¿Qué hay del Tíbet más allá de la religión y la política? / Elisabeth Martens

Posted on 2019/06/29

0



¿Qué hay del “Tíbet más allá de la religión y la política”?

por Elisabeth Martens, 7 de marzo de 2017

Los dos adjetivos “político” y “religioso” que encajan maravillosamente con el antiguo Tíbet y que, aquí, afirmaron que le dieron al Tíbet una cierta neutralidad, me hicieron sentir curiosidad por el contenido de este “Día del Tíbet” organizado por la ULB. (1). ¿Se va a abordar este desafío? ¿Porque hablar del Tíbet sin abordar los aspectos políticos y religiosos? ¿La literatura y el teatro en sí mismos (que fueron el tema del día) no florecen desde el terreno político y religioso?

Los académicos reunidos para la ocasión compusieron un plantel bien informado con Isabelle Henrion-Dourcy, antropóloga y tibetóloga, profesora del Departamento de Antropología de la Universidad Laval en la ciudad de Quebec, Françoise Robin, tibetóloga, profesora universitaria y directora del de INALCO (Instituto Nacional de Lenguas y Civilizaciones Occidentales), Andrew M. Fischer, profesor asociado de Política Social y Estudios de Desarrollo en el Instituto de Estudios Sociales (ISE) en La Haya, y Lara Maconi, sinóloga y tibetóloga , investigador del CNRS (Centro CEH para Estudios del Himalaya y Centro de Investigación CRCAO sobre Civilizaciones de Asia Oriental), profesor de historia de la literatura tibetana en INALCO (Instituto Nacional de Lenguas y Civilizaciones Occidentales).

La jornada fue moderada por la sinóloga Françoise Lauwaert (ULB) y terminó con una lectura y recital de canciones tibetanas de Tenzin Gönpo, director del taller cultural tibetano “The Tshangs-pa Company”, compañía de teatro de tibetanos en el exilio. .

Nada más que gente hermosa que nos cuente sobre un Tíbet actual … pero, ¿qué es Tíbet? De hecho, esta elección de oradores parece desde el principio orientada. Entro a la audiencia con mi única determinación de participar en este día sin prejuicios, solo con la curiosidad de saber cómo ese pincho asumirá el desafío de hablar un día entero del Tíbet sin hablar de política ni de religión. .

Desde el primer discurso, el de Isabelle Henrion-Dourcy, quien presentó su trabajo de 950 páginas en el teatro Acho-lhamo (2), me decepcionó: al hablar sobre el Tíbet actual, proyectó en la pantalla el mapa de Gran Tíbet “, un territorio tibetano que existió a fines del siglo VIII y principios del noveno (final del reinado de Tubo). Estamos directamente inmersos en la controversia ya que es el territorio reclamado por el Dalai Lama y sus defensores.

Y, como cabría esperar, el tibetólogo nombra “las antiguas” las diferentes regiones habitadas por tibetanos: “Amdo”, “Kham”, “U-Tsang”. ¿De quién fueron dibujadas las 18 provincias chinas excepto por los Qing (la última dinastía del imperio chino, 1644-1911)? Los límites de la RAT apenas han cambiado desde el reinado de Qianlong que, durante su reinado (1736-1796), convirtió al Tíbet en un protectorado, lo que también ocurrirá en Mongolia y Xinjiang (3) .

 

La China multicultural, que reúne alrededor de cincuenta grupos étnicos diferentes, cada uno con su propio idioma y tradiciones, se remonta a esa época. La República de SunYatsen solo confirmó esta diversidad en 1911. La primera mitad del siglo XX fue un período tan interrumpido para China: la presencia de europeos en las concesiones, la guerra chino-japonesa, la guerra civil entre las tropas nacionalistas y comunistas. – que puso estas tierras distantes entre paréntesis hasta 1949, el año de la proclamación de la República Popular de China por Mao.

Cuando, dos años después, en 1951, las tropas APL entran en Lhasa, es con intenciones pacíficas. China está reapropiando sus territorios y viene a instalar su ideología y sus métodos. Para el gobierno chino, es urgente liberar al pueblo del Tíbet de mil años de opresión y esclavitud, pero no impone la Reforma Agraria como en cualquier otro lugar del país. Propone a los gobernantes tibetanos, solo el Dalai Lama y Panchen Lama, un “Plan de 17 puntos” que es “más ligero” que la Reforma Agraria, que acepta el Dalai Lama.

Françoise Robin vuelve a lo que los tibetanos llaman el “Gran Cambio”, “un período oscuro para los tibetanos, especialmente los de Amdo, que va de 1958 a 1976”, dice. Según el tibetólogo, este período incluye el Gran Salto Adelante con, al final, los años de sequía y hambruna y sus 13 millones de muertes, y la Revolución Cultural que falleció al mismo tiempo que Mao, en 1976. Lo que avanza Robin puede compararse con el nacimiento de un mito histórico. De hecho, habla de “un genocidio totalmente desconocido que tuvo lugar en Amdo en 1958”.

Según informes, el Ejército Rojo combatió a los tibetanos de Amdo, que estaban poco equipados con tropas chinas, monjes y civiles reunidos principalmente para preservar el budismo y sus monasterios. Se puede traducir aquí que fueron los líderes tibetanos de Amdo (señores y llamas) quienes no quisieron perder su poder y lucharon con uñas y dientes al enfrentar al pueblo tibetano en una batalla absurda y despiadada.

Estas luchas habrían causado tantas muertes y prisioneros en el lado tibetano que las ciudades y pueblos ya no tenían un solo hombre válido. Sólo quedaron mujeres, niños y ancianos. Desafortunadamente, no hay un registro escrito de este desastre y la mayoría de los sobrevivientes de “Amdo 58” han muerto.¡Ningún testimonio, excepto murmullos y susurros, como en los años cincuenta en la URSS bajo Stalin!

Para validar sus afirmaciones, la Sra. Robin utiliza la noción de concepto “post-memory” creada por Marianne Hirsch. Este término es usado por primera vez por este investigador para describir la experiencia de aquellos que crecieron rodeados de historias de sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial. El concepto de post-memoria evoca más particularmente el proceso creativo de los niños de las víctimas del Holocausto que, a través del arte o la escritura, logran expresar hoy, a su manera, su memoria de las historias. Lo que sus padres les hicieron. La Sra. Robin transpone este concepto a “Amdo 58” y habla de un trauma devastador tras el cual se habría establecido un silencio de varias generaciones y que se reflejaría solo ahora, en la literatura tibetana del siglo XXI.

En esta “literatura sobre cicatrices”, Françoise Robin identifica por primera vez “Los caminos estudiados”, un relato corto escrito por Alo Rinchen Gyalpo (nacido en 1966) publicado en 1993. Hay alusiones al genocidio que habrían ocurrido en el Amdo en 1958, pero “sentimos que no se atreve a decir más”, dice la Sra. Robin. La noticia menciona “prisión, hambre, desierto, palas, picos, campo de trabajo, etc., pero no entra en los detalles del genocidio”, señala el investigador.

Ella continúa con una novela de 200 páginas publicada en 2009, cincuenta años después del hecho, titulada “La tormenta roja”, escrita por Tsering Dondrup, un tibetano de cosecha propia. Esta novela fue prohibida de inmediato por las autoridades chinas y el autor tuvo que publicarla por sus propios medios, lo que hizo que fuera destituido de su cargo. El héroe de su novela es un lama reencarnado con moralidad dudosa, una especie de antihéroe que se adhiere bien al humor negro y sarcástico de los autores tibetanos.

Dondrup ha cristalizado en este carácter de mala reputación los sentimientos traumáticos acumulados por las generaciones desde el genocidio de 1958, y Françoise Robin para comparar esta novela con la de “El archipiélago Gulag” Solzhenitsyn. Luego, un tercer libro que reunía 23 testimonios que fueron susurrados y susurrados hasta ahora, fue escrito por un lama. Y la cuarta es una autobiografía de un autor tibetano que en el momento del genocidio de 58 años tenía 9 años y que escribe su historia como si todavía fuera un niño de 9 años que recuerda sus recuerdos de la infancia.

Estos cuatro libros que “testifican” del genocidio que habría tenido lugar en Amdo en 1958 fueron reunidos en uno por el escritor tibetano Shokdung. Este último coloca las historias anteriores en el contexto de los años cincuenta y las relata como si fueran hechos históricos. Tituló su libro “La división del cielo y la tierra, sobre la revolución pacífica del Tíbet”. El traductor de su libro-shock – inmediatamente prohibido en China “y esta es la prueba de que los hechos son reales” dice la Sra. Robin (!!!) – es Matthew Akester que, además de su trabajo de traducción de literatura clásica y el tibetano moderno, participa junto con el Dalai Lama en varias ONG que reclaman un “Tíbet libre”: “Red de información del Tíbet”, “Human Rights Watch”, “Fondo del patrimonio del Tíbet”,

Para presentar su libro, Shokdung llama a Richard Gere, presidente de la junta directiva de International Campain for Tibet (ICT). El ICT se fundó en 1988 y tiene su sede en Washington. Su misión es reclamar la independencia del Tíbet y recabar apoyo internacional para obligar a China a iniciar conversaciones sobre “la ocupación del Tíbet”. Las TIC están financiadas financieramente por donaciones privadas, pero también por la Fundación Gere y reciben enormes donaciones del Fondo Nacional para la Democracia (por ejemplo: US $ 25,000 en 2013) que no es otra cosa que la cara “limpia” de la cia

Aquí es donde Françoise Robin pierde toda credibilidad. De hecho, ¿cómo se puede agregar fe a tal camarilla cuyos elementos dispersos están vestidos solo con el color azafrán del Dalai? Cómo agregar credibilidad a los rumores de un genocidio desconocido cuyos gritos aún se escuchan, aunque susurran de un oído a otro, a los testimonios posteriores a la memoria que recuerda la transgeneración, historias de historias de Historias que son creíbles, por supuesto, ya que son los tibetanos quienes las cuentan, y nuevamente, ¡sin atreverse a susurrar! “Amdo 1958”, un genocidio de fantasmas, … de un genocidio de la población tibetana a un genocidio de la cultura tibetana, deslizamiento sutil.

Así se crean los mitos de la historia. Como sabemos, el Tíbet es la tierra de todos nuestros mitos y no dejamos de inventar alrededor de las poblaciones del altiplano, la más persistente es la muerte de 1,2 millones de personas bajo las atrocidades de China. Si bien varios estudios de diferentes tendencias han demostrado repetidamente que esta figura no tiene nada que ver con la realidad (4).

Sin embargo, esta cifra de 1,2 millones de muertes tibetanas continúa circulando en todo el mundo.Adquirió toda su “verdad mediática” en 1987, durante el discurso del 14 ° Dalai Lama ante el Congreso de los Estados Unidos. “Desde entonces, se ha multiplicado y ganado credibilidad a través de la repetición”, dice Patrick French, ex presidente de “Free Tibet” (5).

Entonces, ¿qué acerca de la “Amdo 58” señora Robin? Lo que ella llama “Amdo” es más o menos la provincia de Qinghai. Se caracterizó por el fracaso de la industrialización del campo a finales de los años cincuenta. Entre 1958 y 1962, cerca de 20.000 tibetanos murieron de hambre en la provincia, por delante de un estudio estadounidense que añade que, en términos relativos, más chinos fueron asesinados en la misma provincia en el mismo período. Esta cifra de 20.000 tibetanos murieron no tiene nada que ver con la lucha intensiva y el exterminio de la población masculina tibetano o el genocidio del pueblo tibetano (6).

¿Debemos concluir que este día de estudio sobre la literatura y el teatro tibetanos es nuevamente un espacio de ataques infundados contra el gobierno chino? Qué vergüenza y qué desperdicio, entonces los estudios presentados durante el día sobre teatro y literatura tibetanos fueron fascinantes. Sin embargo, y esto incluso lo dijo textualmente la Sra. Henrion-Dourcy, estos temas fueron elegidos para servir como armas mediáticas, una especie de “poder blando cultural” implementado para atacar a China.

Una apoteosis del “poder suave dalaiista” cierra el día de estudio tibetano con el actor, cantante, músico y bailarín Tenzin Gönpo, quien leerá por primera vez extractos de la literatura tibetana elegida por Françoise Robin. Luego demostrará las cualidades vocales y el arte de la cantante de Ache-lhamo, comentado por Isabelle Henrion-Dourcy, y finalmente terminará con algunas canciones populares tibetanas. ¿Vale la pena mencionar que Tenzin Gönpo también es un fiel dalaiista, exiliado con sus padres a la edad de cinco años (en 1960), se crió en el enclave de Dharamsala para establecerse en Francia en 1990?

Ha participado en todas las obras que magnifican los mitos que creamos tan voluntariamente en torno al Tíbet. Entre otros, participó en el rodaje de Seven Years in Tibet (JJ Annaud, 1997) y Samsara (Pan Nalin, 2001), fue asesor técnico en doblaje en Kundun (M.Scorsese, 1997), tocó para el show. El ecuestre Zingaro de Bartabas Loungta, los caballos del viento (2003-2005), improvisó la música para el coreógrafo Yutaka Takei (Las cuatro estaciones y el ciclo de la vida, 2008), interpretó en tibetano los textos de André Velter ( El cruce del Tsangpo, Molière Theatre, 2002) y creado con el cuentacuentos Pascal Fauliot La Epopeya del Techo del Mundo, Guésar (Jeunesses musicales de France) y Magia y loca sabiduría en el Tíbet, etc.

El gran bien nos hace alimentar nuestras fantasías tibetanas, pero detrás de ellas, los tibetanos viven diariamente: 6 millones de personas en China, incluyendo 2.8 en el TAR, que tienen todo que ganar con el auge de China.

Posted in: Novedades