Legado cruel de Franco: la película que quiere evitar que España olvide / Sam Jones (The Guardian)

Posted on 2018/07/09

1



El silencio de los demás, respaldado por Pedro Almodóvar, busca poner fin a la amnesia de las víctimas del dictador

Chato Galante regresa a la celda donde fue encarcelado cuando tenía 24 años.
 Chato Galante regresa a la celda donde fue encarcelado cuando tenía 24 años por oponerse a la dictadura de Franco. Fotografía: Almudena Carracedo

Chato Galante, quien fue despojado de su juventud en las celdas de la prisión y en las salas de tortura de la España de Franco, le gusta bromear diciendo que es un “optimista impenitente”. Él tiene que ser.

Ha pasado casi medio siglo desde que fue golpeado y encarcelado por sus esfuerzos para luchar contra la dictadura, pero confía en que se hará justicia, que sus torturadores responderán públicamente por sus crímenes y que sus convicciones serán anuladas.

Igualmente optimista es Paqui Maqueda. Tarde o temprano, dice, España encontrará el coraje para enfrentar los años de Franco y su legado insidioso.

Quizás entonces ella establezca lo que le sucedió a su hermano mayor, quien se cree que fue uno de los miles de niños robados en secreto y sistemáticamente a sus madres al nacer para ser ubicados con familias menos “degeneradas”.

Las historias de Galante y Maqueda aparecen en un galardonado documental que se exhibirá en Sheffield Doc / Fest el sábado y que examina las consecuencias perdurables de la ley de amnistía y el “pacto del olvido” que facilitó el regreso de España a la democracia después de la muerte de Franco en 1975.

El silencio de los otros , dirigido por Almudena Carracedo y Robert Bahar, narra la lucha por la justicia, así como la búsqueda de los niños robados y los 100.000 cuerpos que aún se cree que yacen en tumbas de guerra civil sin marcar. Pedro y Agustín Almodóvar son los productores ejecutivos de la película.

“Parte de esto trataba de entender cómo todo esto es posible”, dice Carracedo.

Almudena Carracedo y Robert Bahar
Almudena Carracedo y Robert Bahar, directores de la película. Fotografía: Alvaro Minguito

“¿Cómo es posible hoy en día que haya personas que están muriendo antes de que puedan exhumar a sus seres queridos y enterrarlos en un cementerio en un país con esos valores cristianos? ¿Cómo es posible que haya miles de niños que no saben quiénes son sus padres?

La idea de la película llegó a Carracedo y Bahar hace ocho años cuando comenzaron a surgir los detalles de los “bebés robados” de España, incluida la revelación de que la práctica no había muerto con el dictador, sino que continuaba en los años ochenta .

Casi al mismo tiempo, un grupo de víctimas y sobrevivientes de crímenes de la época de Franco entablaron una demanda ante un tribunal argentino , pidiéndole que investigara casos de tortura, asesinato, desapariciones forzadas y el robo de niños.

Brindó a los cineastas una forma de abordar los problemas y, en 2012, se mudaron de Estados Unidos a la España natal de Carracedo para comenzar a rodar.

En el transcurso de seis años y 450 horas de metraje, los directores siguieron el progreso de la demanda, que está en curso, tanto en España como en Argentina.

En el corazón de la película está la contradicción resumida por uno de los abogados del caso, el difunto especialista en derechos humanos Carlos Slepoy : “Cuando alguien es asesinado queda claro: los tribunales deben enjuiciar al criminal.

“Sin embargo, cuando hablamos de genocidio o crímenes contra la humanidad, no está tan claro. En cambio, las personas comienzan a buscar argumentos: ‘fue hace mucho tiempo’, ‘es mejor olvidar’, ‘debemos pasar la página’ “.

Bahar, que es estadounidense, pensó que tenía un conocimiento aproximado de la guerra civil española: “conocemos la pintura de Guernica ; hemos leído a Hemingway “, pero a medida que continuó la filmación, se dio cuenta de que muchas personas en España y más allá tienden a olvidar, o simplemente no saben, sobre la dictadura que siguió.

María Martín se sienta en el camino que cubre la fosa común que contiene los restos de su madre
María Martín se sienta junto a la carretera que cubre la fosa común que contiene los restos de su madre. Fotografía: Almudena Carracedo

Los hermanos Almodóvar dicen que el hábito del olvido ha prevalecido en España durante décadas.

“Pero 40 años después, muchos de nosotros pensamos que nuestra democracia es lo suficientemente fuerte como para poder ahora abordar cuestiones básicas de derechos humanos”, dice Agustín Almodóvar.

“Creemos que esta película, que trata estos temas con ternura, respeto y cuidado, es un instrumento precioso para iniciar una conversación que ha sido silenciada por mucho tiempo”.

Galante, de 70 años, sentía la obligación moral de luchar contra la dictadura después de que uno de sus compañeros estudiantes fuera asesinado por la policía en 1969. Condenado por “asociación ilícita” y “propaganda ilegal”, pasó un total de siete años en prisión y fue torturado. por el sádico policía conocido como Billy the Kid .

Aunque su presunto torturador permanece libre y vive a solo 10 minutos a pie de su casa, Galante no ha renunciado a la justicia.

“La sociedad de hoy no puede exprimirse en una demanda que se hizo en 1978”, dice. “Algo está cambiando. La generación que está abriendo las tumbas ahora es la de los nietos. Y las próximas generaciones continuarán así “.

Un monumento a las víctimas de Franco por el escultor Francisco Cedenilla
Monumento a las víctimas de Franco en el valle del Jerte, Extremadura, obra del escultor Francisco Cedenilla. Fotografía: Alvaro Minguito

Al igual que los cineastas, es cautelosamente optimista de que el repentino regreso del gobierno al partido socialista español podría beneficiar a las víctimas de los crímenes franquistas.

El anterior gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero introdujo la ley de memoria histórica de 2007 , que pretendía poner fin al olvido, pero el conservador Partido Popular del recientemente derrocado primer ministro, Mariano Rajoy, se opuso firmemente. Con el partido ahora fuera de la oficina, la ley podría usarse una vez más para encontrar cuerpos y llevar a los culpables a juicio.

“Este país tiene que hacer esto, no tengo ninguna duda al respecto”, dice Galante. “No sé qué tan lejos irá o si me dejará más o menos satisfecho, pero hoy nos estamos acercando al punto de no retorno”.

Maqueda también está segura de que se avecina un cambio, uno que aún podría brindarle cierto grado de comodidad a su madre de 80 años.

Maqueda y su hermana gemela nacieron en junio de 1964, casi exactamente un año después de que le informaran a su madre que su hijo recién nacido había muerto. Las circunstancias de la “muerte” del bebé siguen un patrón familiar para quienes investigan el robo de niños durante décadas.

“Pregúntale a mi madre cuántos hijos tiene y ella dirá: ‘Seis: cinco que están vivos y uno que me fue robado'”, dice Maqueda. “Mi madre siempre dice que lloró tanto que Dios le envió a sus dos bebés el próximo año”.

Posted in: Novedades