vividas, y muy especialmente ele las de los dos periodos republicanos que Ira conocido nuestra patria. así como de la actual realidad de España y del Mundo.

 

IV.

Aspiramos a promover la concordia nacional que desarme las pasiones y liquide los odios y rencores de la guerra civil, cuidadosamente alimentados por el régimen franquista, restableciendo una verdadera paz social por la exaltación de la ciudadanía, y creando un clima de convivencia cívica entre los españoles de todas las ideologías, por el ejercicio de la tolerancia, el respeto mutuo y el dialogo pacífico, pero sin que esa concordia se interprete como una transacción compromiso o componenda con las oligarquías y métodos que rigen y explotan la actual situacion, ya que eso seria una traición a los intereses del pueblo español y una hipoteca que esterilizaría 1a acción futura.

V.

Sobre la base de un régimen republicano, democrático y liberal, elegido libremente por el pueblo, fundado en la garantía del resarce a la plena dignidad de la persona humana y en el reconocimiento ele los derechos contorcidos en la Declaración promulgado por las Naciones Unidas creemos en la necesidad de profundas reformas de estructura en lo político y en te económico, para las que señalaremos continuación las directrices esenciales.

 

Estructura político—administrativa y Poderes del Estado.

VI.

 

El Municipio como célula básica de la sociedad política espa­ñola conforme a su mejor tradición. Autonomía de los municipios y patrimonio municipal.

España es una comunidad de pueblos o nacionalidades con personalidad bien definida, cuya larga convivencia histórica, al crear entre ellos fuertes vínculos de todo orden, Ira engendrado una superior nacionalidad española más compleja, pero también innegable, de la que todos son parte integrante.

El nuevo Estado republicano debe acomodar su estructura a esta realidad, dotando a las regiones – con este u otro nombre —definidas por la historia y la geografía física y humana, y conforme a la voluntad democráticamente expresada de sus pueblos, de una amplia autonomía que permita el pleno desarrollo ele aquella per­sonalidad en todos sus aspectos, al mismo tiempo que fortalezca la verdadera unidad del conjunto, libremente comprendida y aceptada por todos como expresión del supremo interés común.

 

VII.

Sistema representativo fundado en el sufragio universal.

Supremacía del Poder Civil.

Adopción de un sistema de mecánica parlamentaria inspirado en la eficacia, y organización de la relación de poderes entre el Legislativo y el Ejecutivo que, sin perjuicio de la responsabilidad efectiva ele este, y de las facultades de fiscalización de aquél, garantice la estabilidad y la autoridad, es decir, La eficacia de los gobiernos.

VIII.

Separación de la iglesia y del Estado. Laicismo, es decir, neu­tralidad en lo religioso y en lo filosófico; del Estado y de la enseñanza oficial. Libertad de conciencia y protección a todas las Iglesias para el ejercicio de su ministerio en la esfera que les es propia. Reconocimiento del carácter mayoritario de la Iglesia Católica y garantías de su pleno desenvolvimiento sin interferencias con el Estado – Concordato con ese espíritu.

IX.

Independencia autentica y total ele la Magistratura  asentada sobre principios  de austeridad, rectitud e imparcialidad incorruptible en el ejercicio de su función Gratuidad de la administración de Justicia Sencillez y rapidez del procedimiento . Igualdad efectiva de todos les españoles ante la Administración de Justicia y supresión ele todos los tribunales especiales.

X

Desarrollo de la Educación Nacional en todos sus grados y difusión de la cultura por todas las capas sociales como problema nacional de primer  plano. Libertad de la cultura en todas sus  formas y de circulación de las ideas sin mas limitaciones que las impuestas por los principios de moral universalmente aceptadas

Competencia  y remuneración adecuada en maestros y profesores. Liquidación urgente del analfabetismo mediante la intensiva creación de escuelas y formación de maestros o suficientes para atender  cumplidamente a todo el censo escolar. Enseñanza primaria obligatoria,  previa la creación acelerada de las condiciones pedagógicas y sociales – actualmente inexistentes – que permitan imponer prácticamente este principio. Enseñanza gratuita en todos grados. Entre tanto se llega a hacerla efectiva para los grados medio y superior, profusión de becas, adjudicadas con arreglo a un criterio selectivo exclusivamente determinado por la vocación y aptitud.

Se deberá aplicar es pecial interés a la formación racional  de técnicos conforme al desarrollo de los planes de reconstrucción desenvolvimiento económico.

 

XI.

Saneamiento enérgico e inflexible de La Administración Publica. Revalorización y significación de la función publica, fundada en la moralidad, la competencia la responsabilidad y la eficacia, y en una remuneración justa y suficiente. Reorganización de los servicios para ajustarlos a las necesidades reales y a la nueva concepción y estructura del Estado y de la sociedad española.

Política económica y social.

XII

La garantía riel efectivo disfrute te ele la libertad política estriba en un orden social que, promoviendo el desarrollo de todos los recursos de la Nación para alcanzar la prosperidad colectiva, asegure a cada individuo la necesaria independencia económica. Sin adoptar “a priori”  ningún dogma económico concreto, cabiendo en este aspecto, como en otros, en nuestras filas criterios diversos en cuanto a los medios de alcanzar los fines comunes mejor: aprovechamiento de la actividad de todos los ciudadanos, incremento de la productividad del país y distribución equitativa de la renta nacional, es decir, ese aspecto  esencial de la Justicia que se llama Justicia social; rechazando toda demagogia pero propugnando por una política de consciente audacia y de enérgica decisión, estimamos ineludible para España el emprender una autentica revolución económica y social, en el sentido constructivo y transcendental del termino.

Los principios esenciales en que, según nuestro criterio, ha de inspirarse urna política economico-social coherente de largo alcance, sin perjuicio de la previa y urgente de saneamiento drástico que impondrá la liquidación de la caótica y desastrosa situacion que habrá de recogerse como herencia del franquismo, son; los siguientes:

 

  1. a) Subordinación de todo interés particular — individual, de grupo o de clase – al superior de la colectividad nacional.

 

  1. b) Ni la libertad ele empresa sin restricciones del liberalismo económico clásico ni eliminación de La iniciativa privada y economía estatal burocratizada y dirigida dictatorialmente de arriba abajo. Protección y fomento de la iniciativa privada dentro de una superior ordenación y planificación económicas elaboradas de abajo arriba, la articulación en organismos constitucionales adecuados de las fuerzas vivas de la economía representadas por las asociaciones libremente constituidas por estas – sindicatos obreros y profesio­nales, asociaciones artesanales, de agricultores y ganaderos ere comerciantes e industriales, federaciones de sociedades Cooperativas de toda especie, expertos y técnicos de las diferentes ramas de la economía, etc. etc.

 

  1. c) Organización del dominio directo de la colectividad social sobre las principales fuentes de producción de materias primas, energía. etc. y sobre determinados factores económicos esenciales que constituyen el nervio y condiciones el funcionamiento del aparato económico de la Nación.

 

  1. d) Participación del personal técnico, administrativo y obrero en la gestión y en los beneficios de las empresas, así del sector publico como del privado

 

  1. e) Reforma Agraria efectiva que, en los plazos mas cortos posibles, facilite el acceso a la propiedad individual o colectiva de la tierra, de los cultivadores directos, racionalizando mejorando al máximo las condiciones de orden social, técnico y económico de dentro de las cuales se desenvuelve nuestra producción agrícola y ganadera.

 

  1. f) Reforma del sistema fiscal que lo simplifique y dote de de flexibilidad, inspirada en una concepción del impuesto, instrumento de justicia distributiva de 1a renta nacional y propulsor de actividad  económica.

 

  1. g) Sistema de leyes y seguros sociales que garantice las libertades esenciales del trabajador – sindicación libre, derecho ele huelga etc. – — y cubra de manera efectiva y suficiente todas las contingencias profesionales y familiares  del ciudadano.

Política militar e internacional

XIII.

Preconizamos urna política internacional decididamente pacifista, y encaminada a la integración progresiva de los Estados en organismos supranacionales de carácter económico y político.

Creemos interpretar el sentimiento de una importante corriente de opinión existente en España y pretendemos reunir en torno a nuestro Ideario a todas las voluntades que converjan en La aceptación de sus principios. Y por ello aspiramos a ser un partido de amplia baso popular que con solvencia y autoridad habrá de contribuir mañana a orientar la vida democrática del país. ACCION REPUBLICANA DEMOCRATICA es una organización fundamental e insobornablemente republicana. Somos republicanos por principio y en cualquier latitud pero lo somos especialmente en España donde el establecimiento de una titulada monarquía constitucional tendría como consecuencia ineluctable el predominio en la vida publica de una tendencia políticamente conservadora y socialmente reaccionaria, opuesta a los intereses esenciales del país . Nos definimos como una entidad política que no ha de estar al servicio de los intereses privados de una clase, sino del superior de la nación y partidarios de una democracia social complemento indispensable de una auténtica democracia política, y persuadidos por ello de que  España necesita una honda transformación en su estructura económica, proclamamos que la necesidad de esta tarea primordial no sólo no es incompatible con el disfrute de las libertades esenciales, sino que afirmamos que su ejecución se vería fundamentalmente frustrada si al beneficio material que así pudiera obtenerse no se uniera el espiritual que dimana del riguroso respeto de aquellas.

Ahora bien, para que nuestras pretensiones sean viables hay que terminar con el obstáculo que se opone a su realización, es necesario lograr previamente el derrocamiento de la tiranía existente. Y he aquí por que nuestras preocupaciones por el futuro entendemos que sirven con rigor las exigencias del presente La finalidad que perseguimos demuestra que no nos mueve un simple afán  demoledor, que nos impulsa, por el contrario, un espíritu esencialmente constructivo, el de que al desorden y a la injusticia actuales  puede y  debe suceder el sistema que los remedie y que conduzca al país al bienestar y a la convivencia, basada en la recta aplicación de las normas de la solidaridad social.

Existen hoy en España y en la emigración fuerzas políticas y sindicales que  mantienen posiciones que coinciden en parte con las nuestras, pero que tienen — y ello es natural – una manera diferente de apreciar algunos aspectos de la vida nacional. Con ellas establecemos contacto desde ahora con el propósito de determinar de común acuerdo la táctica a seguir para la consecución de los fines inmediatos, y, si es posible, y puesto qué todos centramos nuestras energías en la instauración de una democracia pluralista,

A fijar las  bases de una colaboración que creernos debiera prorrogarse hasta que el régimen de libertad restablecido en España se estabilice.

Demócratas, no tenemos inconveniente en aceptar como procedimiento correcto para salir de la situación actual sin violencias, el recurso a una consulta electoral, presidida por un gobierno provisional que previo el restablecimiento de las libertades ciudadanas, coloque a las fuerzas políticas en pugna en condiciones de igualdad, que permitan la libre expansión del sufragio, garantizando así su pureza. Esta afirmación significa además que, frente al posible intento de restaurar en España por otro medio viejas instituciones repudiadas reiteradamente por el pueblo, reaccionaríamos con nuestra protesta más enérgica y con los medios de acción de que podanos disponer. El argumento de una pretendida legitimidad que intentase justificar esa conducta lo reputamos falso, ya que la única existente es la de las Instituciones republicanas, que son las depositarías exclusivas de la última expresión de la voluntad nacional.

Hemos  de hacer constar  igualmente, con claridad y firmeza, que si nuestro fervoroso deseo de lograr un procedimiento pacífico que permita a los españoles  regirse por si mismos  no fuera compartido por quienes tienen el deber patriótico de hacerlo, nos veríamos obligados al empleo de otros medios. Ellos son lícitos  en la lucha contra la opresión.  La más elevada tradición del pensamiento español los justifica. La conducta de quienes en otras épocas recurrieron a ellos en España para restablecer la libertad los aconseja. Y la actitud creciente de otros pueblos que los han practicado con éxito demuestra su eficacia y es un ejemplo aleccionador que en el futuro no podríamos desdeñar.

¡Compatriotas¡

Las horas de angustia en la vida de un pueblo hacen brotar arrolladores movimientos de opinión que le permiten resurgir al borde del abismo. La pavorosa situación en que vive nuestro país, cuyos males, de no ponerles urgente remedio, han de engendrar otros. irreparables, dicta con carácter imperativo los deberes del momento. La organización de una acción cívica que ponga fin a las vergüenzas del régimen. A integrar esa ación ciudadana, y con una finalidad concreta, la de restablecer en España la República, os invitarnos nosotros. El movimiento contra lo que el franquismo representa está en marcha, y los que de detentan  el poder dentro del territorio nacional tienen perfecta consciencia  de que sus posiciones carecen  de la solidez de que alardean.

¡Animo y adelante!

¡¡ Por España!!

¡Por la República!!

Julio de 1959

 

 

 

 

 

 

 

 

POR LAS NUEVAS GENERACIONES Y LA OPOSICION DEL INTERIOR

 

“Nueva generación Ibérica” . “Juan de Bretaña” . ‘‘Iberion”, Antonio Laguna, […], M. Sadrez (¿), […]

 

ARGELIA:

 

Joaquín  Borja, representante. José Campillo, pintor. José Campos periodista. Gracian García Alcántara, profesor. José Chicharro Gamo , escultor. Ricardo Mohedano, veterinario. José Pérez Doldán, maestro. José Serrano , medico. Enrique Silvestre representante.

 

ARGENTINA:

 

Rafael Alarcón telegrafista, Director del Instituto Politécnico Hispano-Argentino. José María Azarola, ingeniero. Augusto Barcia, abogado y escritor. Carlos P . Carranza abogado y escritor. Vicente Costales, industrial. Carlos de Labra, industrial. Claudio Sánchez Albornoz, catedrático y escritor.

 

BRASIL:

 

Antonio Pico Skoda, ingeniero.

 

CUBA

 

Antonio Ortega, profesor y periodista. Antonio Palacios, actor. Jesús Vázquez Gayoso, profesor y diplomático.

 

 

CHILE

 

Tomas Balaguer, constructor. Sigfrido Blasco-Ibañez, librero. Federico Casamayor, industrial. Modesto Gonzámez, empleado. Antonio de Lezama escritor. Antonio Narvarte, industrial. Ovidio Oltra, abogado.

 

 

ESTADOS UNIDOS

 

General José- Asensio. Luz Libertad Joven, químico biólogo. Enrique Santamarina, profesor de Universidad. Leonardo Santamarina profesor de Universidad.

 

 

FRANCIA

 

José María Armengol, maestro. Francisco Boix, médico. Marin Gazo, abogado. Félix Gordon Ordás, veterinario y escritor. Jesús Herranz, maestro. Julio Just, escritor. José Maldonado, abogado. M. Martínez Moreno, abogado. Santos Mata, ingeniero. Arturo Ortega, profesor mercantil y periodista. Julio Pérez Barba, librero. Emilio Reinares, profesor mercantil. Angel Subirá, militar. Fernando Valera escritor. Luis Abadía, ferroviario, Montauban. Emilio Bordonaba, sastre, Toulouse. Manuel Campomanes, comerciante, San Juan de Luz (B. P.) Xavier Gambús, escritor, Auch (Gers). Ambrosio Garbisu, agente comercial, Bayona (B. P.). Antonio Muñoz, chófer, Taches (H. P.). Ricardo Orcajo, agente comercial, Lyon. Enrique Pérez, empleado de Obras Publicas, Issoire (P. dé D.) Angel R. Martín, profesor, Ceret (P.O.). Tomás Ros, practicante, Perpiñan. Guillermo Sarabia, técnico telefonista, Marsella. Lorenzo Serrano, relojero, Grenoble. José Tello, agricultor, Montluçon (Allier). Vicente Tomeo, metalúrgico, Ariége. Conrado Val, agricultor, Burdeos. Antonio Moya; contable, Burdeos.

 

GRAN BRETAÑA

José A. Balbontín abogado y escritor. José Bataller, contable.

 

MARRUECOS

Enrique Diaz Ruiz electricista. Luis García Vicente, técnico frigorista. Agustín Gómez  González, abogado. Ireneo Gómez de Linares militar. Luis Lison, quimico. Millán N. Andrés profesor mercantil. Santiago Otero o radiotecnico. Rogelio Piñero industrial. Juan R. Lara, exportador. Antonio Sánchez Poveda exportador.

 

MEJICO

Alvaro Albornoz Salas, ingeniero. Niceto Alcalá Zamora Castillo, catedrático. Santiago Alonso Izaguirre, ingeniero. Joaquín Arderius, escritor. Alfonso Ayensa y Sánchez de León, abogado y periodista. Alfonso Barbeta Vilches, ingeniero. Ubarno Barnés, medico. Moisés Barrio Duque, ingeniero de caminos. Luis Cano Vázquez, abogado. Benito Carreté, industrial. Manuel Castillo Quijada, profesor. Honorato de Castro, catedratico. Roberto Castrovido, abogado. Clemente Cruzado, periodista. Joaquín d’Harcourt, medico cirujano. José Domínguez Barbero, abogado. Nivardo Donay, industrial. José Fabrega, medico. Celestino J. Falcó, comisionista. Eduardo Frapoli, profesor. José Gil Nostrort, abogado. Bernardo Giner de los Ríos, arquitecto. José Giral Pereira, catedrático. Ramón González Sicilia, catedrático. Mariano Granados,  magistrado. Cecilia G. de Guilarte, escritora. Julio Guzman y Alvarez de Toledo, médico cirujano. Mateo Hernández Barroso, licenciado en Ciencias. Manuel Iñigo, abogado. Mariano Joven Hernández, comerciante. General Francisco del Llano Encomienda. Tomasa Moarad, viuda de Vilatela. José Martínez Aguilar, profesor. Santos Martínez Saura, industrial. Francisco Medina, abogado. Juan Antonio Méndez, medico. Máximo Meyer, intendente mercantil. Miguel Morayta, medico. César Ordax Avecilla, decorador. Manuel Pérez Jofre, notario. Rafael de Pina, catedrático. Alfonso Pozas, abogado. Rafael Ramírez, constructor. Miguel Ranz. Iglesias, industrial. Ramón Ruiz Rebollo, profesor. Jesús Ruiz del Río, abogado. Arturo Saez de la Calzada, arquitecto, Daniel de Tapia Bolívar, escritor. Felix Templado, abogado. Manuel Torres Campañá, auditor bancario. Adolfo Vázquez Humasque, ingeniero agrónomo. José Virgili Andorra, profesor y editor.

 

PUERTO RICO

 

Alfredo Matilla, profesor.

 

 

URUGUAY

 

José Cancela, módico. Arturo Cantero, comerciante. Julio Casabona, veterinario. Francisco Castillo, industrial. Primitivo Garrido, radiotécnico.

 

 

VENEZUELA

 

Julián Larrea, agente comercial. José María Llopis, medico. José Montamés, interventor del Estado en F.C.  José del Río, farmacéutico.

 

ADHESION DE “NUEVA REPUBLICA” Á “ACCION REPUBLICANA DEMOCRATICA”

 

NUEVA REPUBLICA DECLARA su voluntad de asociarse a ACCION  REPUBLICANA  DEMOCRATICA bajo la formula que deberá concretarse en su día al establecer la estructura orgánica del nuevo movimiento, respetando su  peculiaridad como representación genuinamente catalana.

 

NUEVA REPUBLICA entiende contribuir non ello a un deseo de progresiva integración existente en todos los grupos de la oposición antifranquista en el interior y que hoy, forzados por las circunstancias, precisan de una gran autonomía pero que pueden encontrar en el movimiento que se apresta a nacer sin exclusivismos la plataforma de acción política capaz de contribuir eficazmente a la continuidad y vigorización de los ideales republicanos más ambiciosos.

 

1º de julio de 1959

 

En armonía con ella, y en tanto la Humanidad llegue al establecimiento de un orden internacional que elimine definitivamente toda posibilidad de conflictos bélicos, queremos un Ejercito de Tierra Mar y Aire  estrictamente ajustado en sus proporciones y en sus cuadros a las necesidades de la defensa nacional, pero eficiente su capacitación técnica y su dotación re material. Ejército, por otra parte, totalmente despolitizado e imbuido de un espíritu de leal subordinación a1 Poder Civil, y de rigurosa neutralidad en los negocios públicos, que es la mejor manera de dignificarlo, prestigiarlo y hacerlo acreedor al respeto y al afecto de la Nación. La preparación militar de los ciudadanos españoles debe organizarse en forma que  no perturbe  sus actividades civiles.

España, una vez recobrada su libertad, ha de revisar todos los compromisos internacionales contraídos por el franquismo a espaldas de la soberanía nacional.

 

DIRÍJANSE LAS ADHESIONES A

 

 

EN ARGELIA

Mr Gracian García. 2 bis Rue Sidi-Snoussi (St. Antoine) ORAN (Algérie).

 

EN LA ARGENTINA

Rafael Alarcón. Virrey Cevallos, 1.033 – 2’ G. BUENOS AIRES.

 

EN EL BRASIL

Antonio Pico Skoda. ing. Hotel Finalcial. Apartada 2.310. BELLO HORIZONTE (Minas Geraes).

 

EN CUBA

Antonio Ortega. Editorial Carteles. Av. Menocal y Peñalver. Aptdo. 188. LA HABANA.

 

EN CHILE

Modesto González. Clasificador 989. Correo Central. SAN’TIAGO DE CHILE.

 

EN LOS ESTADOS UNIDOS

José Asensio. 425 West 75 Street. 2 K. NEW YORK 19. N.Y. (U.S.A.).

 

EN FRANCIA

Emilio Reinares. Boite Postale nº 46 – 06 París 6.

 

EN GRAN BRETANA

José A. Balbontin. 120 Arthur Court. Queensway. LONDON, W.2.

 

EN MARRUECOS

Millán N. Andrés. Bd. de París 145. CASABLANCA (Maroc).

 

EN MEJICO

Mariano Joven. Venustiano Carranza 50 – 1º MEXICO D.F.

 

EN PUERTO RICO

Alfredo Matilla. Universidad de Puerto Rico. RIO PIEDRAS.

 

EN EL URUGUAY

Primitivo Garrido. casilla Correos 5.004. Sucursal nº 1. MONTEVIDEO.

 

EN VENEZUELA

Julián Larrea. Apartado 2.369. CARACAS.

 

Posted in: Novedades