Plácido Ramón Castro del Río: “Galicia, nacionalidad europea”. El Pueblo Gallego, martes 10 de octubre de 1933.

Posted on 2021/06/17

0



Aunque un editorial de éxito publicado en estas columnas ya ha juzgado acertadamente la trascendencia de la entrada de Galicia en el Congreso de Nacionalidades Europeas, merece la pena revisar este tema especialmente para que no sirva de pretexto para interpretaciones torcidas y malintencionadas, como las de un adversario.Ya se ha hecho público en la Prensa.

Sabemos, en primer lugar, que la posición de Galicia en el citado Congreso tiene un carácter especial, ya que no forman parte, como ocurre en el caso de la mayoría de las nacionalidades que lo integran, de un estado ligado por normas internacionales. compromisos con respecto a los derechos de las minorías.

Es igualmente esencial recordar que el Congreso no es un organismo para alentar movimientos políticos nacionalistas dirigidos contra los estados actuales, sino que busca resolver los problemas de las minorías dentro de cada estado. Esto se debe a que la declaración gallega no se había formulado en el aspecto de Galicia como nación, sino que alude a los gallegos como nacionalidad, con lengua, cultura y costumbres propias, que deben merecer el respeto y trato que se aceptan internacionalmente. hoy de los pueblos progresistas.

No fue, por tanto, Galicia al Congreso para buscar apoyos para un movimiento político, ni con la idea de buscar ayudas en este campo, ya que tiene que solucionar, necesariamente, por sí solo su propio problema nacional. Salvo en el caso, no imposible, que en España llegue a reinar una reacción unitaria e imperialista, que utiliza procedimientos opresivos y persecutorios contra el movimiento nacionalista gallego. En estas circunstancias sería lícito y lícito obtener la asistencia moral de la opinión internacional contra las transgresiones de las normas democráticas más básicas, como hizo Cataluña durante la dictadura.

Entonces, ¿cuáles son los resultados de la incorporación de Galicia al Congreso de Nacionalidades Europeas? En primer lugar, el más importante de todos es el reconocimiento por parte de una organización internacional, integrada por representantes de cuarenta millones de europeos, pertenecientes a catorce nacionalidades, de que nuestro pueblo constituye una nación. Y en este sentido, la mera fórmula de acudir al Congreso y presentar un comunicado no es fundamental. Lo importante fue la investigación previa realizada en nuestro país por el Secretario General del Congreso, conocedor de todos los movimientos nacionalistas de Europa, quien estaba plenamente convencido de que el nacionalismo gallego no es una ficción idealista, sino la verdadera expresión de las realidades de Galicia. . Una investigación que, por cierto, no fue del agrado del Gobierno español, pero que, por mucho que pese a algunos, gallegos o no, ya ha dado lugar a un efecto que no se puede desvirtuar. Sea cual sea el régimen político en el que vive Galicia, nuestra tierra autónoma, o no, ya está moralmente proclamada como nación.

Otra aspiración constante del galicianismo, que aunque les parezca extraño a quienes nos llaman separatistas, es la universalización de Galicia. Ahora será notablemente favorecido. Universalización en dos sentidos, ya que por un lado podríamos mantener relaciones constantes con numerosas nacionalidades europeas y estar informados sobre su vida y sus problemas, tan a menudo similares a los nuestros, complemento del contacto ya establecido, y que debemos intensificar, con el pueblos celtas y lusitanos. Y, por otro lado, la personalidad característica de Galicia comenzará a ser conocida en el mundo, cuando su futura actuación en el Congreso y a través de diversas publicaciones esté dando a conocer nuestro pueblo y sus peculiares problemáticas, como ya sucedió en la ocasión. de su entrada en el Congreso de Nacionalidades Europeas.

El interés de la participación y colaboración en el Congreso de las tres nacionalidades ibéricas, ya unidas en España a través de “Galeuzca”, que también da a nuestros respectivos movimientos nacionalistas un carácter y una significación para el mundo, en lo que se refiere a la estructuración de España. , que de forma aislada no tendrían.

La declaración gallega, hecha de tal manera que se reserva a los gallegos la absoluta libertad de disponer de sus propios destinos, deja claro, sin embargo, con total claridad el espíritu universalista del nacionalismo gallego, más allá de todo separatismo como afirma nuestra voluntad de colaborar con los demás pueblos que habitan España y formar parte de una Federación, sea cual sea su amplitud. Federación hispana, ibérica, europea o mundial, con todas ellas se declara compatible el nacionalismo gallego. Ningún movimiento nacionalista ha manifestado tan claramente su espíritu de franca fraternidad universal, y debemos celebrar que tuvo esta oportunidad de expresarlo ante la opinión internacional.

Estas consideraciones bastan para dar una idea de la trascendencia de esta nueva actividad del galicianismo. Señalemos, finalmente, sólo dos cosas. Primero, que el galicianismo tiene un concepto amplio de sucesión de un partido que supera al de otras organizaciones políticas, y del cual tienes derecho a sentirte orgulloso. Y, finalmente, que Galicia, por ser gallega, por méritos propios, consiguió ocupar un puesto que no habría estado a su alcance si se hubiera conformado con ser un pedazo de la “gran España”. Es decir, Galicia, siendo gallega, es más universal y tiene más personalidad que perdiendo su identidad en un estado español uniforme.

Posted in: Novedades