Entrevista con Wolfang Streeck: «La naturaleza imperial de la UE en el interior probablemente se verá reforzada por la partida de Gran Bretaña». / Bolletino Culturale

Posted on 2020/05/19

0



Wolfgang Streeck, nacido en Lengerich el 27 de octubre de 1946, estudió sociología en la Universidad Goethe de Frankfurt y continuó sus estudios en la Universidad de Columbia entre 1972 y 1974. En Frankfurt estudió en el contexto de la escuela marxista del mismo nombre, fundamental para el desarrollo. del marxismo occidental. Después de enseñar en algunas universidades alemanas, en 1995 se convirtió en director del Instituto Max Planck para el estudio de empresas mientras enseñaba sociología en la Universidad de Colonia.

Desde 2014 es director emérito del Instituto Max Planck. En sus obras, el análisis de la economía política del capitalismo es central, utilizando un enfoque dialéctico aplicado al análisis institucional. Crítico feroz del neoliberalismo y la estructura imperialista llamada Unión Europea, en los últimos años también ha tratado de definir las formas en que el capitalismo podría colapsar. En italiano se tradujo en 2013 “Tiempo ganado. La crisis aplazada del capitalismo democrático “;  “¿Cómo terminará el capitalismo ?: Ensayos sobre un sistema que falla”[también en castellano]; “Reformando el capitalismo: cambio institucional en la economía política alemana” y “Política en la era de la austeridad”.

26 de enero de 2020. Bolletino Culturale  [Traducción Sociología Crítica]

1. Profesor Streeck, como Samir Amin y Giovanni Arrighi, usted habla de una crisis del capitalismo que ha durado desde los años 70. En Gekaufte Zeit. Die vertagte Krise des demokratischen Kapitalismus lleva a cabo un interesante análisis del capitalismo desde los años 70 hasta nuestros días. Me gustaría preguntarle si su lectura acepta el análisis de Arrighi, quien interpreta el predominio del capital ficticio en el capitalismo como la parte final del ciclo de acumulación abierto por los Estados Unidos.

R. El capital ficticio es un invento financiero estadounidense de Wall Street, gobernado por los Estados Unidos y transportado desde allí al resto del mundo. Además, para el período actual todavía no veo ciclos. Lo que veo es una decadencia lineal general de un orden antiguo, sin que aparezca un nuevo orden. Un interregno prolongado en lugar de cambiar la guardia.

2. Siempre en Gekaufte Zeit. Die vertagte Krise des demokratischen Kapitalismus retoma las elaboraciones de filósofos de inspiración marxista como Habermas y Honneth para explicar la crisis del capitalismo democrático. En este esquema teórico que utilizas, ¿hay espacio para un gran hereje marxista, Robert Kurz, a menudo ignorado injustamente en los círculos académicos?

A. Lamentablemente tengo que informar que no tenía conocimiento de Robert Kurz. Esto puede tener que ver con el hecho de que mi acceso al pensamiento radical de izquierda ocurre a través de una combinación de moralismo y empirismo, en lugar de a través de las abstracciones de la teoría del valor marxista. Para mí, los capítulos principales del primer volumen son los de la jornada laboral y la acumulación primitiva. Uno podría arrepentirse de esto, pero dado el tiempo limitado que me queda, realmente no puedo esperar recuperar el camino filosófico hacia la economía política. Además, creo que entiendo los problemas que enfrentamos incluso sin él.

3. ¿Cree que el modelo de un capitalismo bien temperado, con una fuerte intervención económica estatal, podría ser un paso obligatorio para una transición al socialismo y reconoce estos elementos en el país que tal vez guiarán el próximo ciclo de acumulación de capital, a saber, el ¿China?

R. No. No creo en las leyes históricas según las cuales hay “pasos obligatorios” y “transiciones” necesarias de una formación social a la siguiente. En lo que respecta a la formación social china, me parece más un capitalismo de estado que un socialismo incipiente; También me parece más guiado por el nacionalismo que por el deseo de extender un nuevo modelo de socialismo chino al resto del mundo. En este contexto, pienso en la ausencia de derechos de autogobierno para las minorías étnicas; Esto inevitablemente implica una represión severa. También noto la corrupción endémica y el enriquecimiento personal incluso entre los cuadros del partido, una grotesca desigualdad de ingresos y riqueza y el consumismo que parece profundamente arraigado como en los Estados Unidos.

4. La contrarrevolución neoliberal, además de haber transformado muchos de sus dogmas en el sentido común, ha trabajado tenazmente para destruir la idea misma de la sociedad. “La sociedad no existe”, dijo Thatcher. Hoy vemos una sociedad reducida a mónadas, incapaz de crear lazos de solidaridad frente a un capitalismo cada vez más feroz y violento. Lo vemos en el lugar de trabajo donde el camino de la emancipación es visto como un asunto individual (compitiendo contra colegas, haciendo una carrera por más dinero) en lugar de un problema colectivo, una lucha común contra el jefe para obtener derechos. Como sociólogo, ¿cómo explica este cambio radical en la sociedad y en particular en el lugar de trabajo?

R. En una llamada “sociedad del conocimiento”, con altos niveles de educación formal, nos enfrentamos a una profunda experiencia ideológica “meritocrática”: si trabajas duro y te adaptas, la sociedad, suplantada por sus empleadores, te recompensará . Las actuaciones de los jóvenes se clasifican a partir de la edad de diez años, por lo tanto, internalizan la validez de esos votos y creen que estos determinarán su destino y su fortuna, lo que también podría ser cierto. La lucha por buenas calificaciones y la atención de los recursos humanos no se parece en nada a la lucha de clases: es un esfuerzo muy solitario. Además, en ausencia de alternativas conocidas y prácticas, las personas tienden a glorificar lo que tienen. Nadie quiere estar deprimido todo el tiempo

Un mayor fortalecimiento de la meritocracia radica en su promesa innata de libertad individual: si lo logras dentro del sistema, puedes elegir cómo quieres vivir. Esto se combina con los atractivos del libertarismo, distintos de lo que una vez se llamó republicanismo o que hoy en día se llama comunitarismo: derechos sin deberes, ninguna sociedad que pueda importar obligaciones, licencia para crear su propia sociedad, por ejemplo, una que consiste solo en camaradas “cosmopolitas”, personas que dan por sentado los bienes colectivos locales, evitando compromisos duraderos de cualquier tipo: ciudadanos de concierto, incluso personalidades de concierto. El socialismo inevitablemente viene con enormes compromisos y lazos comunes duraderos.

5. Muchos en la izquierda luchan por identificar a la UE como una herramienta para ejercer la dictadura de la clase burguesa contra los trabajadores europeos, aún hablando de reformas sociales imaginativas. Lo único que ha producido la UE es una mayor diferencia entre su centro y su periferia, la deflación salarial y la compresión de los derechos sociales en nombre de un modelo mercantilista que ahora es insostenible incluso para Alemania. Una fuerza de izquierda que realmente quería representar a las masas, ¿cómo debería guiar la lucha contra la UE y qué alternativas debería proponer?

R. Estoy totalmente de acuerdo con su diagnóstico, incluso si creo que la política económica alemana se define erróneamente como mercantilista. Como saben, la posición alemana es el libre comercio y los mercados abiertos, mientras que la intervención del gobierno se considera de muy mal gusto. Es cierto que esto beneficia al sector manufacturero alemán grande y altamente competitivo, ayudado por las preocupaciones de los sindicatos sobre la pérdida de empleos que podrían estar asociados con la desindustrialización. Que la inclusión de países más débiles en la UE reduce el tipo de cambio del euro frente al resto del mundo, mientras que la moneda común protege las exportaciones alemanas en la zona del euro de la devaluación de los países con tasas de inflación más altas alto,

Aparte de eso, creo que el objetivo central de la izquierda hoy debería ser restablecer la responsabilidad política, que solo es posible a nivel nacional-estatal. La Unión Europea debe verse obligada a dejar espacio para esto, lo que solo puede hacerse presionando a los gobiernos nacionales. Es por eso que la izquierda debe comprender cómo el régimen de Bruselas restringe los espacios políticos nacionales a lo largo de las líneas neoliberales; Esto requiere cambiar la atención de la identidad a la economía. A largo plazo, el objetivo debe ser una Europa política basada en la cooperación horizontal más que en la dirección vertical, tanto con respecto al mercado interior como, sobre todo, a la moneda común.

Cambiar el régimen monetario europeo para que más países se beneficien de él solo Alemania y pocos otros será muy difícil. Hay muchas buenas ideas sobre cómo suavizar el régimen del euro cuasi-oro estándar para permitir una mayor capacidad de respuesta a diferentes condiciones económicas, estructuras e intereses. Si bien algunos de ellos sugieren dividir la zona euro en el norte y el sur, otros ofrecen monedas dobles, es decir, monedas nacionales acopladas de manera flexible al euro. Pero las incertidumbres y las complicaciones técnicas de una transición a un nuevo régimen monetario son inmensas y se puede dudar de que las clases políticas nacionales estén realmente interesadas en una mayor reactividad y responsabilidad política. especialmente si ya han renunciado a gobernar las democracias capitalistas integradas en un mercado mundial libre. Además, ningún cambio sustancial es concebible sin un acuerdo entre Alemania y Francia y dicho acuerdo es altamente improbable. Por último, pero no menos importante, Francia espera una especie de dividendo pagado por Alemania a otros estados miembros menos afortunados, para evitar que sus ciudadanos voten por su local Le Pen o Salvini. A este respecto, tenga en cuenta que el llamado “superávit comercial” de Alemania no está en manos del estado alemán, sino que es privado del capital alemán (después de todo, estamos hablando del capitalismo, no del socialismo): en lugar de estar en el sótano del Bundesbank, No es más que un agregado estadístico de las fortunas y desgracias de las empresas alemanas en el extranjero. Para usarlo como compensación fiscal para los países menos afortunados de la UE, primero deben ser quitados por sus propietarios capitalistas a través de los impuestos, en un mundo donde el capital es más móvil que nunca. Además, las transferencias a otros países después de impuestos probablemente no serán populares entre los votantes en tiempos de crisis fiscal y las crecientes necesidades de inversión pública en el hogar, por ejemplo para reparar y mantener la infraestructura pública en ruinas creada en los viejos tiempos de la economía. mixto terminó a finales de los 70.

6. En términos de alternativas a la UE en Italia, la plataforma Eurostop del profesor Luciano Vasapollo propuso el ALBA euromediterráneo, basado en el modelo ALBA latinoamericano, para reunir a los países del sur de Europa y abandonar la UE. Una plataforma a ser tomada como ejemplo por otros países del hemisferio sur y a través de la cual tratar de salir del capitalismo. ¿La conoces? ¿Crees que esta opción es viable?

R. No lo sabía, lo busqué, me gustó, pero tengo dudas sobre su viabilidad. Además de las razones anteriores, agregue las incertidumbres aterradoras, no solo para la capital sino también para muchos asalariados, asociadas con un proyecto como este, a menos que se lleve a cabo con el apoyo total de todas las partes interesadas, incluido el gobierno alemán lo cual es muy poco probable

7. Algunos marxistas en Italia, incluido Vladimiro Giacché, creen que los tratados europeos están en contradicción con las constituciones antifascistas nacidas de la resistencia antifascista. El italiano fue escrito por nuestro fuerte partido comunista, por el partido socialista y por los católicos, todas las fuerzas hostiles al liberalismo. La idea del país en la base de nuestra Constitución es una economía mixta con un papel central del estado que tiene el pleno empleo como su objetivo principal; Considerando que los tratados europeos defienden la centralidad y la eficiencia del mercado al prohibir las ayudas estatales. ¿Considera la defensa de la soberanía nacional, por lo tanto, nuestras Constituciones, el primer frente de batalla contra esta organización de clase?

A. Estoy totalmente de acuerdo con su análisis. Por lo demás, creo que he respondido esta pregunta. La soberanía nacional, o más bien la soberanía de los estados democráticos, es indispensable para que la economía vuelva a estar bajo algún tipo de control político.

8. Alemania está haciendo todo lo posible para salvar su sistema bancario, donde Deutsche Bank está lleno de derivados tóxicos, mientras que Francia continúa con sus políticas imperialistas en África sin perturbaciones, lo que ha resultado en el éxodo de inmigrantes a Europa. Las normas europeas parecen estar escritas en beneficio de algunos países y a expensas de otros, como Italia y Grecia. ¿Considera que la UE es un polo imperialista, nacido del matrimonio entre la capital francesa y alemana?

A. Los imperios tienen un interior y un exterior. La naturaleza imperial de la UE en el interior probablemente se verá reforzada por la partida de Gran Bretaña. Ahora, tanto la alianza franco-alemana como Francia o Alemania pueden aspirar a ser el hegemón europeo. La alianza franco-alemana es inestable debido a diferentes intereses nacionales relacionados con diferentes actitudes hacia la OTAN y los Estados Unidos. Francia puede imaginar a Europa como una extensión del estado francés, con él como el único miembro de la UE con armas nucleares y un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Una UE liderada por Francia buscaría el dominio poscolonial en el norte de África y Oriente Medio. Alemania está demasiado estrechamente aliada con Estados Unidos a través de la OTAN para aceptar un Europa liderada por Francia, también porque la fuerza nuclear francesa permanece bajo control nacional francés y los intereses alemanes están en Europa del Este en lugar de África. Si bien Francia está preparada para satisfacer las preocupaciones de seguridad de Rusia, Alemania está del lado de los Estados Unidos y los gobiernos antirrusos de Europa del Este. Aquí hay un gran potencial para el conflicto entre Alemania y Francia por la hegemonía europea y el posicionamiento geopolítico de la UE con respecto a Estados Unidos, Rusia y, en última instancia, China. Alemania se alinea con los Estados Unidos y los gobiernos antirrusos de Europa del Este.

9. Defiende con razón la necesidad de una política de migración. Muchos en la izquierda han abandonado la lucha de clases, hablando solo de minorías étnicas o sexuales, evitando el terreno en el que todos somos iguales, es decir, ser asalariados. ¿Por qué los que luchan por comprender la necesidad de regular los flujos migratorios, como lo demuestra, por ejemplo, el debate dentro de Die Linke?

A. Siento que hay una mejora aquí recientemente. Demasiadas catástrofes electorales estaban vinculadas a la retórica de las fronteras abiertas. El único efecto de esta retórica es un mayor apoyo a la extrema derecha y, lentamente, esto parece entenderse. Las fronteras generalmente abiertas son simplemente la aplicación de los principios neoliberales del libre comercio a los mercados laborales y a las empresas, en aceptación tácita del dicho de Thatcher, “No hay sociedad”; solo hay individuos y sus familias. Finalmente, esto reemplaza la solidaridad política con la caridad filantrópica. Es derrotista, en el sentido de que renuncia a la posibilidad de que personas de países pobres puedan ayudarse a sí mismas, con el ayuda con políticas comerciales responsables y la lucha contra las políticas de exportación de armas que los socialistas deben luchar en los países más ricos. Hay un elemento paternalista extraño en el movimiento para la recepción de refugiados. La solidaridad internacional de izquierda debería consistir sobre todo en ayudar a las personas a deshacerse de sus cleptocracias nacionales, mantenidas en el poder por gobiernos “occidentales” y postcoloniales, si es necesario a través de la revolución popular armada, y así construir una sociedad democrática protegida por la movilización en el norte del mundo contra la intervención imperialista de los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia o, por lo que vale, “Europa”.