La política española en la geopolítica estadounidense / Aidan O’Brien

Posted on 2019/04/27

2



El sol calienta en España en esta época del año. Los católicos también. La Semana Santa (Semana Santa) nos recordó que España fue una vez la fuente principal del fundamentalismo religioso en el mundo. Hoy, en cambio, simplemente copia el fundamentalismo nihilista que sale de Wall Street. Ahora es la fuente de nada y no cree en nada. Para bien o para mal, España ha sido emasculada, neutralizada y mediocratizada. La prueba son sus políticos. Y para los grandes potencias, eso está bien.

El 28 de abril España celebra unas elecciones generales. Serán las cuartas desde que la versión española del capitalismo estadounidense comenzó a implosionar a fines de 2008. El capital financiero, y ese sol ardiente, crearon una burbuja de propiedades del tamaño de California. Todo lo cual se convirtió en una ruina política, en 2012, cuando España tuvo que someterse a la misma “medicina económica” que estaba aplastando a Grecia en ese preciso momento: la Troika (la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional).

Desde 2012, España va a la deriva hacia ninguna parte. El hecho es que la democracia post-franquista está moribunda. O tal vez nunca estuvo viva para empezar.

Franco (la extrema derecha) aniquiló despiadadamente a los demócratas de España mucho tiempo antes de su muerte en 1975. Y después de destruirlos, impuso un rey no deseado y una alianza no deseada con el ejército de los Estados Unidos, a espaldas de los españoles. Y eso fue todo.

Desde las primeras elección post-franquistas, en 1977, estos herederos del fascismo español se han escondido dentro de los partidos políticos construidos al efecto: primero la Unión del Centro Democrático (UCD) y luego el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y el Partido Popular ( PP).

Este circo político, sin embargo, ha sido golpeado y desacreditado por la crisis económica que azotó a España después de 2008. La solución a la crisis financiera, para los poderes post franquistas, ha sido la obediencia a los mercados financieros, la Troika. Y la desobediencia a los pueblos de España. La palabra “austeridad” resume esta solución traidora.

En respuesta, los españoles salieron a las calles. En 2011, el Movimiento 15-M ( 15 de mayo ) movilizó a millones de españoles comunes y corrientes. Indignados por la apariencia desnuda del fascismo financiero, las personas sin voz se apoderaron de las plazas de España. Fue una «primavera española». Las calles de Madrid habían recogido el ambiente del Mediterráneo, que entonces emanaba de Túnez y El Cairo. Sin embargo, el gobierno español lo que estaba era en el ambiente de la CIA. Y envió a los policías a las plazas para romper cabezas. Las grandes potencias no querían la libertad en el Mediterráneo. Y menos en España.

Su particular  contexto geopolítico es la clave para entender la política española contemporánea. España es una puerta estratégica a muchos mundos: el mediterráneo, el europeo, el africano y el latinoamericano. Debido a su ubicación geográfica y su historia, España es un puente. En el gran tablero de ajedrez, España es más valiosa que un peón. Y por este motivo, el destino de España no está en manos de España.

Franco lo sabía. Durante la Guerra Civil Española (1936-39) puso su destino no en manos de la nación española, sino en manos de fascistas italianos, nazis alemanes y mercenarios marroquíes. Y después de la Segunda Guerra Mundial, instintivamente se dirigió al imperialismo estadounidense. La otrora “gran” España se convirtió en una colonia estadounidense.

“En 1953 Franco firmó el Pacto de Madrid…. El pacto consistió en tres acuerdos separados, pero interdependientes, entre España y los Estados Unidos. Se preveía la defensa mutua, la ayuda militar a España y la construcción de bases allí ”. (El País)

Este acuerdo de aspecto inocuo es la base profunda de la política española actual. Ante esto, todo lo demás es superficial, incluso el rey y los bancos y Cataluña. El regalo de Franco a España fue nada menos que un pacto con el diablo. Fue un acuerdo con la guerra permanente. Fue un pacto fascista.

El pacto se manifestó de inmediato. A mediados de la década de 1950, EE. UU. Construyó su propio ‘peñón de Gibraltar’ cerca de la ciudad de Cádiz: el puerto naval de Rota. Y se trasladó a la base aérea de Morón, cerca de la ciudad de Sevilla. Desde estas posiciones extremadamente estratégicas, los Estados Unidos podrían acceder a África y al Mar Mediterráneo en minutos. Y podría llegar a Oriente Medio en pocas horas.

Mientras tanto, la CIA secreta se alió con el estado secreto de Franco. Tanto es así, que el gran informante de la CIA, Philip Agee, escribió en su relato sobre la Europa de los años 70: “En la carrera”: “Cuanto más intentaban llevarme a España, más sospechoso era yo”. Sabía que la Agencia y los servicios de Franco eran tan gruesos como los ladrones “.

La muerte de Franco no cambió nada. La transición de España a la “democracia” se manejó con cuidado, para no perturbar el imperialismo estadounidense. En un importante artículo de 1976, La CIA, Aqui y Ahora (en una revista española llamada Cambio 16), el lugar de España en el Imperio se describe de manera brillante:

“… El neutralismo en la política exterior española … es el verdadero peligro para los Estados Unidos … La nueva planificación estratégica de Washington pasa por España, ya que la Península Ibérica es una extensión de la plataforma del Atlántico africano. El Sahara, Angola, los movimientos de independencia en las Azores y Canarias, el eje París-Madrid-Rabat forman parte de la misma historia … Y ya no se trata de enfrentar a los soviéticos, sino [de bloquear] el Proceso de normalización en las relaciones internacionales.

… Con la entrega de [Sahara Occidental] a Marruecos, la [CIA] obtuvo el aislamiento de Argelia, la división del Tercer Mundo y la seguridad de las unidades de monitoreo en Ceuta y Melilla y la base en Tenerife …

Los estadounidenses ya han asegurado la ruta del petróleo que pasa por Las Palmas y a lo largo de la costa de Angola y el monitoreo de la flota mediterránea soviética desde el sur, reforzando así la zona más vulnerable de la OTAN. Y todo esto se pondría en riesgo si España se volviera verdaderamente neutral.

… Estados Unidos no estaría dispuesto a tolerar una Suiza mediterránea “.

¿Y es diferente la relación de 2019 entre España y Estados Unidos? No. De hecho, los acontecimientos recientes sugieren que se ha vuelto mucho más oscuro.

Un titular de El País en 2015 declaró: “España negociará el convertir a Morón en la base estadounidense para operaciones anti-jihadistas”. Mientras que otro titular de El País ese mismo año decía: “EE. UU. Y España firmarán un acuerdo para convertir a Morón en la base principal de las operaciones de África”.

Y en abril de 2017, los barcos de la marina estadounidense, con sede en Rota (España), atacaron Siria sin informar previamente al gobierno español. De hecho, su condición de estado de segunda clase, incluso para lo que era España, se subrayó dentro de España en febrero de este año (2019) cuando la CIA irrumpió descaradamente en la embajada en Madrid de Corea del Norte y aterrorizó a sus ocupantes.

¿El gobierno español protestará? No. Continúa desempeñando el papel que Estados Unidos le ha asignado. Por ejemplo, cuando Estados Unidos presionó abiertamente por un cambio de régimen en Venezuela en enero pasado, el Primer Ministro socialista de España, Pedro Sánchez, apoyó de inmediato a los estadounidenses. Esto es significativo porque España lidera automáticamente la opinión oficial europea cuando se trata de América Latina.

Entonces, ¿cuál es el foco principal de las elecciones generales españolas del 28 de abril ? Es ideológico. Es una mentira o una broma que el estado español se dice para encubrir su propia impotencia. Los españoles, sin embargo, están empezando a sentirlo.

El nuevo partido político de izquierda, Podemos (We Can), surgió de la «Primavera española» de 2011 y ha alterado el orden establecido. Pero está luchando contra un sistema de votación amañado que favorece el campo conservador, a expensas de las más críticas “ciudades de Podemos”. Y ahora está siendo ensombrecido por dos nuevos partidos de derecha “hechos a medida” (CIA?): Ciudadanos (Citizens) y Vox (Voice).

Mientras Estados Unidos se prepara para unas cuantas guerras más (Irán y Venezuela), parece que no hay escapatoria para España de su profundo estatus colonial. Incluso Podemos parece no ser consciente de la profundidad del problema. La primavera española se quejó de la camisa de fuerza de la UE (austeridad), pero no pudo ver la camisa de fuerza de los Estados Unidos (imperialismo).

Los estadounidenses, por lo tanto, parecen tener la soberanía española verdaderamente atrapada. El hecho básico es que España se unió a los Estados Unidos (1953) antes de unirse a la UE (1986). Entonces, para que España sea libre, es necesario volver a la fuente de la esclavitud: el Pacto de Madrid de 1953. Si España destruye esto, entonces seguirá la liberación: la liberación de los Estados Unidos, la UE y el Rey. La República de España renacería. Pero, ¿hay algún político español que ofrezca esta verdadera visión post-franquista?

Posted in: Novedades